combustibles fósiles

Innovación en el sector del transporte de hidrocarburos y combustibles fósiles

La transición energética hacia fuentes menos contaminantes y más neutras en sus emisiones de CO2 ha potenciado la necesidad de buscar mejoras tecnológicas para proveer energía, especialmente en el sector del transporte marítimo. Hacer mediciones exactas de los combustibles fósiles y los hidrocarburos no es tan sencillo como parece, por lo que puede haber grandes pérdidas en el caso de que no se lleve a cabo como se debe. Para evitar esto, empresas como Endress and Hauser España ofrece soluciones específicas como la medición másica de bunkering con el fin de aprovechar al máximo los recursos disponibles.

La palabra sostenibilidad ha sido de lo más sonada en los últimos años, aunque siempre con referencia al futuro, pues se ha convertido en el principal objetivo de nuevas estrategias, innovaciones y mejores prácticas. Esto es especialmente importante en el transporte marítimo donde se sucede un aumento de la demanda en nuevas tecnologías que permitan seguir realizando su labor con un coste medioambiental más reducido.

Por ejemplo, se han desarrollado nuevas fuentes de energía que permitan mantener la movilidad por el mar y a la vez reducir la contaminación que tanto daño está haciendo al planeta. De hecho, se espera que los buques de cero emisiones formen parte de las flotas mundiales antes de 2030 y que para este año ya se haya retirado gran parte de los hidrocarburos de forma paulatina y se sigue haciendo hasta eliminarlos por completo.

Los combustibles menos contaminantes pueden dividirse en cinco grupos:

  • Combustibles fósiles que producen energía a partir de hidrocarbonos y que contamina menos, aunque emiten una cantidad mínima de CO2.
  • Biocombustibles, que engloba una variante de combustibles fósiles que generan su energía de la materia orgánica sin producir CO2.
  • Combustibles de cero emisiones que se derivan de otras fuentes de energía renovables.
  • Alternativas químicas que permiten obtener energía a partir de reacciones químicas.
  • Baterías y otros sistemas de almacenamiento de energía.

Por otro lado, el GNL, o gas natural licuado, está de moda. Se trata de un combustible fósil que produce energía limpia y menos emisiones que otros. Aunque se usa desde hace más de 50 años, y hay muchas esperanzas puestas en él como el responsable de la eliminación total de los hidrocarburos. Usar la opción del GNL con absorbedores de óxido de nitrógeno disminuiría las emisiones de NOx en un 90 % las de dióxido de azufre y de partículas desaparecerían. Sin embargo, podría ser difícil llegar a estos porcentajes debido al efecto Boil-Off que es provocado por un cambio de temperatura o presión que hace que el género se evapore. Gracias a los sistemas de medición, este es un problema que desaparece, por lo que las grandes compañías de transporte de combustible están poniendo todos sus esfuerzos en contar con una empresa que instale estos sistemas para así sacar el máximo rendimiento al combustible a la vez que cuidan del planeta.