e-commerce: España cambiará su modo de comprar

España será uno de los países europeos que modificará de modo más radical su forma de comprar, según puede deducirse de los datos del e-commerce (comercio electrónico) registrados en el pasado año y en los primeros meses de este año y en comparación con otros países de su entorno. Solo el 16% de las transacciones se realizaron por ésta vía y eso es lo que justifica ese potencial de crecimiento que transformará la relación del cliente con sus hábitos de compra, tanto por la forma de comprar, como por la utilización de las nuevas alternativas y posibilidades que le da el e-commerce, desde el envío al domicilio, a periodos de prueba o alternativas de pago, como la denominada financiación online instantánea

El crecimiento fue del 23,3% en 2016 respecto a 2015 y ese porcentaje se mantuvo en los primeros meses de este año, aseguran en fuentes del sector. De mantenerse, los más de 22.000 millones de euros registrados en el año anterior podrían superar los 25.000 millones en este año, lo que aventura una radical transformación en la forma de comprar los españoles en los próximos años, a este ritmo de crecimiento. España ocupa el cuarto puesto en la Europa del e-commerce y ya el 40% compra de los españoles compra todos los meses algo por internet.

Por sectores, el de agencias de viaje y operadores de turismo es el primero, seguido del transporte aéreo y la moda, que suponen casi el 40% del total del e-commerce español que, además, se proyecta como uno de los sectores más dinámicos en la creación de empleo, hasta el punto que puede haber escasez de oferta si el crecimiento sigue a este ritmo. Este empleo está relacionado con las habilidades digitales para todos los sectores, pero preferente en aquellos que se ven afectados directamente como lo pueden ser sectores como la logística, el transporte o las nuevas entidades financieras para comercios on line y de otro tipo que surgen en la transformación que se está produciendo.

Para los expertos el e-commerce puede suponer, además, un factor de integración europeo, al ser uno de los mayores déficits que hay en este momento. En la reciente jornada sobre la Transformación Digital en España y Europa organizada por la Fundación Empresa Seguridad y Sociedad, ESYS, diversos especialistas señalaron las necesidad de que el intercambio entre los diferentes países de la Unión Europea a través del e-commerce crezca de manera significativa. Es decir, el comercio se produce entre clientes y empresas del país y de ahí de la necesidad de crear ese espacio digital único que se asemeje más al estadounidense, por ejemplo, muy por delante del europeo.

Estas carencias, que serán subsanables con el tiempo, es lo que asegura una profunda transformación del comercio en todos los países europeos y, por supuesto, España, todavía muy lejos de la actividad e-commerce que hay en el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, e incluso Polonia. Esta transformación afectará de manera muy importante a las empresas de todos los tamaños, desde las grandes superficies a las pequeñas tiendas de casi todos los productos imaginables.

La incógnita ya no es la transformación, que está asegurada, sino el tiempo que tardará en producirse este cambio y los que surjan nuevos por los nuevos avances provocados por la nueva tecnología. Nuevas estructuras, nuevos modos, nuevas posibilidades. Todo está abierto en este gran cambio que estamos viviendo. Por lo que se refiere a los soportes utilizados, en España continúa habiendo una gran brecha entre la utilización para las compras del ordenador frente a la utilización de tablets o smartphones, a pesar de ser uno de los países del mundo que más lo utilizan.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here