[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Metaverso y obras intangibles: el futuro de las creaciones artísticas, a debate en Fundación Telefónica

Distintos expertos analizan el momento del arte digital y los retos que aún tienen por delante las nuevas tendencias para llegar al gran público
telos fundacion telefonica arte digital metaverso
De izquierda a derecha Elvira Marco, Marta Suárez-Mansilla y Bruno Galindo. (Imagen: Fundación Telefónica).

En el marco de la publicación de la revista TELOS 118, ‘Escenarios de futuro’, distintos expertos han analizado en Espacio Fundación Telefónica la situación el arte y la cultura en el entorno digital. La adaptación de las instituciones culturales a los cambios vertiginosos y a la difuminación de las fronteras entre lo físico y lo digital han sido el eje principal de una mesa moderada por el escritor y periodista Bruno Galindo. Estas transformaciones se materializan en lo editorial y en el audiovisual; la oralidad en plataformas –con el auge de nuevos formatos como el podcast- o en la presencialidad, a través de eventos híbridos.

Elvira Marco, comisaria de España como Invitado de Honor en la Feria del Libro de Frankfurt 2022, ha desarrollado su carrera profesional en el sector cultural. Considera que la adaptación de las principales instituciones culturales a los nuevos escenarios, especialmente con el nuevo paradigma que la sociedad hereda tras la pandemia y que nos lleva a redescubrir el valor de la cultura, esta vez a través de las pantallas. De forma paralela, en España hemos leído un 7% más durante la pandemia. Para la profesional del sector cultural, es tan importante valorar lo físico como “poder llegar a todo el mundo, y eso te lo permite la tecnología digital”.

Las artes se funden y el consumo se transforma al hacer partícipe al público. “La mayor parte de los museos ya habían empezado ese proceso de digitalización antes de la pandemia” añade Marco, la pandemia solo lo ha acelerado. El Museo del Prado ya tenía algunas obras producidas en el metaverso. “El problema ahora es determinar cómo se monetizan estos avances”.

“¿Replicar una obra en el metaverso es un acto de reproducción o es un acto de transformación?”, se preguntaba Marta Suárez-Mansilla, abogada especializada en arte y gestora cultural. Opina que el problema es que, en ocasiones, estas preguntas surgen en un contexto donde existe una alta demanda y no se produce una negociación paralela. “Un artista se puede plantear si quiere que se replique una reproducción así o no, y si quiere una retribución por ello. Son retos que antes no existían” explica. “No hay un standard cuando hablamos de metaverso”.

Una "gota en el océano" cada vez más importante

En julio se cumplirá un año desde la primera venta de una obra NFT (Non Fungible Tokens) por más de 10.000 euros en la feria ARCO. El artista Solimán López digitalizó un bonsái real que está conectado por geolocalización con el archivo en el citado formato. Estos son archivos inimitables que pueden ser comprados y vendidos como cualquier otro tipo de propiedad -un cuadro único, una fotografía original de Robert Capa, un manuscrito, etc- y que nadie más puede tener en su poder.

“Tiene potencial de aplicación en muchos campos”, apunta Sonia Mulero, directora de la Fundación Banco Sabadell. Bajo su punto de vista, da respuesta a una necesidad y supone la reinvención del coleccionismo tal y como lo conocíamos.

De las obras comercializadas el año pasado, el 5% eran NFT. Puede parecer poco, pero si lo comparamos con la fotografía, por ejemplo, que es un tipo de arte más conocido, solo se trata del 2%”, señala Suárez-Mansilla, quien insiste en que supone un retorno a cierta humanidad, al volver a los conceptos clásicos de la creación como la autenticidad y la exclusividad. Sin embargo, la experta en derecho advierte de que no todas las obras se van a vender por millones -“Es una gota en el océano del arte”-, sino que esta novedad se irá aplicando y extrapolando a todas las artes en cada una de sus capas.

Recomendadas