Cine, documentales, teatro, conferencias y debates. Así celebran las universidades de Salamanca (USAL) y Nacional Autónoma de México (UNAM) los 500 años de historia compartida entre México y España, tras la llegada de Hernán Cortés a América. El rector de la USAL, Ricardo Rivero, y el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, han presentado este miércoles el programa académico y cultural de la “Semana de la UNAM en la USAL”, que se celebra desde el 1 de abril y termina el 8, para reivindicar la relación de cooperación entre ambas instituciones.

La UNAM y la USAL siguen estrechando lazos. “Estamos ya trabajando con la Universidad de Salamanca una doble titulación de nivel licenciatura en letras hispánicas, que esperamos pronto ver consolidada”, ha asegurado Graue . “La colaboración entre universidades es muy intensa, particularmente entre la UNAM y la USAL… No es una quimera, ya hay resultados y va a haber muchos más en el futuro”, ha afirmado por su parte Rivero.

También ha recordado que ambas universidades suponen un “puente constante entre España y México”, una relación que encuentra “un hito” este año con la conmemoración de la “generosa acogida que la UNAM brindó a los profesores en el exilio”, en 1939, tras la Guerra Civil española.

Rivero también ha destacado los “impresionantes indicadores” de la UNAM: 350.000 estudiantes, una comunidad universitaria de más de 400.000 personas y la universidad mexicana con mejores posiciones en los rankings internacionales.

Tras las polémicas declaraciones del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que pidió que España se disculpara por los crímenes de la conquista, Graue ha asegurado que la UNAM está “absolutamente reconciliada” desde hace muchos años con España y con sus universidades, en particular con Salamanca.

Volpi vuelve a Salamanca

El escritor mexicano Jorge Volpi, antiguo alumno de la USAL, participó más tarde en el “Conversatorio de literatura” con los profesores de la USAL Francisca Noguerol y Luis García Jambrina, en el Aula Miguel de Unamuno del Edificio Histórico de las Escuelas Mayores.

Para Volpi, también coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, su visita a la ciudad no es más que un regreso. “Para mí los años en Salamanca, en la ciudad y en la universidad, han sido de los más importantes en mi vida”, recordaba hace dos años. Allí se doctoró en filología hispánica junto a su entrañable amigo, el escritor fallecido hace tres años, Ignacio Padilla.

Los años en Salamanca fueron fértiles en la vida de Volpi. En esos tres años, escribió “En busca de Klingsor” y ganó el Premio Biblioteca Breve. “Fueron años emocionalmente y literariamente cruciales”, añadió entonces.

Una relación histórica

Las relaciones entre ambos centros de estudio datan de 1977. Años más tarde, en 2001, firmaron un convenio general de colaboración para realizar conjuntamente actividades académicas, científicas y culturales, entre ellas el Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE), que promueve diagnósticos, exámenes y certificación sobre el dominio del español en los cinco continentes.

Además, desde 2017 impulsan la Cátedra Interdisciplinaria “Francisco de Vitoria-Bartolomé de las Casas” sobre temas de derecho internacional, globalización, derechos humanos, de los pueblos y comunidades indígenas. A través de la representación de la USAL en México y del Centro de Estudios Mexicanos de la UNAM en España también trabajan en el desarrollo de la movilidad académica y estudiantil mediante el impulso a proyectos de investigación y docencia, así como de acuerdos de doble titulación en grado y posgrado.

Actualmente tienen 10 convenios vigentes, más de 90 publicaciones conjuntas de sus académicos e investigadores en Humanindes y Web of Science, y una movilidad estudiantil en licenciatura de 114 alumnos y 12 académicos, hasta diciembre de 2018.

Pero su vínculo viene en realidad de mucho tiempo atrás. La USAL, que el año pasado celebró 800 años de historia, es la más antigua de habla hispana. En 1551 surgió, a su imagen y semejanza, la Real y Pontificia Universidad de México, antecesora de la UNAM. Aquella primera universidad mexicana estaba integrada por cinco escuelas inspiradas en el estudio salamantino: teología, cánones, leyes, medicina y artes.

La UNAM fue fundada como tal en 1910 durante el Gobierno de Porfirio Díaz y auspiciada por el historiador y filósofo Justo Sierra. La institución ratificó su estatuto de autonomía en 1929 y en 1954 se fundó Ciudad Universitaria (CU), Patrimonio de la Humanidad desde 2007 según la Unesco, uno de los campus universitarios de institución pública más extensos de América, que en 1968 albergó los Juegos Olímpicos.

La USAL se fundó en 1218 por el rey Alfonso IX de León y es, junto con universidades de París, Oxford y Bolonia, una de las primeras universidades europeas y es además la única española que ha mantenido su actividad a través de los siglos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here