¿Quieres internacionalizar tu empresa? Estas 10 claves te interesan

Metricson, firma de servicios jurídicos especializada en negocios tecnológicos y de Internet, ha organizado en Madrid su primer Gin&Law, que ha girado en torno a la mesa redonda ‘Cómo conquistar el mundo e internacionalizar tu empresa’. Luis Gosálbez, socio director de Metricson, dio las principales claves legales para acompañar a las empresas tecnológicas españolas en la conquista de nuevos territorio. “Tenemos unos 700 clientes en 12 países distintos, por lo que hemos tenido que desarrollar metodologías muy ágiles para que las empresas lancen en otros países o aterricen en Europa con garantías”.

Aunque en el mundo del derecho existen dos grandes bloques (common law y civil law), en la práctica son las pequeñas diferencias entre normativas nacionales o, incluso, regionales, las que hacen que internacionalizar un negocio sea una tarea compleja, según Metricson. Por ejemplo, en México o Brasil hay estados con normativas muy distintas, que se han de cumplir para poder operar en toda la Federación. En Reino Unido existe el derecho constitucional a no tener un DNI, por lo que si se quiere utilizar un identificador único basado en photo ID, muy típico a nivel de base de datos, es inviable.

Gosálbez ha hecho hincapié en que “el CEO tiene que liderar la internacionalización de la compañía y eso requiere una decisión firme”. Supone, a su juicio, “poner a prueba tu estructura y tu modelo de negocio en otros contextos, por lo que hay que estar muy atento a las oportunidades y muy seguro de tu oferta de valor, para poder adaptarla a las circunstancias de los nuevos países”. En cuanto a los socios estratégicos en otros países, Gosálbez ha apuntado que en algunos países un requisito estructural. “Es cierto que puede suponer la pérdida de control de una parte del negocio, pero si conoce el mercado y tiene la estructura y experiencia necesaria, puede ser determinante”.

DIEZ CONSEJOS ANTES DE INTENTAR CONQUISTAR EL MUNDO

  1. Impuestos. La fiscalidad es determinante a la hora de elegir el país al que nos dirigimos y cómo llevamos a cabo las operaciones. Decisiones como si creamos una nueva sociedad o dónde mantenemos los activos pueden hacernos ahorrar problemas y mucho dinero.  
  2. Exit tax. En España existe un impuesto que, en determinadas condiciones, si se traslada el domicilio fiscal a otro país, nos obliga a pagar impuestos como si se hubiesen vendido las acciones. Es una barrera clara a la internacionalización creada, precisamente con ese fin.
  3. Forma legal. El mejor momento para constituir una empresa en otro país es cuando se cumpla al menos una de estas tres condiciones: a) una parte del equipo ya está en el país, b) cuando haya inversores interesados o c) cuando haya motivos legales que lo requieran.
  4. Motivos legales. En algunos países se necesita tener una sociedad para abrir cuentas bancarias, contratar personal o pagar y cobrar. Hay que analizarlo con tiempo porque a veces el proceso puede demorarse, con la consecuente paralización de las operaciones.
  5. Inversión. Muchos inversores sólo invierten en compañías dentro su propia jurisdicción. La regla de la bicicleta consiste en invertir sólo en empresas a cuya sede el inversor pueda desplazarse en bicicleta desde su casa. Hay que valorar si supone una pérdida de foco o un gasto excesivo y tener siempre una carta de intenciones vinculante antes de mover un papel.
  6. Partners. A veces se necesita contar con socios locales para crear las compañías. Hay que incluir siempre la opción de recomprar las acciones y de que sea la matriz quien tome las decisiones, porque en caso de venta, la empresa necesitará el control.
  7. Marcas. Las marcas tienen carácter territorial, por lo que es fundamental registrar tu marca antes de empezar a operar en un nuevo mercado. En caso contrario, podemos encontrarnos con que un tercero la ha inscrito a su nombre.
  8. Promoción. Las autoridades aplican su propia legislación en algunas materias (como juego, publicidad y consumidores), independientemente de tu procedencia. Por tanto, si vas a lanzar una campaña en otro país, tienes que que asegurarte de que conoces sus leyes. Muchas compañías han sido sancionadas simplemente por lanzar un sorteo promocional en Facebook.
  9. Tribunales. Cuando se negocia un contrato entre empresas de distintos países, uno de los elementos que se negocia es qué legislación aplica y a qué tribunales nos dirigimos si surge un conflicto. Si se utiliza la española nos ahorraremos costes porque los abogados españoles somos hasta un 80% más baratos que los abogados de la mayoría de países.
  10. No hay soluciones universales. No existen los contratos o condiciones legales que sirven para todo el mundo. Desconfiad cuando alguien os ofrezca una sola solución para todos los países. La internacionalización requiere entender las costumbres y los usos de cada país, y eso incluye sus leyes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here