consejos de limpieza del Mac

Consejos para limpiar y optimizar tu Macyour Mac

Un Mac es un producto de calidad. Un ordenador personal diseñado para ofrecer un alto rendimiento, con un diseño muy atractivo y capaz de servirnos durante muchos años. Esto lo sabe cualquier usuario de Mac, la mayor parte de los cuales repiten y suelen recibir con expectación cualquier novedad que lanza la compañía de Cupertino.

Ahora bien, eso no significa que los Mac no necesiten un cuidado para garantizar que su rendimiento es óptimo y su durabilidad se prolonga durante muchos años. En este sentido, si tienes un ordenador en casa para tu uso personal o familiar, vamos a darte algunos consejos de limpieza del Mac que van a servirte para optimizar su rendimiento. El objetivo es mantener tu equipo en perfecto estado de revista.

Elimina los archivos innecesarios

Uno de los motivos por los que cualquier ordenador personal parece más lento conforme pasa el tiempo es la acumulación de archivos innecesarios en su memoria. Se trata de archivos temporales, duplicados, cachés de sistema o “basura” acumulada como consecuencia del uso de programas, la navegación por Internet o, incluso, la descarga inadvertida. Con el tiempo estos archivos llegan a adquirir un volumen que ralentiza el funcionamiento habitual del equipo, obligado a indexar también todos esos archivos inútiles.

A este problema, que afecta a todos los ordenadores personales, no son ajenos los ordenadores de Apple. Es cierto que los Mac disponen de un software más estable, inmune en gran medida a los virus informáticos y capaces de garantizar un rendimiento muy alto durante largo tiempo. Pero al final, la basura en forma de archivos inútiles se acumula por el mero uso de nuestro equipo.

Instala las actualizaciones de MacOs

Algunos de estos archivos, como los de la papelera, son fáciles de encontrar, pero otros están escondidos en carpetas del sistema, y eliminarlos uno a uno es una tarea engorrosa que puede llevar varias horas. Para evitar el complejo y rudimentario proceso de localizar y eliminar “a mano” estos archivos, conviene disponer de un limpiador especializado capaz de eliminar con un solo clic archivos temporales, restos de apps y cachés del sistema. En menos de cinco minutos tendrás tu Mac limpio de archivos innecesarios y notarás una mejora en su rendimiento.

Las actualizaciones están diseñadas para mejorar la estabilidad de tu equipo, aportarle nuevas funciones, mejorar su rendimiento y garantizar la seguridad. Así, aunque realizar la actualización pueda darte algo de pereza, conviene que siempre tengas instalada la última disponible.

Si tu Mac funciona con una versión antigua de OS X las actualizaciones estarán en la Mac App Store. En ese caso, deberías plantearte instalar una versión más reciente del sistema operativo siempre que el ordenador sea compatible.

Desinstala las aplicaciones que no utilices

Esta tarea puede ser un poco tediosa, pero ayudará a que tu ordenador evite trabajar en balde. Con el tiempo, acumulas apps y programas que no usamos. Sin embargo, nuestro equipo debe tenerlos siempre en cuenta, por ejemplo, al indexar o realizar una búsqueda. Peor aún es si están funcionando en segundo plano, algo más habitual de lo que pensamos.

Una opción es que dediques un rato a comprobar qué aplicaciones usas de verdad y cuáles no, y desinstalar manualmente estas últimas. Pero si dispones de un buen limpiador, este te advertirá de cuáles son las aplicaciones inútiles, y te facilitará su eliminación.

Elimina elementos innecesarios del arranque de MacOs

Hay aplicaciones que se abren de forma predeterminada en cuanto inicias sesión. En ocasiones, esto es imprescindible para su buen funcionamiento, pero otras muchas veces no, y están ralentizando el sistema de forma innecesaria.

Por eso, conviene revisar todas las aplicaciones ejecutadas automáticamente, y que purgues aquellas innecesarias. Para ello, fíjate en la barra de menús y revisa luego los ajustes de cada aplicación para desactivar su arranque automático. Ten en cuenta también que los Mac tienen un apartado donde aparecen la mayoría de las aplicaciones que se abren al iniciar sesión. Otra opción, nuevamente, es confiar en un limpiador que realice por ti estos ajustes.