Un momento de la visita del Enrique Ossorio al Maker-Lab del IES Luis Vives, en Leganés.
Un momento de la visita del Enrique Ossorio al Maker-Lab del IES Luis Vives, en Leganés. (Imagen. Comunidad de Madrid).

En su evolución del concepto ‘Do it yourself’, el movimiento maker no deja de crecer ni de dar buenas noticias en los últimos meses. Lo hizo en la primera oleada de la pandemia, cuando todas las manos eran pocas para generar recursos de máxima necesidad. La impresión en 3D y el espíritu colaborativo y de código abierto de los makers permitieron la rápida fabricación de respiradores o de material de protección para los sanitarios. Fue un grano de arena que les puso definitivamente en el mapa.

Con el virus aún azotado, la Comunidad de Madrid quiere que esta filosofía cale en los centros de Formación Profesional de la región con la puesta en marcha de distintos Maker-Labs. En muchos de estos institutos de FP buena parte de la propuesta maker está ya asumida. Enrique Ossorio, consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, explica a este diario que la FP es, dentro del conjunto de enseñanzas del sistema educativo, “la más sensible a los cambios que se producen en el contexto socioeconómico”.

La decisión estratégica del Gobierno Regional de potenciar la FP en la presente legislatura se vio reforzada con la irrupción del SARS-CoV-2. “La única alternativa viable y sostenible que puede dar respuesta a esta realidad socioeconómica cambiante es dotar a los ciudadanos de una formación ágil, eficiente, segura y de calidad”, añade Ossorio.

El primer Maker-Lab, en el IES Luis Vives de Leganés

Formación en diseño creativo y fabricación digital, diseño y modelado 3D, prototipos electrónicos, desarrollo de apps… El IES Luis Vives, en Leganés, es el primer centro que cuenta con un Maker-Lab en sus instalaciones. Como explica a Innovaspain su director, Juan Carlos Morales, el nuevo espacio responde a la demanda de los propios alumnos. “Ellos tienen muchas ideas innovadoras que se quedaban a medio camino al no disponer de todas las herramientas necesarias para prototiparlas”.

El Maker-Lab les da la posibilidad de ser ambiciosos. “Podemos hacer cosas muy simples, pero también ir mucho más lejos que hasta ahora”, apunta Morales. “Las que hace poco llamábamos profesiones del futuro son ya una realidad”. De este modo, alumnos del centro ya han ideado un sensor que hace que una puerta de garaje se abra si detecta una cantidad excesiva de dióxido de carbono. El Internet de las Cosas (IoT) y la robótica protagonizan muchos otros proyectos.

Ossorio estuvo acompañado, entre otros, por Santiago Llorente, alcalde de Leganés, y por Juan Carlos Morales, director del IES Luis Vives. (Imagen. Comunidad de Madrid).

En este sentido, Enrique Ossorio indica que el apoyo con competencias profesionales específicas a las empresas de alta tecnología y de crecimiento rápido es un objetivo que se halla cada vez más en el centro de las políticas de emprendimiento. “De aquí la necesidad del establecimiento de alianzas estratégicas con diferentes sectores industriales y dentro de los mismos, de forma especial con las pymes, para convertir los centros de FP de la región en un componente activo de las políticas de innovación de la Comunidad de Madrid”.

Al menos 20 aulas makers en 2021

“En el Luis Vives tocamos familias profesionales industriales a las que el Maker-Lab les va a venir muy bien”, dice su director. Fabricación mecánica, mecatrónica, automoción… “Viene a enriquecer lo que ya teníamos y nos va a ayudar a potenciar la actitud emprendedora de los alumnos. No queremos limitarnos a que salgan bien formados en las habilidades clásicas, sino en otras igualmente necesarias en el actual contexto: dar forma a una idea propia de negocio, ponerla en marcha o apostar por la sostenibilidad siendo coherentes con la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Las empresas valoran cada vez más intangibles y tenemos que reforzar la empatía, el trabajo en equipo o las nuevas metodologías de ideación como el Design Thinking”.   

En esta línea, el IES Luis vives - junto a los IES Clara del Rey y Puerta Bonita, de Madrid- también fue pionero en poner en práctica la iniciativa Aulas Profesionales de Emprendimiento en 2017. Una iniciativa de carácter eminentemente práctico, encaminada a potenciar el emprendimiento y el autoempleo entre los alumnos, a los que se ofrece una doble línea de aprendizaje y oportunidades.

Tras iniciar el proyecto en el IES Luis Vives de Leganés, en la Comunidad de Madrid están analizando los centros de FP con aulas de emprendimiento que presentan mejores opciones para convertirse en polos tecnológicos, uno de cuyos elementos clave será el aula maker. Se pretende crear en 2021 al menos 20 aulas makers, que serán aulas de tecnología aplicada.

“Vamos a aprovechar este tirón para que de verdad el patito feo se convierta en cisne”

En esta confluencia de buenas prácticas, la FP se ha desprendido de parte de los prejuicios que la han considerado una rama educativa menor. “Aún no hemos tocado techo. Está más claro aún si nos comparamos con otros países de nuestro entorno donde la FP tiene mayor arraigo y en los que está contribuyendo decididamente a afrontar la crisis actual”. Juan Carlos Morales asegura que, con todo, el apoyo de la Comunidad de Madrid en los últimos cuatro años les ha permitido disponer de recursos “antes impensables”.

“Vamos a aprovechar este tirón para que de verdad el patito feo se convierta en cisne”, afirma Morales, quien no considera que la educación universitaria y la formación profesional sean polos opuestos, sino complementarios. “De hecho, hace unos años medimos que 183 alumnos de los 1.200 que tenía aquel curso el centro procedían de estudios superiores. Confiaron en la FP para completar su formación práctica”.

El centro dispone de maquinaria con la que responder a la demanda del mercado. (Imagen. Comunidad de Madrid).

En las últimas semanas, Morales y su equipo intentan restar incertidumbre al día a día del alumnado. “Seguimos funcionando, con las dificultades de la semi-presencialidad, pero con el esfuerzo encomiable de todos los profesores, que lo están poniendo todo de su parte”.

Más recursos para la Formación Profesional

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Educación y Juventud, ha incrementado el número de plazas de FP en cerca de 7.000 durante este curso. Los planes pasan por mantener esta tendencia al alza. “Se trata de un incremento basado en la demanda laboral de los sectores productivos. También se van a potenciar los programas y cursos de especialización en FP, como muestra que el próximo curso se ofertará en la Comunidad un programa de especialización en Big Data”, apunta Enrique Ossorio.

El consejero destaca otra novedad importante. “Hemos puesto en marcha un centro de FP a distancia, que va a ser el referente y el hub para crear los contenidos de esta modalidad de futuro. Además, se va a hacer un esfuerzo en la formación del profesorado en digitalización aplicada en los sectores productivos e intensificar la modalidad Dual, que ofrece unos altos índices de inserción laboral”.

La Comunidad de Madrid prevé la creación de un Área de Anticipación Educativa de FP. “Pretendemos contar con una adecuación de la oferta formativa de la Formación Profesional de la Comunidad de Madrid a las necesidades del futuro profesional y laboral de nuestra Comunidad. Este órgano permitirá integrar las necesidades del tejido empresarial, tanto industrial como de servicios de nuestra Comunidad en los planes de estudio de la Formación Profesional”, concluye Ossorio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here