[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

María Salvador: "El profesorado debe despertar la curiosidad en sus alumnos"

Doctora en Bioquímica y Biología Molecular, Regulatory Affairs Manager en Avizor, Salvador ha participado en la apertura del programa Ciencia y Tecnología en Femenino en el Parque Científico de la UC3M
maría salvador avizor farmacéutica biología molecular uc3m steam apte
María Salvador, el pasado jueves. Imagen: innovaspain

María Salvador estudió biología porque le apasionaba “y porque siempre tuve gente a mi alrededor que me animó a hacerlo”. Cuando llegó a las aulas de la universidad, la proporción de alumnos y alumnas era muy similar, quizá incluso un poco superior en el caso de las chicas. “También éramos un número parecido en el laboratorio o preparando la tesis. Es más tarde, cuando llega la hora de ocupar puestos importantes, cuando las jefas de grupo escasean en investigación. La mayoría masculina es evidente”.

Doctora en Bioquímica y Biología Molecular, Salvador ocupa actualmente el cargo de Regulatory Affairs Manager en Avizor. La experta participó el pasado jueves en el Parque Científico de la UC3M en la presentación de “Ciencia y Tecnología en Femenino”. La iniciativa, promovida desde la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE), cuenta también con el Ayuntamiento de Leganés y la asociación empresarial Leganés Tecnológico como coorganizadores.

En su intervención, María Salvador trató de transmitir su experiencia a profesionales educativos del municipio presentes en el acto. Uno de los objetivos del programa Ciencia y Tecnología en Femenino pasa por fomentar las vocaciones STEAM entre las alumnas de la ESO. Junto a las familias, el profesorado juega un papel fundamental en las decisiones de futuro que toman los jóvenes, de ahí que sean parte de la solución a un problema aún por resolver, el de la brecha de genero científico-tecnológica.

En un momento determinado, María Salvador cambió el laboratorio ‘puro’ por la empresa. “La carrera investigadora es bonita, pero tiene momentos muy duros debido a la poca estabilidad laboral que sufrimos. Muchas veces, la única opción pasa por salir fuera de España, sin tener muy claro si podrás volver en unas condiciones óptimas”. Ella prefirió quedarse, lo que motivó su salto a la industria.

Una red de apoyo

Dentro de la tarea de facilitar la toma de decisiones a las más jóvenes, María Salvador reclamó mayor claridad en la definición de la finalidad real de las disciplinas científicas. “En el colegio o en el instituto, no sabíamos muy bien qué salidas tenían la biología o las matemáticas. Parece que todo se limita a la docencia o la investigación, pero existen otras posibilidades”, argumentaba.

En este sentido, Salvador destacaba que en la industria farmacéutica existen puestos de responsabilidad como el suyo, donde se unen ciencia y producto. “Nos ocupamos de que los productos pasen escrupulosamente todas las fases regulatorias antes de llegar a pacientes y usuarios. Lo hacemos bajo criterios científicos, máxima seguridad y eficacia. No me imaginaba que este sería mi sitio, pero es un trabajo muy gratificante”, añadía.

La doctora, quien admitía no haber sufrido ningún tipo de discriminación por el hecho de ser mujer, lanzaba un mensaje al profesorado. “Las chicas tienen que tener muy claro que las mujeres podemos desempeñar la tarea que nos propongamos y que ahí fuera hay cantidad de profesiones maravillosas que a priori ni se imaginan. Los profesores y profesoras deben despertar la curiosidad en sus alumnos, como parte de una red de apoyo de la que también forman parte la familia y los amigos. Debemos hacer el cambio juntos”.

Relacionadas