Go.Data coronavirus
Léa Kanyere, una rastreadora de contactos, del distrito de Mabolio en Beni, República Democrática del Congo. Foto: OPS

Todos los datos han sido actualizados el domingo a las 8 horas.

América Latina ha comenzado a implementar Go.Data, una plataforma para la investigación, recolección y visualización de datos sobre casos y contactos (personas que han estado con casos confirmados). La herramienta, creada por la Organización Panamericana de la Salud, la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN), permite la recolección de datos de casos, incluyendo laboratorios, hospitalización y otras variables durante brotes epidémicos, entre ellos el COVID-19.

“Estamos recibiendo cada vez más solicitudes para el uso de Go.Data de todas las regiones de la OMS. Estas solicitudes tratan de abordar las demandas de aspectos específicos, que van desde la recopilación de datos, el rastreo de contactos o la visualización de las cadenas de transmisión. El equipo del proyecto Go.Data está trabajando con las oficinas regionales de la OMS, las instituciones de GOARN y los Estados miembros para proporcionar el apoyo solicitado”, asegura Tarik Jašarević, portavoz de la OMS.

La herramienta fue utilizada en la República Democrática del Congo y en Uganda en 2019 en apoyo a las actividades para combatir el virus del Ébola. Su interfaz de uso fácil permitió a los rastreadores de contactos de ébola con conocimientos limitados en tecnología reunir y compartir rápidamente los datos con sus supervisores. La herramienta les permitió reunir datos en tiempo real y cargarlos en el tablero para su análisis.

¿Está Latinoamérica preparada para enfrentar el COVID-19?

El coronavirus se ha expandido de manera descontrolada y desigual por distintas partes del planeta. La mayor parte de los casos se concentran en unos pocos países como China (80.995), Italia (21.157), Irán (12.729), Corea del Sur (8.086), España (6.391), Alemania (4.585) y Francia (4.481). Por ello, la OMS ha declarado este viernes que Europa es el epicentro de la pandemia del COVID-19, porque se reportan más casos y muertos que en el resto del mundo. El mismo día, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, declaraba el estado de alarma en todo el país.

En América, los casos van en aumento. El país con más casos registrados es Estados Unidos (2.952), seguido por Canadá (252), Brasil (151), Chile (61) y México (41).

Las medidas para limitar la propagación tampoco paran de crecer. EE. UU. se declaró en estado de emergencia este viernes y el Gobierno de su vecino México anunció la suspensión temporal de actividades no esenciales en los sectores público y privado, a partir del 23 de marzo, así como la reprogramación de eventos masivos de más de 5.000 personas y la protección de los adultos mayores.

Algunos especialistas consideran que las medidas tomadas en el país no son suficientes. “El gobierno se la está tomando un poco a la ligera”, afirma el infectólogo Marco Montell, infectólogo del Centro Médico ISSEMYM Toluca. De acuerdo con Montell, los recursos en el sistema de salud pública en general “dejan mucho que desear”. “Si esto se pone feo sin duda nuestra mortandad va a ser superior a la de China”, añade y precisa que, aunque cada institución se está preparando dentro de sus posibilidades, falta más fuerza a nivel federal para impulsar programas de preparación.

Por su parte, el epidemiólogo por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Manuel Albela, reconoce que los países con dificultades en sus sistemas de salud corren el riesgo de verse más vulnerables. “La cuestión es ver cómo evolucionan los contagios a nivel local, es decir, casos que no son importados y que se han contagiado en el país”, señala.

“Si los primeros casos se detectan rápido y se consigue hacer un buen seguimiento de los contactos, además de todas las medidas recomendadas por la OMS, la epidemia podría ser contenida incluso con un sistema de salud débil”, asegura Albela.

“Lo que satura al sistema de salud no es solo el recibir un alto número de pacientes que requiere hospitalización en un corto espacio de tiempo, sino también que el personal sanitario se contagie al estar en la primera línea frente al virus”, agrega. Por ello, las medidas de protección para el personal sanitario son muy importantes porque ellos son “los garantes de que el sistema de salud sea funcional”.

La OMS se muestra más optimista y afirma que los países de Latinoamérica “tienen redes de laboratorios y sistemas de salud pública muy fuertes, debido a su experiencia con la gripe, el sarampión y la poliomielitis”. Aunque el portavoz de la organización matiza que aquellos países que han sufrido crisis recientes sí necesitarán más asistencia

Estados Unidos, México, Brasil y Canadá, “tienen una sólida capacidad de preparación y respuesta —subraya—. Todos los países han mejorado las medidas de preparación para detectar y controlar el COVID-19. Hasta la fecha hay 29 Centros Nacionales de Gripe (CNI) en 32 países y 32 países con plataformas de diagnóstico molecular”.

Cierre de fronteras y otras medidas para evitar su propagación

La reducción de contactos entre personas es una de las mejores formas de reducir el riesgo de contagios y, por tanto, ralentizar y parar una epidemia (especialmente cuando no existe una vacuna), explica Albela. “El cierre de fronteras puede ayudar a reducir el contacto y también a reducir el número de casos importados de otros países. Pero esto solo funciona si las medidas son respetadas por la población”, destaca.

Albela recuerda que otra medida igualmente importante es la higiene personal (como el lavado de manos correcto y frecuente, toser y estornudar en la parte posterior del codo, tirar los pañuelos una vez usados, usar geles desinfectantes).

“Es también muy importante el tener una conciencia general (pensar en el posible impacto en los otros de nuestras acciones) en lugar de personal a la hora de tener que hacer cuarentena (cuando se sospecha o se ha tenido un contacto con un caso confirmado) o autoaislamiento (cuando se comienzan a desarrollar los síntomas de COVID-19 descritos por la OMS). El respeto por las medidas impuestas o recomendadas por los gobiernos y los ministerios de salud pública y las recomendaciones de la OMS por parte de la población es clave también para poder controlar la epidemia”, enfatiza.

1 Comentario

  1. Buenas,

    muy interesante la aplicación, es posible instalar la aplicación en un hospital zonal, si alguien cuenta con los instaladores o algun contacto donde pueda solicitarlos se los agradezco.

    Slds
    Santiago

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here