movilidad sostenible

¿Es posible mejorar la movilidad en las grandes metrópolis?

Diariamente, las personas realizamos millones de desplazamientos, a pie, en vehículos privados, en transportes públicos y a esto sumamos los millones de desplazamientos que realizan las mercancías generándose la consiguiente contaminación acústica y atmosférica, congestión en el tráfico, accidentes y deterioro de nuestras ciudades por la insuficiencia de espacios verdes donde poder pasear, jugar o, simplemente, descansar.

Según detallan varios estudios publicados el pasado mes de enero de 2022 en la prestigiosa revista The Lancet Planetary Health, la contaminación del aire en las ciudades provocó en 2019 más de 1,8 millones de muertes prematuras en todo el mundo. El impacto de la mala calidad del aire en la salud humana se ha estabilizado en los dos últimos años en algunas zonas del planeta debido a las medidas contra el covid (confinamiento, reducción de algunas actividades contaminantes) pero sigue siendo uno de los principales motivos en la pérdida de calidad de vida.

De ahí que las grandes ciudades cada vez se esfuercen más por diseñar y llevar a cabo estrategias de movilidad sostenible como las que hace el servicio de logística de NTT DATA

Hacia una movilidad más sostenible

Las administraciones públicas y las empresas ya se están planteando proyectos de movilidad sostenible adaptados a la nueva y revolucionaria tecnología digital actual para afrontar los impactos ambientales y las necesidades de movilidad y transporte a largo plazo de las ciudades del futuro. Hoy más que nunca se necesita un plan estratégico para recuperar los espacios verdes y la calidad de vida de las personas.

La tecnología digital está contribuyendo a transformar la manera de afrontar la movilidad urbana que debe ser más inteligente, más sostenible, más segura, más económica y está creando nuevas oportunidades de negocio. Las ciudades deben aprovechar los cada vez más crecientes volúmenes de datos sobre movilidad para tomar decisiones más dinámicas.

Pero una movilidad sostenible no afecta únicamente a los desplazamientos urbanos. También compromete al transporte de mercancías por carretera, así como a otros sectores como el transporte marítimo y aéreo, el transporte ferroviario, incluso el turismo y el ocio se ven afectados.

¿Cuáles son los retos de la movilidad de las ciudades en el futuro?

Todos los agentes implicados en la movilidad del futuro están haciendo planteamientos sobre cómo han de transformarse los desplazamientos urbanos, los sistemas de transporte y las infraestructuras. Las nuevas tendencias en movilidad se concentran en dar solución a los siguientes desafíos:

  • Priorizar la movilidad activa creando infraestructuras para devolver las ciudades a las personas y dedicando espacios suficientes para los peatones y las bicicletas.
  • Fomentar el uso del transporte público para reducir la congestión del tráfico, la contaminación y los accidentes, contribuyendo a una movilidad más segura.
  • Promover la digitalización de la movilidad utilizando la tecnología para mejorar la seguridad vial en las ciudades, evitar congestión de tráfico, encontrar la ruta más óptima o recibir alertas sobre accidentes.
  • Impulsar la movilidad compartida fomentando un uso racional de los vehículos o minimizando la necesidad de disponer de vehículos individuales. Compartir un coche entre varias personas reduce la congestión de tráfico y la contaminación.
  • Crear zonas de bajas emisiones restringiendo el acceso de vehículos en determinadas zonas para mejorar la calidad del aire en grandes ciudades.

La movilidad del futuro supone un reto para las empresas y los gobiernos que tendrán que adaptarse y convertir la sostenibilidad y la seguridad en un elemento clave de sus estrategias.