Isidro Laso comisión europea innovación startups emprendedores
Isidro Laso.

Aunque desde ayer ocupa un nuevo puesto como Experto en el gabinete de Mariya Gabriel, comisaria europea de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, el pasado lunes, momento de esta entrevista, Isidro Laso aún ejercía como director adjunto de Ecosistemas de Innovación de la Comisión Europea. Conocido cariñosamente como Mr. Startup, durante años Laso se ha batido el cobre como representante de estas empresas en la UE. “Ahora tendré más capacidad de influencia a escala estratégica en el enfoque que demos en Europa a los asuntos de innovación. La I+D puede venir de muchos sitios, no sólo de los emprendedores”.

Después de semanas confinado en su casa de Bruselas, Laso explica que en el plano laboral la experiencia no puede ir mejor. “Hemos multiplicado la eficiencia. Los habituales informes han sido publicados con más rapidez y las reuniones han ganado en agilidad. Además, distintas acciones han provocado una aproximación muy directa a los ciudadanos. La Comisión ha dejado clara su legitimidad democrática y su vocación de dar servicio a la gente”.

#EUvsVirus

El ejemplo más nítido para evidenciar los argumentos de Isidro Laso ha sido la iniciativa #EUvsVirus. “Se lo propuse a la comisaria Gabriel y a Jean-Eric Paquet, director general de I+D de la Comisión Europea, y en 24 horas estaba en marcha, algo impensable semanas atrás, cuando solo debatir la idea nos habría llevado meses y celebrar el evento un gasto de varios millones de euros”.

Mariya Gabriel, comisaria europea de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud. (Imagen: Comision Europea)

#EUvsVirus acabó por convertirse en un hackaton de record con 21.000 participantes y más de 2.160 soluciones propuestas desde 40 países para paliar los efectos del COVID-19. Coordinado por Laso, quedará para siempre como un caso de éxito del espíritu colaborativo al máximo nivel. “No supuso ni un solo euro de dinero público. Hemos aprendido que es posible hacer muchas cosas gracias al mero poder de convocatoria de la Comisión Europea, un aspecto que no explotamos lo suficiente”.

Colaboración histórica

Con la implicación directa de los 27 países de la UE, el trabajo de 600 voluntarios y 458 partners entre empresas, universidades y ayuntamientos, el evento tuvo lugar el 24 de abril, apenas un mes después de las primeras reuniones organizativas. “Precisamos de una gran infraestructura tecnológica que fue donada por compañías participantes. Todo el mundo estaba claramente concienciado. Esta vez se trataba de ayudar a salvar vidas. No es fácil contar con 3.500 mentores y 2.700 jurados, todos ellos también voluntarios”, detalla Isidro Laso. España estuvo representada por el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, o los ayuntamientos de Madrid, Logroño, Valencia y Málaga.

El siguiente paso era que las ideas, muchas de ellas válidas pero en una fase embrionaria, no cayeran en saco roto. Del 22 al 25 de mayo, y tras seleccionar las 120 mejores propuestas, #EUvsVirus celebró un Matchathon donde las ideas fueron ‘emparejadas’ con empresas -entre ellas estaban Telefónica y Banco Santander- dispuestas a ayudar a evolucionarlas y llevarlas al mercado. El resultado: 2.235 partnetariados ahora integrados en la Plataforma Covid del Consejo Europeo de Innovación (EIC). “En un par de meses queremos comprobar cuántas se han convertido en productos o servicios”, añade Isidro Laso. 

Reconstruir y emprender

“Tim Draper -inversor y gurú del entorno Silicon Valley- ya me dijo hace unos años que los siguientes sectores a los que había que llevar a la disrupción eran la educación y la sanidad. Esto no ha ocurrido hasta la llegada del coronavirus. Las startups tienen la oportunidad de transforma radicalmente los dos ámbitos”, apunta Isidro Laso.

Algunas cifras: un 9,9 % del PIB europeo va a parar a los sistemas de salud y un 6,6 % es destinado a la educación. “Al margen de éxitos puntuales, ambos sectores han permanecido cerrados a los emprendedores. Sin embargo, a día de hoy ya sabemos que un 17 % de las startups europeas está pivotando en esa dirección”.

En paralelo, esta es la primera gran crisis económica que han de encarar las startups. Algo que para Isidro Laso incorpora algunos efectos positivos. “Es cierto que muchas tienen ahora un problema de cash flow, pero también lo es que entre un 20 y un 30 % del ecosistema son empresas zombis que distraen a los inversores; muchas van a desparecer. Las que sean capaces de adaptarse a los sectores con más futuro sobrevivirán y liderarán el mercado”.

Proteccionismo coherente

En este punto, Isidro Laso percibe que Europa tiene que actuar con inteligencia y guiar a los emprendedores, nuevos o veteranos, en la dirección correcta. Este ejercicio complejo ha de ser compaginado con un nuevo proteccionismo donde debutan las startups junto a grandes compañías y pymes. “Si protegemos demasiado a nuestros emprendedores -algo que históricamente ellos mismos han considerado un fallo del sistema- en el fondo estaremos ayudando a otras startups más innovadoras y agresivas de cualquier otro lugar del planeta. Este es un mercado global”.

Isidro Laso defiende lo equilibrado del modelo nórdico. “No protegen el negocio, sino las garantías sociales. Por eso surgen allí tantos unicornios: a la hora de competir solo sobreviven los mejores”. En el sur de Europa, por el contrario, el experto destaca el escaso beneficio que reporta promover que cada empresa conserve su trozo del pastel. “Tenemos que aprender de los errores del pasado. Ganando nuevos mercados estoy seguro de que los emprendedores europeos saldrán fortalecidos”.

Jean-Eric Paquet, director general de I+D de la Comisión Europea. (Imagen: Comisión Europea)

Laso recuerda que siempre, pero ahora más que nunca, hay que considerar la incertidumbre en cualquier previsión. ¿Habrá rebrotes del virus? ¿Volverá la pujanza a los países del sur? ¿Se trasladará la riqueza a Asia? ¿Renacerá más fuerte Estados Unidos? Nadie sabe nada, o casi nada. “Aún desconocemos cuánto se han reducido las inversiones en startups en Europa durante la pandemia, pero en China han caído más de un 50 %. Las medidas políticas, que por necesidad habrá que tomar, serán aplicadas en un contexto donde importará mucho el olfato. Cometeremos muchos errores por el camino pero, al final, las startups europeas ganarán peso global”.

Radiografía de los emprendedores europeos

Isidro Laso puntualiza que su análisis del ecosistema startup europeo es fruto de una opinión subjetiva fundamentada en datos a los que tiene acceso “y en la información que está detrás de los datos”. El Brexit obliga a que Laso no pueda elegir a Reino Unido como el líder de la UE en la materia. “Creo que ocurrirá como en muchos divorcios. Cuando pasen un par de años volveremos a llevarnos bien, participarán en nuestros proyectos de I+D e invertirán”.

Pero por ahora, sin los British en el horizonte, Laso coloca en lo más alto del escalafón emprendedor continental a Suecia. “Tienen el mejor sistema. Combinan a la perfección los aspectos sociales con un capitalismo brutal. Esta mezcla no se produce ni siquiera en Finlandia”, añade el ingeniero.

La primera sorpresa llega cuando Laso sitúa en la segunda posición a Estonia. Detrás de esta buena salud está la compra de la local Skype por parte de Microsoft, que convirtió en millonaria a buena parte de la plantilla de la empresa. “Todos ellos empezaron a montar sus propias startups. Se han convertido en un grupo fuerte de emprendedores que llega a influir en las decisiones del gobierno hasta conseguir una administración pública totalmente pro startup”. A continuación, Portugal, “con un crecimiento espectacular”, donde han florecido iniciativas de gran calado como Startup Portugal, seguida de Austria, Suiza y Holanda.

España, bien posicionada

El siguiente nivel es compartido por Alemania, Francia y España, “en este orden”, aclara Isidro Laso. “Antes de la pandemia, en España estábamos relativamente bien. Era un ecosistema saneado, muy poco dependiente del dinero público. Empezábamos a ver despuntar grandes empresas. A partir de ahora está por ver, aunque los españoles somos creativos además de muy trabajadores y obstinados. Soy optimista. Serán importantes en la reconstrucción”, añade el experto.

En Alemania, Laso admite que hay buenos centros en Múnich y Berlín. “En Berlín el ecosistema no acaba de crecer. Abundan las startups en primeros estadios de desarrollo. Cuando pasan a serie B o C suelen marcharse a Londres o Estados Unidos. La clave está en la potencia y el empuje de la gran empresa alemana, que dificulta que nuevos actores saquen la cabeza en el mercado”. 

“Francia ha mejorado mucho en poco tiempo” -agrega Isidro Laso- “pero se debe en buena medida a una inyección de dinero público. Toca esperar dos o tres años para saber cuánto de lo que ha surgido es sostenible”. Después, Bélgica e Italia. El país transalpino, pese a tener una de las mejores legislaciones para startups de todo el continente, esta mal posicionado. Laso confía en el plan de reconstrucción italiano, donde un comité de expertos de primer nivel tendrá voz y voto en la estrategia a seguir.

“En todo caso, en la Comisión Europea analizamos al máximo la distribución de las ayudas al ecosistema. Por lo general, delegamos la selección en los expertos de cada terreno. Así nos aseguramos de que el dinero va a parar a los mejores”, señala Isidro Laso, para quien los emprendedores tienen una oportunidad extra en el fondo de reconstrucción de la UE. “Muchas startups ya trabajan bajo criterios de máxima eficiencia, sostenibilidad y respeto al medio ambiente, puntos a favor para el acceso prioritario a estos recursos”, concluye.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here