La transformación digital llega al sector del automóvil

Por Javier Pérez Caro (*)

«No sé si en el mercado alguien nos superara en cuanto a chasis, pero ¿y en conectividad?»

Nikolai Reimer, Volkswagen

La transformación digital en el sector del automóvil es patente desde hace años y raro es el día que no nos encontramos en los periódicos, blogs, y demás medios, noticias sobre el sector.

El objetivo que nos marcamos con este artículo es arrojar algo de luz en un sector a día de hoy muy convulso por los cambios y que no tiene muy claro si apostar por coche autónomo, coche conectado, o la que a nosotros nos parece más viable a día de hoy soluciones globales de movilidad.

Coche autónomo. Hoy en día las infraestructuras necesarias no están maduras, las carreteras, los semáforos, las señales de tráfico y demás infraestructuras no están conectadas. Al no estarlas no existe posibilidad de comunicación entre el vehículo y éstas. Protocolos de comunicación Car-To-Infraestructure (vehículo a infraestructura) y Car-To-Car (vehículo a vehículo).

Otro inconveniente en el desarrollo del coche autónomo es la ciberdelincuencia, y el posible hackeo que se pueda efectuar a estos vehículos. Hay miedo a que se puedan utilizar para cometer atentados. Hace pocos días pudimos leer en Cinco Días «Intel compra la tecnológica israelí Mobileye por más de 14.000 millones», el mercado de sistemas, datos y servicios tecnológicos para vehículos será de 70.000 millones de dólares en 2030, las sinergias entre empresas de tecnologia (google, Apple, Intel, etc) y los fabricantes de coches (Volvo, Ford, PSA), no han hecho más que empezar.

« (…) un vehículo digitalizado y conectado generará más dinero que 10 vehículos no conectados en el futuro»

Coche conectado. Se concibe el coche como una «solución de movilidad personalizada» y no como un producto. Enrique Dans lo describía hace unos días en su blog « (…) un automóvil es ahora una plataforma cuyas prestaciones se actualizan de un modo muy similar a como lo hacen las apps en nuestro smartphone, que está siempre conectado e interactúa con el entorno y con nuestro perfil, y que traslada nuestra identidad digital de un vehículo a otro en el momento en que nos identificamos para sentarnos en él (…)»

Ángel Martín cuenta en El Confidencial « (…) en el futuro los clientes tomarán la decisión entre comprar un coche u otro en función de lo que les ofrezca para utilizar su tiempo mientras se trasladan de un lado a otro con su coche autónomo (…)»

Las marcas se están integrando con fabricantes de tecnologia como Ford con Alexa, «permitirá a los usuarios reproducir audiolibros, realizar pedidos en Amazon, buscar e introducir ubicaciones locales en el sistema de navegación ‘in-car’, y mucho más. Desde casa, los propietarios de vehículos Ford eléctricos podrán encender o apagar el motor, abrir y cerrar las puertas y obtener información del vehículo mediante comandos de voz».

Volvo ha anunciado la próxima incorporación de Skype for Business (…) en los nuevos vehículos de la Serie 90. Será el primer fabricante que incorpore este tipo de herramientas de productividad en sus automóviles (…) también se va a estudiar el uso de Cortana, el asistente personal inteligente de Microsoft, con el objetivo de añadir un sistema de reconocimiento de voz e información contextual fluido que facilite la vida a las personas prediciendo activamente sus necesidades.

Honda, por su parte, está trabajando con VISA en un sistema que permite transacciones desde el interior del vehículo y que se podrá usar en estaciones de servicio y parquímetros (…)

Soluciones globales de movilidad. Para nosotros esta tercera vía es la que más encaja dentro de la filosofía de Movilidad Inteligente (Smart Mobility), que es la gran apuesta dentro de las Smart Cities, donde podemos alquilar un coche por minutos (Car2Go), alquilar plazas libres (BlaBlaCar), disponer de un coche con conductor bajo demanda (Cabify), compartir bicicleta (Sevici), o usar el transporte público metropolitano, todo ello a través de un smartphone.

Estamos convencidos que queda mucho camino por andar en la transformación digital del sector del automóvil. Aún queda camino por recorrer y tanto fabricantes como integradores deberán forjar alianzas solidas que les permitan a unos y a otros construir un ecosistema conectado que haga que las «soluciones de movilidad» estén cada vez más conectadas, sean más seguras, y provean de soluciones de productividad a o de entretenimiento dependiendo de las necesidades de los usuarios.

Y por otro lado no podemos olvidar ¿qué papel jugaran dentro de unos años los concesionarios de automóviles? Después de analizar tendencias, estudiar los movimientos que se están produciendo por parte de los fabricantes, invirtiendo en startups de soluciones de movilidad, creemos que para no perder importancia en la cadena de valor los concesionarios se tendrán que convertir en proveedores de soluciones.

Mark Fields, CEO de Ford nos pone sobre aviso de los cambios que se nos avecinan, «estamos replanteando nuestros modelos de negocio. Ahora pensamos más en el uso (…) y tantos kilómetros recorridos se convierten en una métrica como el número de coches vendidos». Puede ser que en un horizonte de tres o cuatro años, vayamos al concesionario a recargar la batería de nuestro coche eléctrico, actualizar el software del vehículo o renovar la suscripción del antivirus de este.

Tenemos por delante años de grandes retos, donde harán falta emprendedores, directivos, gestores, con grandes capacidades para liderar en entornos de alta incertidumbre.

«Todo lo que se pueda digitalizar se digitalizará;

Todo lo que se pueda conectar se conectará;

Todo lo que se pueda analizar se analizará»

Julio Linares

(*) Consultor de Management, Profesor, Speaker, Facilitador de la transformación digital. Mentor de #Startups en @OpenFuture_And (#ElCubo, #LaFarola y #ElCable),

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here