Fedit Centros Tecnológicos COVID-19
El Centro de Ciencias Ómicas (COS) del Eurecat Centro Tecnológico.

Como ha ocurrido en otros muchos ámbitos, la crisis generada por el COVID-19 “ha supuesto un esfuerzo de reestructuración de capacidades y de actividades” en los centros tecnológicos con el fin de “adaptarse a las circunstancias”. El director general de Fedit, Áureo Díaz-Carrasco, destaca una capacidad de transformación que se refleja en las propias empresas de dichos espacios, en donde se multiplican los  casos de producción de EPI (equipos de protección individual) o respiradores, la mayoría de las veces a través de impresión 3D.

La labor de los centros tecnológicos se han enfocado en “dar apoyo” a las empresas en dicha reconversación, por ejemplo, en relación a las pruebas de los materiales. “Más o menos un 25 por ciento de nuestro personal ha seguido trabajando en laboratorios” para este tipo de labores, afirma Díaz-Carrasco.

“Hemos reorientado gran parte de nuestras capacidades a lo que en estos momentos nos han ido demandando tanto las administraciones como las empresas –continúa–. Y la verdad es que hemos tenido que dar una respuesta muy rápida a las circunstancias que nos han venido”.

Áureo Díaz-Carrasco, director de Fedit.

De hecho, existen varios ejemplos de plataformas que están preparando algunos de los centros de Fedit para recoger sus capacidades e iniciativas que surjan durante la crisis, como ocurre con los casos de Eurecat, Redit o Leitat.

Urgencia de liquidez

Tras la reunión estratégica que la pasada semana mantuvieron todos los centros tecnológicos para afrontar la era postcoronavirus, el director general de Fedit reclama, como principal petición a corto plazo, “liquidez para los centros y liquidez para las empresas”.

“Nuestro punto de vista es que de esto vamos a salir con más ciencia, más tecnología y más innovación –explica en declaraciones a Innovaspain–. Pensamos que los centros tecnológicos son unas de las herramientas principales que las empresas van a necesitar para esta nueva situación, y lo único que pedimos es que no se les deje caer”.

Y añade: “Si dentro de seis meses vamos a ser una herramienta fundamental para recuperar la competitividad empresarial, básicamente lo que queremos es que en esta travesía nos podamos mantener como estamos ahora mismo”. 

Ciencia e innovación

En su opinión, la crisis del coronavirus ha dejado claro que “no estábamos preparados para una crisis de este estilo”, por lo que hay que cambiarlo de cara al futuro ante otras circunstancias similares. “No puede ser que en una situación como esta nos pongamos a buscar respiradores por todo el mundo porque resulta que aquí no tenemos capacidad de producirlos”.

“No es por ponernos flores, pero desde Fedit llevábamos mucho tiempo diciendo que la industria en España no es lo suficientemente potente para la importancia del país y que si queríamos dar respuesta a los retos de competitividad debíamos tener un mayor peso en la industria”, añade Áureo Díaz-Carrasco. ¿Cómo se soluciona esta situación? Con “innovación y ciencia”. Pero sobre todo trabajando porque esos resultados científicos tengan una aplicación directa en la sociedad.

Estado de opinión en Twitter

A continuación vamos a repasar algunas de las iniciativas concretas que se han ido realizando en distintos puntos de la geografía nacional. Si empezamos en Asturias, más concretamente en el Centro Tecnológico CTIC, hay que apuntar que se ha desarrollado una herramienta de inteligencia artificial para el seguimiento del estado de opinión de la sociedad española a partir de la monitorización de los mensajes en Twitter durante la alerta sanitaria.

La herramienta también analiza la dimensión social de la enfermedad, al rastrear más de siete millones de tuits y conocer cuáles son las perspectivas que más preocupan a los españoles, y sus reacciones ante los distintos niveles de contagio. Esta red social queda perfectamente analizada al mostrar las reacciones en cada etapa del estado de alarma decretado por el Gobierno.

Detección en tiempo real

Por otra parte, un equipo conformado por especialistas del centro tecnológico ITENE, perteneciente a REDIT, y de la startup Controlnano están trabajando en el desarrollo de un nuevo dispositivo de detección de la presencia en tiempo real del COVID-19, tanto en el aire ambiente como en fluidos biológicos. Será portable, de bajo coste y ofrecerá resultados al instante, lo que permitiría contar con un diagnóstico inmediato y acelerar la toma de decisiones para frenar su expansión.

Se espera que el resultado de este proyecto, denominado Covidsense, esté disponible en los próximos meses. Si bien existe cierto grado de incertidumbre sobre el nivel de precisión que logrará en una primera fase, los investigadores confían en desarrollar un prototipo técnicamente viable, en el que se aplicarán conocimientos de nanomateriales, electrónica y biosensorización.

Respirador Leitat1

Lo que sí es ya una realidad es el respirador de campaña Leitat1, fabricado en 3D, el cual ha sido aprobado por el Ministerio de Sanidad a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. De esta forma, queda certificada la funcionalidad de este primer modelo.

El respirador de campaña Leitat1 ya ha sido aprobado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Dicho dispositivo, desarrollado desde el Centro Tecnológico Leitat ,tiene la virtud de ser industrialmente escalable, de forma que se puede llegar a una capacidad de producción de entre 50 y 100 unidades diarias. Una vez conseguida la homologación, el Taulí será el primer hospital que lo probará con personas, para comprobar y ajustar los últimos parámetros.

Casco respirador y pantallas faciales

Volviendo a Asturias, y dentro de la alianza público-privada para la lucha contra el COVID-19 en Asturias, se ha desarrollado un dispositivo no invasivo de presión continua positiva en las vías respiratorias. Se trata del casco-respirador CPAP, que fue presentado a mediados de abril en las instalaciones del Centro Tecnológico IDONIAL. 

Por último, hay que señalar que muchos de los centros tecnológicos asociados a Fedit, fundamentalmente en las semanas de más necesidad de material sanitario, han reorientado su actividad trabajando en el diseño y fabricación de pantallas faciales protectoras. Por ejemplo,  CIDAUT ha llegado a producir más de 4.000 unidades diarias y ya ha donado más de 25.000.

Pantallas faciales protectoras producidas vía impresión 3D en CIDAUT.

1 Comentario

  1. Es cierto, siempre nos pasa los mismo a los españoles, si apostáramos fuertemente por la investigación y la innovación estaríamos mejor preparados para este tipo de catástrofes y el impacto en nuestra economía no sería tan fuerte, seguimos dependiendo del turismo y eso es un error.
    Espero que una vez acabe esto se decida por invertir en I+d+i fuertemente para evitar futuras crisis.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here