Adrián García (@elfisicobarbudo): “TikTok te permite experimentar con temáticas muy distintas: desde los taquiones a la segunda Ley de Newton”

Adrian Garcia @elfisicobarbudo TikTok 1
Adrián García (@elfisicobarbudo) es creador de contenido en la plataforma TikTok.

Aunque no sabe con certeza si sus vídeos tienen ese fin, Adrián García (@elfisicobarbudo) fue elegido por TikTok como uno de los creadores de contenido educativo de referencia en España. En el canal que tiene en esta plataforma habla de Física y Matemáticas de estar por casa. O, como prefiere llamarlas, de “Física pop”.

“Es el intentar mezclar dos mundos que me apasionan, Física y Matemáticas, con temas de la cultura pop, como Star Warso los Power Rangers. También es una forma de juntar hobbies. Para mí, la divulgación es un hobbie y la cultura pop lo es. El poder mezclarlos, explicar por qué hay cosas de superhéroes que están mal y cuáles están bien, según la ciencia, permite juntar dos mundos. Igual gente que no estaría interesada en aprender del Efecto Coriolis se interesa si se lo mezclas con Superman”, define García en una videollamada con Innovaspain.

En vídeos de un minuto de duración es complicado formar. Por eso, la meta más bien es encender “la chispa” en alguien de un tema que le genere interés. O que eso sirva en un futuro para acordarse y profundizar sobre él. “Si eso se considera educación, sí podríamos hablar de contenido educativo”, que es lo que le gusta pensar que hace. Como buen científico, siempre hay lugar para la duda: “depende de dónde pongas el límite. Si esto es una clase magistral, igual no tanto”.

El fuego tiene sombra

El Físico Barbudo igual te habla de por qué las ventanillas de los aviones tienen agujeritos que te desgrana la sombra del fuego. Enciende una cerilla y enchufa un foco (solo uno) medianamente potente detrás. Aparecerá la sombra de la llama debido a la combustión de algunos componentes químicos de la cerilla.

Aunque quizá no lo haga a la primera, como se quejaron algunos de sus seguidores al intentar el experimento. Es algo que aplaude: “hay muchos vídeos de gente que intenta engañar a otros, así que me parece genial”.  Lo bueno es que un día sube un vídeo sobre este tema, y otro el contenido va de partículas hipotéticas, como los taquiones. Cuestiones avanzadas en el mundo de la Física.

García agradece que pueda alternar ese tipo de contenidos en TikTok. “El tipo de formato que tiene te permite experimentar con temáticas distintas, formatos distintos y poder llegar a públicos distintos”, indica. Así lo evidencia El Físico Barbudo: “un día puedes hablar de los taquiones, al día siguiente de la segunda Ley de Newton”.

En el otro lado, recibe mucho feedback de su comunidad. Es habitual que le propongan temas y que se interesen, sobre todo, por los dos aspectos “estrella” de la Ciencia. “El espacio y la física cuántica” generan mucho interés, pero quedan fuera de la esfera ‘pop’ de su tipo de contenido. Además, reconoce que ya están bien cubiertos por otros creadores de contenido.

Junto a otros perfiles de referencia en TikTok estuvo hace apenas tres meses en Madrid hablando sobre educación. Y que la compañía apueste por ella es, para El Físico Barbudo, “un deber moral” que cree que “está cumpliendo”. En su caso, el balance es positivo al recibir el apoyo e impulso de la plataforma “desde el principio”.

Las tres claves de la letra ‘C’, por @elfisicobarbudo

Supone unos 13 kilos del total de los 70 que puede pesar un hombre adulto. Dicho de otra manera, el 18% de nuestro organismo es carbono. El elemento que García elige de entre los 118 que componen la tabla periódica. Esta ‘C’ es el comienzo de tres palabras que dan sentido a la vida del físico. Cama, cerveza y, sobre todo, ciencia.

En el otro ámbito que le ocupa como técnico de comunicación y divulgación del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (IFISC), de titularidad compartida entre la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), busca de igual manera acercar el ámbito académico a la gente.

Para que ciencia y calle se acerquen hacen falta proyectos de divulgación y comunicación “que sean innovadores y con ideas nuevas”. Por eso lamenta dar la respuesta “estereotipada” (aunque unívoca) de apuntar a la falta de financiación para hacer realidad ese objetivo. Con ella, se podría contratar a personal específico y no cargar, como ahora, a los investigadores con esa tarea.

“Pero hay que ser realistas: el tiempo es el que es, y al final a ellos se les pide hacer todo: divulgación, investigación, papeleo…”, enumera solo algunas de esas labores. De ahí que vea primordial “tener personal de apoyo, técnico que sea capaz de gestionar este talento para hacer divulgación y comunicación” a través de unidades de cultura científica, o técnicos de comunicación.

“La ciencia es la realidad de la descripción del mundo natural”

Reconoce que, en su etapa de estudiante, le pasaba: “faltaba una correspondencia entre lo que se enseñaba en clase de Ciencias con la vida real”. Un sinsentido teniendo en cuenta que define lo científico como “la realidad de la descripción del mundo natural”. Si se mira con esos ojos, el entorno “es lo que hace que sea interesante y atractiva”.

Lejos de dar lecciones, García cree que los profesores “hacen lo que pueden” bajo unas condiciones complicadas. Lo que hace que sea difícil presentar la Física o las Matemáticas como apetecibles. De ahí que sus vídeos se centren en relacionar conceptos científicos con “cosas de la vida cotidiana”.

Sabe que su caso es jugar “en modo fácil”. Un docente no puede repetir el temario todas las veces que quiera, ni lo hace sin “gente disruptiva” que distrae. “No es lo mismo hacer vídeos en casa, que es mucho más fácil… yo no te pongo deberes, no te obligo a resolver cálculos matemáticos”, zanja.

Este colectivo también ha llegado a ponerse en contacto con El Físico Barbudo para decirles que usan sus vídeos “como complemento extra”. O que algún experimento de su canal ha servido para “explicar algo”.

Al final, de lo que se trata es de que, idealmente, se reduzca la brecha del desconocimiento sobre temas de Física que aprecia en la sociedad. No es que nadie sepa: es que hay una “descompensación” entre quienes quieren saber sobre física “muy exótica, muy compleja” y quienes se interesan por cuestiones de física “muy básica”, de la que “hay lagunas en cuanto a conocimiento”. Aspectos de primer año de instituto que llevan a hacerle pensar que en “mecánica o dinámica básica hace falta más divulgación”.

De la idea al vídeo en TikTok

Al Físico Barbudo las ideas para vídeos le pueden surgir, por ejemplo, durante el Mosh Pit (el coloquial ‘pogo’) de un festival de heavy metal. Algo que le ilusiona especialmente porque “detrás de ese medio millón de seguidores hay personas de verdad”. En cualquier caso, cuando se pone manos a la obra para tener listo un vídeo de un minuto en TikTok, puede estar entre una hora y media o dos horas.

En cualquier caso, un aspecto inherente a sus vídeos siempre será la “pasión” a la hora de contar lo que sea. García disfruta de este hobbie: “no tengo la presión de pensar que tengo que sacar vídeo todos los días, y si no tengo la idea o el vídeo, pues no lo hago”. Pasa a menudo que también suba vídeos en colaboración con otros creadores de contenido. Pero no solo: hace poco tiempo, fue la Escuela de Esgrima Histórica de Asturias la que le propuso un tema.

Es la magia de la ciencia (dos conceptos que no se llevan bien). “Como está en casi todos los ámbitos de la vida, puedes hacer colaboraciones con un montón de cosas distintas”, reconoce. Preguntado sobre qué será de él dentro de cinco años, solo tiene claro que la barba seguirá en su sitio. Y que también seguirá recordando que la ‘Breve historia del tiempo’ de Stephen Hawking hizo de García lo que es hoy.

Otras noticias