La industria del automóvil representa alrededor de 12 millones de puestos de trabajo directos e indirectos en Europa. Actualmente, registra el mayor gasto privado en investigación e innovación, 28.000 millones de euros. En este sentido, la innovación tecnológica forma parte de la estrategia de los actores del sector que apuestan por un modelo de movilidad sostenible. La agenda climática se hace más urgente y se espera aún más del progreso tecnológico.

Para cumplir los objetivos a largo plazo en materia de emisiones de gases de efecto invernadero, así como los retos en torno a la calidad del aire, la mejora del motor de combustión interna, acompañado del desarrollo y la aplicación progresiva de tecnologías de vanguardia, como la propulsión electrificada, es uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta la automoción actual. En este contexto, investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia –pertenecientes al Instituto CMT-Motores Térmicos– han participado en el desarrollo de un nuevo motor de bajo consumo y alta eficiencia que reduce las emisiones de partículas contaminantes más de un 80% respecto a los límites legales actuales.

Este nuevo motor es el principal resultado del proyecto europeo Dieper, liderado por la multinacional austriaca AVL, y del que han formado parte también fabricantes de vehículos como Renault, Iveco y Fiat, de componentes como Continental, Bosch, Siemens) y centros de investigación como IFP Energies Nouvelles y el Istituto Motori. "El objetivo del proyecto ha sido buscar la combinación óptima de soluciones innovadoras, reales y disponibles a corto plazo integrando nuevas tecnologías que permitan responder a los nuevos desafíos de la movilidad terrestre", explica Jesús Benajes, catedrático e investigador en el Instituto CMT-Motores Térmicos y uno de los coordinadores del proyecto.

La clave para conseguir un motor con estas prestaciones, según detalla el investigador, reside en el uso de relaciones de compresión variable, la mejora de la gestión térmica y el desarrollo de nuevos filtros de partículas. "Son soluciones ya disponibles a día de hoy para su integración en los motores que equiparán los futuros turismos medianos y grandes y los vehículos comerciales ligeros o furgonetas", apunta.

Consumo y emisiones en conducción real

Uno de los principales retos del proyecto es optimizar el funcionamiento de todos los sistemas del motor en diferentes situaciones de conducción. "Los sistemas de post-tratamiento que reducen las emisiones son muy sensibles, por ejemplo, a la temperatura de los gases de escape, que cambia mucho si se conduce por ciudad o por autopista. Debemos asegurar un óptimo funcionamiento de todos los dispositivos en cualquier carretera, condiciones meteorológicas y tipos de conducción", señala Jaime Martín, profesor titular e investigador en CMT-Motores Térmicos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here