Rocco Van den Berg: “La digitalización ha logrado que la innovación sanitaria deje de ser lenta”

En su visita a España, el encargado de programas de innovación en Philips HealthWorks aborda el importante papel de la tecnología en un sector, el sanitario, en constante evolución

Rocco Van den Berg
Rocco Van den Berg en una imagen tomada durante el pasado IQS Tech Festival. (Foto: Innovaspain)

“Hacer el mundo más sano y sostenible a través de la innovación” es el lema de Philips HealthWorks, una de las unidades del departamento de innovación de la compañía tecnológica, cuya función es la de acelerar equipos de innovación internos, así como de desarrollar colaboraciones entre startups y Philips en el ecosistema tecnológico de la salud. Invertir, asociarse, empoderar a emprendedores y empresas innovadoras son conceptos presentes en el día a día de Philips HealthWorks, cuya meta es transformar la salud personal y la asistencia sanitaria profesional en todo el mundo.

Como uno de los encargados de los programas de innovación en el hub de Eindhoven, Rocco Van den Berg tiene claro que la digitalización es clave a la hora de avanzar en el sector sanitario, especialmente cuando “en general, la innovación en sanidad es lenta, pero mientras más se digitalice más rápido lograremos resultados”. Para ello, Van den Berg apuesta por la generación de ideas a través del talento. “Si quieres innovar en el mercado necesitas buenas ideas, buenos recursos, una investigación solida… Necesitas tener a buenos asesores encargándose de que esté todo bien”. Posteriormente, continúa, “necesitas presentarlo en hospitales, lo cual requiere muchas validaciones, empezando por los médicos, pruebas de funcionamiento y utilización”. 

Este complejo proceso hace que Philips HealthWorks utilice metodologías propias para anticiparse a las necesidades del mercado “y no tener que desarrollar una solución en algo que no sabemos si hay problema”. Para Van den Berg –que atendió esta entrevista en el marco del IQS Tech Fest celebrado el pasado enero en Barcelona–, “en los círculos de la innovación tenemos que tener una idea clara de lo que los pacientes y profesionales sanitarios quieren para poder crear la solución a un posible problema”.  

¿Cuáles son las claves del éxito de Philips HealthWorks?
Tenemos un equipo con oficinas por todo el mundo que haciendo dos actividades al mismo tiempo: Innovación interna e innovación externa. Por un lado, estamos ayudando a nuestras unidades de negocio, organizaciones de marketing y equipos de investigación. En concreto esta última es muy importante para diseñar metodologías que validen y aceleren el proceso innovativo. Algo que funciona con HealthWorks en los equipos internos también funciona con los equipos externos y aprendemos a potenciar a las startups más efectiva y rápidamente.

¿Cómo ha sido esta evolución en los últimos tiempos?
Cada vez vamos más rápido y estamos muy satisfechos con los proyectos internos, así que podemos conectar unidades externas e internas satisfactoriamente, que es una cosa que no he visto en el mundo de la innovación relacionada con la sanidad hasta ahora.

Esto les hace pioneros.
Solamente puedo hablar de Philips HealthWorks, la unidad para la que trabajo, ya que la innovación está constantemente presente en Philips y en otras grandes empresas. Pero asumo que los competidores al tener que ponerse a la altura de una compañía tan reputada, están haciendo también un buen trabajo.

Desde Holanda, su país natal, ¿cómo se percibe la innovación en el campo de la sanidad en España?
Bueno, no he visto absolutamente todo, pero en estos dos días [Van den Berg hace referencia al evento IQS Tech Fest, donde fue entrevistado por este periódico] he conocido a inversores y corporaciones. Lo que he visto es que hay un boom empresarial. Crear un ecosistema donde esté todo interconectado lo hace más fácil, y me encantaría poder saber más sobre como los hospitales colaboran con startup así como los diferentes programas de empoderamiento a empresas.

¿Piensa que la cooperación entre startups y grandes corporaciones es el camino al éxito, como se ha venido contando en este evento?
Muy frecuentemente ves que las empresas e inversores quieren tener las startups en su proximidad para poder manejar las conexiones mejor o aportar coaching. Yo apostaría también por las pequeñas empresas, porque las mejores empresas no siempre son las más grandes, y nosotros queremos trabajar con las mejores.

Usted trabaja en una empresa global. ¿Qué hace a los Países Bajos ser la región en el centro de Europa con mayor apertura innovadora?
En la mentalidad de los holandeses está siempre hacer algo nuevo y eso va desde un punto de vista del consumidor, médico o del inversor. Por otro lado, parece un cliché, pero estamos muy abiertos a la innovación en otros países, aunque esto no siempre sea algo bueno, ya que puede parecer que estemos menos orgullosos de nuestro país.

¿Es más fácil innovar en los países pequeños?
En el caso de Holanda ponemos muchas facilidades al cliente y al inversor. Siempre hemos querido aprender. Mucha gente dice que un país pequeño no puede tener un modelo propio de negocio que funcione, así que necesitamos trabajar con una variedad de soluciones a posibles problemas. Hay que ser flexibles y relacionarnos con países como Reino Unido, España, Alemania, China o Estados Unidos.

En España no somos ni muy grandes ni muy pequeños, pero se tiende a aceptar muy bien los proyectos de otros países. 
Y eso es positivo. Si miras a los países bálticos puedes ver lo avanzados que están en innovación digital. Son países tan pequeños que deciden hacer algo interesante para muchos. Desde el punto de vista geográfico, hay países pequeños que están mucho más avanzados que otros en lo que a innovación se refiere. No se trata de imitar al otro, sino de aprender y buscar soluciones. 

¿Qué sensación se lleva del ecosistema innovador español?
Parece que todo el mundo se conoce y esa es una de las claves para aprender de los errores de otros compañeros. En todos los países hay este tipo de ecosistema, pero la sensación que me llevo de España es que el ambiente es mucho más amigable y la atmósfera es basada en colaboraciones. 

¿Aunque pueda parecer que falta competitividad?
En absoluto. En Estados Unidos llevan ya muchos años invirtiendo en innovación y la creación de empresas propias y el dinero fluye mejor que en Europa. Sin embargo, en los últimos anyos la mentalidad en Europa está cambiando también y esto se refleja en un mayor número de empresas siendo creadas. 

Emprender siempre ha sido de valientes…
Pero como decía, a la larga genera riqueza. Y también cultura de país. A día de hoy empezar una startup es muy fácil.

¿Gracias al boom tecnológico?
Herramientas como Google drive, Google software, Amazon clouds… Todas ellas han facilitado el desarrollo. Puedes tener una empresa con prácticamente nada de inversión, cuando hace unos años hubiese supuesto una inversión de 50.000 euros y medio año. Por ejemplo, en el campo médico tenemos plataformas como Philipps Healthsuite que permite una management más fácil de los datos médicos de manera segura.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here