ministerio de innovacion ciencia

La división del hasta ahora Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades en uno de Ciencia e Innovación y otro de Universidades plantea algunos interrogantes en un Gobierno que se enfrenta a una época dura en este terreno. La inclusión de los tres conceptos venía a representar un objetivo y no era mala idea.

Es verdad que en países como Reino Unido y Alemania la palabra innovación no está; sí en Francia, probablemente porque tenga un problema similar en cuanto a la extensión del concepto en la sociedad. Personalmente, creo que fue un acierto y la continuidad del titular asegura la de su política, muy acertada en mi opinión personal. Afortunadamente, el acto oficial de toma de posesión de Pedro Duque como ministro de Ciencia e Innovación enmendó la plana a las primeras informaciones que hablaban de un ministerio solo con la palabra Ciencia.

El comunicado conjunto de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y la Alianza de Centros Severo Ochoa y Unidades María de Maeztu (SOMMa) de la que dábamos cuenta en Innovaspain abre ahora un interrogante sobre la coordinación de los dos ministerios. Los dos con titulares al frente que presentan un amplio y brillante currículum.

A Pedro Duque ya le hemos conocido y de Manuel Castells tengo la referencia de algunos de sus libros, lectura obligada para los que la sociología fue un pilar fundamental de su formación académica. En mi caso, también de mis primeras andanzas profesionales, lo que me permitió conocer y poder escuchar a personajes como Juan José Linz, profesor en Yale, Premio Príncipe de Asturias y personaje de referencia mundial, quizás muy olvidado en el órbita nacional, reafirmando esa mala costumbre que tenemos de no recordar debidamente a nuestras grandes figuras del mundo académico y la investigación.

Que haya reconocido en su toma de posesión que en su opinión personal Universidades debería estar con Ciencia e Innovación le honra y siempre es de agradecer los buenos comienzos en esa línea porque auguran una coordinación efectiva. Habrá que ver, lógicamente, si los proyectos como los que había en marcha no se desmoronan o retrasan. Dado que en el ámbito catalán hay ejemplos universitarios que estaría muy bien copiar, esperemos que el entendimiento sea el adecuado para hacer relevante el trasvase de la investigación académica a la empresa, que es de lo que se trata.

Empezar el año con un Gobierno que no esté funciones es un buen síntoma para este capítulo de la innovación en el que nos centramos. Ahora que entramos en periodo de estabilidad electoral, que nos afectan tanto, el tema puede de nuevo relanzarse y que alcance la velocidad de crucero adecuada. Además, empezamos el año abriendo un nuevo periodo en el que concluye a nivel europeo el famoso Horizonte 2020 y empieza el nuevo con el efecto Brexit, que ya veremos cómo afecta aunque puede ser un déficit importante. Muchos retos por delante, que no está nada mal si, además, los concluimos con éxito.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here