Con la colaboración de
Banco de Santander
nerea zorokiain cocina probiotica fermentacion microbiota
Nerea Zorokiain, autora de La cocina probiótica. Imagen: Almudena Montero.

Nerea Zorokiain: "Comemos para nuestro organismo y para las bacterias"

La autora de ‘Fermentación’ vuelve con ‘La cocina probiótica’ (Ed. Grijalbo)

La cocina probiótica es aquella pensada para cuidar la salud de nuestra microbiota intestinal. “Podríamos decir que es una comida tradicional, la de nuestras abuelas, elaborada con alimentos de calidad, de temporada y transformados en casa”. Después de su primer libro, ‘Fermentación’, Nerea Zorokiain vuelve con ‘La cocina probiótica’ (Grijalbo), resultado de años en los que ha ayudado a personas que sufrían problemas en el sistema digestivo.

El interés por la microbiota ha crecido exponencialmente. Los estudios se multiplican. “Tras mucho tiempo dedicada a relacionar cocina y salud, todo me llevaba al mismo lugar: no importa lo que comas si no eres capaz de digerirlo convenientemente. No somos los que comemos, sino lo que somos capaces de digerir, y la alimentación es la base de la pirámide de infinidad de patologías”, explica.

La experta defiende la importancia de añadir alimentos fermentados a nuestra dieta. “Es la vía para generar una mayor biodiversidad y alimentar a las bacterias que ya habitan en nuestro organismo. Existen alimentos y formas de cocinar que facilitan esta tarea”. Sumarlos a nuestros hábitos alimenticios ayudará a que las bacterias hagan mejor su trabajo: una buena digestión y la creación de nutrientes imprescindibles para el ser humano.

Nerea Zorokiain asegura que “todos los alimentos fermentados” son buenos para nuestro sistema digestivo. “Cada uno de ellos, dependiendo del microorganismo que crezca en él, va a tener un beneficio distinto”. Los vegetales fermentados, como las olivas o el chucrut, incluyen microorganismos muy similares a los de nuestra microbiota, así que su ventaja es que la repueblan con probióticos. En el caso de la levadura madre, a través del proceso de fermentación, el gluten se degrada. “De este modo, somos capaces de digerir sin que nos genere irritación ni inflamación”.

En la nueva publicación, Zorokiain se propone acercarnos al mundo de la microbiota para entender su funcionamiento. “Debemos comprender que somos más que un ser humano y tenerlo en cuenta a la hora de comer. Nos alimentamos por el bien de nuestro organismo y también de las bacterias”, añade. “Una vez entendido este concepto, podemos pasar a la cocina y preparar platos para regenerar la microbiota. El sistema digestivo puede recuperar sus funciones de forma natural”.

Zorokiain no cree factible una alimentación estándar para todas las personas. El libro ofrece recomendaciones que hay que ajustar a la edad, las características físicas o el nivel de actividad. La autora se considera una privilegiada. “En mi casa nunca entraron productos prefabricados. Mi abuela era una supercocinera; el libro está dedicado a ella”.

Quince años de investigación han contribuido a que cada vez sean más las personas a las que Nerea Zorokiain está en condiciones de ayudar con garantía de éxito. “Han pasado cientos de personas por mis cursos, charlas y formaciones. Algunos de los cambios a los que he asistido son increíbles. Muchos pensaban que todo estaba perdido y, después de mucho tiempo medicados, han logrado mejorar o recuperar buena parte de su salud. Basta probar el cambio con uno mismo: enseguida notarás más energía y, poco a poco, te sentirás mejor”.

Deja un comentario

Recomendadas