Un ratón made in Doñana para luchar contra los efectos de los contaminantes

Los investigadores del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular Carmen Pueyo, Nieves Abril, Carmen Michán y Juan López Barea
Los investigadores del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular Carmen Pueyo, Nieves Abril, Carmen Michán y Juan López Barea

Un grupo de investigadores del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Córdoba (UCO) desarrollan una nueva metodología para conocer las alteraciones que se producen en las células debido a la actividad agrícola e industria en la zona del Parque Nacional de Doñana. Mediante el análisis de las células de ratones morunos de dicha zona se ha estudiado el efecto de los contaminantes en los seres vivos.

Los científicos de la UCO han recolectado ejemplares autóctonos de la zona del Parque Nacional de Doñana para analizar sus células en busca de alteraciones genéticas producidas por la contaminación agrícola e industrial. La novedad reside en la tecnología utilizada en los análisis, iTRAQ, que mejora los estudios cuantitativos de las proteínas, donde se encuentra la información que revela el efecto ambiental en las células. Los investigadores tomaron dos mil muestras del hígado y del riñón de los roedores en busca de proteínas dañadas y se encontraron con más de un centenar que presentaban alteraciones en su expresión, o bien se sobre expresaban o bien se silenciaban. Las células sometidas a mayor dosis de contaminantes se volvían más proliferantes, como ocurre en las células cancerosas.

Según Juan López Barea, perteneciente al grupo de investigación de la UCO, los resultados son un reflejo de lo que ocurre con los contaminantes en todos los seres vivos, ya que “los mecanismos moleculares son idénticos en todos los organismos”. El investigador también puso de manifiesto que estos resultados sirven de evidencia para demostrar que se siguen utilizando sustancias prohibidas en la agricultura. “Aunque haya productos fitosanitarios de uso agrícola prohibidos, no significa que no se hayan dejado de emplear en su entorno”.

El uso de ratones como bioindicadores de la contaminación también ha servido para trazar el rastro de los residuos industriales y agrícolas, como pesticidas y fertilizantes, que inciden en la salud de los organismos, por lo que se pretende de esta manera identificar todos los contaminantes que llegan al Parque Nacional de Doñana.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here