Vendaval barco

Por primera vez en España, habrá un barco completamente autónomo dedicado a la seguridad, protección y control del Mar Mediterráneo. Bajo el nombre ‘USV Vendaval’, la nueva embarcación de Navantia, desarrollada por el astillero Aister, ya ha sido entregada a la Autoridad Portuaria de Ceuta tras su proceso de instalación. De ‘Vendaval’ destaca su versatilidad, ya que está destinado tanto a misiones civiles como militares, y su integración tecnológica, ya que se puede modificar sus sensores para requisito del cliente.

De hecho, el ‘USV Vendaval’ ya cuenta con gran variedad de tecnologías disponibles para la Autoridad Portuaria de Ceuta, como radares, sonares, GPS, navegadores inerciales, estación meteorológica, cámaras infrarrojas, cámaras estereoscópicas, cámaras 360º y AIS (Sistema de Identificación Automática, en español).

Así, los sensores pueden ser gestionados de manera remota desde un centro de mando y control, ya sea en tierra o en otro barco. También puede controlarse, de forma manual, desde dentro del puente de gobierno del propio barco. Y todo ello podrá hacerse de modo “totalmente autónomo”, subrayan desde Navantia. De este modo, el ‘USV Vendaval’ puede “seguir una ruta preestablecida o ser teleoperado desde un centro de mando y control, tanto en modo semiautomático como en modo tripulado. Además, en caso de que haya que abortar la misión, el sistema dispone de un modo de regreso automático y para todos los modos automáticos el sistema detecta posibles colisiones y las evita de forma autónoma”, explican.

Cabe destacar que, entre las misiones principales que puede llevar a cabo el ‘USV Vendaval’, Navantia menciona en una nota: seguridad en desastres marítimos, eliminación de vertidos contaminantes para el medioambiente, protección de activos, lucha contra la inmigración ilegal y narcotráfico, vigilancia y antiterrorismo. Asimismo, el sistema también puede incorporar elementos disuasorios como son altavoces y focos, “para evitar que las embarcaciones entren en zonas de peligro para los seres humanos, o cañones de agua para sofocar incendios y para otras aplicaciones militares”.

El barco autónomo está hecho de aluminio, como todos los trabajos de Aister, desarrollados por una plantilla de más de 100 trabajadores. Según explican, “Todos nuestros barcos están construidos en aluminio de alta calidad naval y se caracterizan por un diseño funcional que garantiza comodidad y seguridad a bordo. El uso del aluminio como material ideal para la construcción de barcos profesionales ha ido extendiéndose a lo largo de los años, ya que este material aporta gran resistencia y ligereza en comparación al acero o la fibra de vidrio”.

Por último, para Navantia, la línea de producto USV implica tener un área en la que puedan realizar aplicaciones reales de aquellas innovaciones que idean en la compañía. Sobre todo, las relacionadas con las tecnologías que más se demandan en la actualidad, como “la gestión de datos, la inteligencia artificial o la ciberseguridad”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here