Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

LabThyssen: ¿Cómo sería un museo de la Generación Z?

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta una nueva manera de promover el arte entre el público menor de 35 años, dándoles libertad para diseñar sus actividades
labthyssen jovenes
Una de las charlas realizadas en el contexto de LabThyssen con jóvenes en el museo. (Imagen: Museo Nacional Thyssen-Bornemisza)

El Museo Thyssen-Bornemisza, en colaboración con Fundación Banco Sabadell, ha ido un paso más allá en su programa Amigo joven, una iniciativa creada en 1993 para acercar a los jóvenes a la pinacoteca mediante mejores precios, accesos preferentes, descuentos, cursos, viajes… La idea ahora es que ellos mismos creen y diseñen sus propias actividades a través de LabThyssen, un proyecto para promover el arte y la cultura entre los menores de 35 años. 

Cabe recordar que la idea de LabThyssen no es nueva, aunque le quieran dar un impulso en este 2024 con nuevos creadores de contenido vinculados a la cultura, así como artistas o historiadores del arte, entre otros perfiles. 

Ya en 2022 empezaron a organizar diversas sesiones, tanto presenciales como online, con talleres creativos para compartir sus motivaciones y necesidades para, a partir de ahí, diseñar y planificar el nuevo programa de actividades dirigido en exclusiva para ellos. En 2023, por otro lado, se realizaron algunas de las actividades propuestas en esas primeras sesiones de trabajo, como visitas guiadas a la colección del museo con diferentes temáticas, visitas a galerías y otros espacios artísticos de Madrid o encuentros en el museo en los que conocerse y hacer comunidad.

Y ahora, invitan a esos jóvenes a compartir sus inquietudes e intereses y diseñar su propio programa de actividades. De hecho, se ha realizado también una encuesta para conocer su opinión sobre las ideas surgidas de esos encuentros o sobre preferencia de horarios, entre otras cuestiones. Además, se estudiará la modificación de los horarios de las actividades, la creación de un chat de comunicación exclusivo o una nueva actividad para conocer de cerca a un artista o a un profesional de la cultura.

Y es que, según el propio Thyssen, en los últimos años se ha visto la necesidad de potenciar de forma especial la participación del colectivo joven, que en 2021 suponía apenas el 4,5% del total de Amigos del museo.

Las cinco reglas de LabThyssen

Entre esos creadores expertos se encuentran Hugáceo Crujiente, Sara Rubayo, Polinho Trapalleiro, Maya Pixelskaya o Yanirarte. En la presentación de esta nueva etapa de LabThyssen cuentan que “un cuadro no es un cuadro hasta que se ve, y un museo no es un museo hasta que se vive”. ¿Cómo sería un museo de la Generación Z? ¿Qué pinta un joven en un museo en 2024? “Un grupo de amigos llevamos un año imaginando y las cosas van a cambiar”. Y proponen cinco reglas.

La primera regla, cuentan, que el Thyssen no representa la realidad, la transforma. “Nos han bautizado de todas las maneras posibles: la generación de la crisis, de la polarización, de la precariedad, de las redes sociales y de la emergencia climática. Y, las cosas como son, todas son ciertas. Pero este museo no va a dar la espalda a esas realidades. Aquí el arte es una oportunidad para debatir y para imaginar, pero sobre todo para arremangarnos y pasar a la acción”. 

En la segunda, que se debe primar la diversión y después todo lo demás. "Quizás somos la generación de todas esas cosas chungas, pero también somos la generación de los esports, Minecraft, los swifties, las motomamis, las pijas y las quinquis, el “¿qué pasa, bro?” O el “no lloré, Aitana, no lloré”, afirman. Aseguran también que afrontan cualquier reto que se les ponga por delante de la única manera posible, que es divirtiéndose. 

La regla tres es que se vale parar. Todo el mundo pensaba que sería la generación de los 15 segundos de atención, y, al final, no fue así. “Somos la generación que frenó el mundo para priorizar su salud mental”, presumen. Así que se pararán los segundos “que haga falta” para estar con Caravaggio, con Rembrandt, con Van Gogh, con Renoir, con Angélica Kaufman, con Sonia Delaunay.

La cuarta es que el edificio, en realidad, es la excusa. “Las fronteras nunca fueron nuestro problema. Aquí el museo está en las redes sociales, en las galerías, en el barrio o donde queramos". 

Y, por último, que “todo vale, o casi todo”. Con LabThyssen, lo que pasa con los jóvenes lo deciden los jóvenes.