Pablo Rodríguez, director del Centro I+D de Telefónica en Barcelona

Pablo Rodríguez, director de Investigación e Innovación de Telefónica Digital
Pablo Rodríguez, director de Investigación e Innovación de Telefónica Digital

Con más de 15 años de experiencia internacional en el mundo de las TIC, Pablo Rodríguez es el director de Investigación e Innovación de Telefónica Digital, así como del Centro I+D de Barcelona. Es también profesor adjunto del departamento de informática de la Universidad de Columbia (Nueva York). De hecho, ha desarrollado su carrera profesional en Estados Unidos, como arquitecto de software y emprendedor de tres empresas de tecnología de Silicon Valley (Inktomi, Yahoo y AOL; Netli y Tahoe

Networks). Tiene en su haber más de 100 publicaciones científicas y patentes. Sus trabajos han recibido varios galardones internacionales, incluyendo el premio de la asociación de ingenieros informáticos Americanos (ACM) considerado el más prestigioso en el área de sistemas de internet

Doctor en Informática por el Politécnico Federal de Lausana y graduado en Física Computacional por el King´s College de Londres, Rodríguez ha sido el único europeo que ha participado como experto en la definición del diseño del Futuro de Internet para el gobierno Americano, y es ponente habitual junto a los padres de Internet sobre el futuro de las comunicaciones digitales y la red.

1. A lo largo de su trayectoria profesional, ¿qué decisión ha tomado que haya tenido como consecuencia un mayor grado de innovación?

Por una parte, mantener un buen equilibrio entre el corto y el largo plazo ha sido clave. Para conseguir un mayor grado de innovación hay que tomar la decisión de tener un portfolio de proyectos innovadores con un buen balance entre los que tienen mucho riesgo y tardaran tiempo en desarrollarse, y los que ya están cerca del mercado. Hay que encontrar el equilibrio entre una innovación incremental que nos dé pie a pequeñas mejoras en nuestros productos y servicios, pero sin dejar de lado la innovación más disruptiva que nos permita cambiar un mercado o una tecnología por completo. 

Por otra parte, ha sido muy importante estar cerca de los potenciales clientes y poner tus ideas en frente de ellos para tener feedback temprano. Es clave para tener mayores probabilidades de éxito. Lograr que los ingenieros salgan de la oficina y hablen con la gente para entender sus problemas y así conseguir soluciones innovadoras, que resuelvan problemas reales, y sean fáciles de usar. 

Y por último, atraer el mejor talento posible y hacer que trabajen en equipos de gran nivel. Para esto, Barcelona ha sido una gran apuesta para que Telefónica apueste por su Centro de Innovación. Barcelona es el centro de pruebas donde se invita a los usuarios a vivir en el futuro y que nos digan qué les parece y dónde centralizamos gran parte de la innovación. Podía haber sido cualquier sitio del mundo, pero esta ciudad provee el entorno creativo que necesitamos. Se está convirtiendo en un polo tecnológico mundial, y provee la calidad de vida que nos demanda el tipo de talento que quiere venir a trabajar aquí. 

2. ¿Cuáles son las claves para culminar con éxito un proceso innovador?

Las claves fundamentales del éxito en innovación son tres: hablar pronto con los clientes para entender sus necesidades, iterar rápido y mezclar perfiles multidisciplinares. Para ello Telefónica ha sido pionera en la utilización de la metodología Lean Startup dentro de las grandes empresas. Mediante esta metodología, los empleados se comportan como emprendedores o intraemprendedores dentro de  la empresa. 

Se les incentiva a salir del edificio de oficinas para hablar con los clientes, experimentando y validando con ellos los productos que desarrollamos rápidamente de manera incremental y todo ello con equipos creados ad-hoc con perfiles multidisciplinares. La diversidad de talento es fundamental crear ideas innovadoras, por ello nuestro equipo incluye perfiles en campos tan variados como la tecnología, psicología, diseño, ciencias políticas o big data, con más de 15 nacionalidades de todo el mundo.

Y sobre todo, hacer la innovación de forma abierta. Hoy la innovación esta en la calle y tenemos que abrirnos a ella y permitir que permee nuestra manera de pensar. Para ello, investigamos en la intersección de la tecnología, negocio, y experiencia usuario; con más de 100 publicaciones al año, más de 100 patentes y cooperación con 30 universidades internacionales, creando un entorno que atrae talento global.

3. Tres consejos para quienes estén dispuestos a abordar cambios, acciones o procesos innovadores en su empresa o entorno.

Lo primero, es fundamental conseguir el soporte de la alta dirección, ya que te dará las palancas y la confianza necesarias para poder llevar a cabo la innovación  de manera satisfactoria. Este proceso transformacional sería muy complicado de conseguir, por no decir imposible, sin este apoyo.

Seguidamente, buscar en los equipos personas que sean identificadas como embajadores de la innovación dentro de la organización, que hagan de evangelizadores de estas nuevas acciones y procesos que pretendes impulsar. Estos te permitirán realizar este cambio cultural de una manera orgánica y natural para toda la empresa, evitando así posibles barreras debidas al miedo al cambio.

Y tercer y último consejo, pero no menos importante, experimenta mucho y hazlo rápido, fomentando, además, la innovación abierta, trabajando más con partners externos de una manera ágil que permita incluir las contribuciones de todo el mundo en los proyectos e ideas que desarrolles.

4. ¿Cuál es, a su juicio, la mayor innovación que ha tenido lugar en los últimos 50 años en todos los ámbitos?

Internet, sin duda alguna. Desde su creación ha crecido y evolucionado hasta un punto que era imposible imaginar hace 50 años y ha cambiado la vida de miles de millones de personas desde su creación. Desde el beneficio, e inicial objetivo de la invención, de la comunicación instantánea a nivel mundial, pasando por la habilitación de comunidades que permiten el desarrollo y la cooperación globales, llegando hasta su uso masivo actual en la vida diaria donde nuestras vidas tiene una componente digital cada vez mayor que ha sido posible gracias a Internet.

Internet se ha convertido en un factor de cambio cultural. Y ha creado muchos sistemas abiertos que siguen disrunpiendo el status quo, donde tu coche se convierte en un taxi, o tu piso en un hotel. Trastoca totalmente los modelos de negocio y genera una capacidad de conectarnos por encima del mundo físico. Empezamos a tener otras relaciones más lejanas que antes no podíamos tener. Tener acceso a información que antes estaba más limitada a pocos. Esto requiere más responsabilidad al individuo, que tiene que decidir qué le sirve en cada momento. Tomar las riendas de su propia formación y de la información que consume, desarrollando un nuevo criterio digital para que esa misma libertad no se convierta en un reto.

Estamos en los inicios de la disrupción tecnológica causada por Internet y todavía nos esperan grandes avances tecnológicos, sociales y económicos que van a ser posibles gracias a la red y a los datos que se generan continuamente debido al uso que hacemos de ella.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here