María Andrea Vidal
María Andrea Vidal

María Andrea Vidal, estudiante de doble diploma de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) de la Universidad Politécnica de Madrid y del ISAE-SUPAERO, ha participado en el proyecto Stratobus a través de su Trabajo Fin de Máster, “Desarrollo del Stratobus GNC Matlab Simulator”. Dicho trabajo, realizado en Thales Alenia Space en Cannes (Francia), le hace merecedora del Premio Embajada de Francia en España-UPM, que reconoce los mejores TFM en el marco de los acuerdos de doble titulación hispano-francesa.

Stratobus es un dron dirigible estratosférico para realizar misiones científicas, de observación y telecomunicaciones como las que hoy se realizan con satélites. Como Vidal explica a InnovaSpain, la gran ventaja de este tipo de vehículos es que no requieren una fase de lanzamiento, al utilizar la fuerza de Arquímedes para elevarse hasta la estratosfera, lo que disminuye considerablemente su precio frente al de un satélite.

Según la Universidad Politécnica, el trabajo de Vidal analiza, en primer lugar, los puntos críticos para el diseño de este sistema como la evolución de las propiedades de la troposfera que debe atravesar el vehículo en las maniobras de ascensión y descenso, muy diferentes de las de la estratosfera, para la que ha sido diseñado; o la intensidad y variabilidad de los vientos en la estratosfera, que pueden comprometer el control de la plataforma.

En el desarrollo del simulador GNC, el trabajo de Vidal ha alcanzado diversos logros reseñables: un conocimiento más profundo de la estabilidad del vehículo, gracias a la mejora de la modelización aerodinámica; una modelización del viento construida desde el inicio, que posibilita estudiar la robustez del control del vehículo al viento y las necesidades de medida del mismo, y una primera validación experimental del simulador exitosa, realizada mediante una campaña de ensayos en vuelo sobre un demostrador a escala reducida, con medidas que han obtenido un buen nivel de correlación con los resultados de la simulación.

Simulación del Stratobus. Foto: Thales Alenia Space/Master Image Programmes
Simulación del Stratobus. Foto: Thales Alenia Space/Master Image Programmes

La experiencia en Cannes, donde la joven sigue trabajando, es valorada por Vidal de forma muy positiva. “Me ha permitido complementar mi formación en otra escuela de ingeniería, con otro punto de vista, participar en proyectos con otros estudiantes en un ambiente muy diverso, acercarme a la industria, conocer otra cultura…” Aunque nació y creció en Madrid, este no es su primer periplo internacional. “He vivido en Indianápolis, Poitiers y Toulouse gracias a diferentes programas de intercambio”. Animada a seguir aprendiendo y a completar su formación tocando palos como el emprendimiento y la innovación, es consciente de los cambios drásticos que esta viviendo la industria aeroespacial. “En los próximos años espero ver el auge de los HAPS, las macro-constelaciones  de satélites y la vuelta del avión comercial supersónico. De forma más general creo que las industrias aeronáutica y espacial van a ver una gran digitalización, y que tecnologías como el IoT o la Inteligencia Artificial se aplicarán extensivamente”.

En el caso concreto del Stratobus, Vidal cree que puede ser “revolucionario”, ya que en su posición en la estratosfera, “está mucho más cerca de la Tierra que un satélite, factor clave para mejorar las capacidades de observación y telecomunicaciones. Por eso son muchas las empresas invirtiendo en distintas Plataformas de Alta Altitud (o HAPS)”.

Asegura que cuando eligió sus estudios, lo hizo buscando una carrera técnica y creativa, y que fue una “atracción particular” por el sector espacial lo que le llevó a tomar la decisión final entre varias ingenierías. Un punto vocacional sobre el que quiere incidir para mostrar que “las ciencias y tecnologías son para todo el que quiera aprenderlas, tanto chicos como chicas. Hay que desmontar el mito de que hacen falta unas capacidades extraordinarias”.

Recomienda a las chicas que se atrevan a hacer lo que les guste, con pasión, esfuerzo y tenacidad, “que es lo que marca la diferencia”; y que no tengan miedo a equivocarse y a despejar sus dudas, pues así podrán continuar con más seguridad. También les aconseja tener curiosidad e investigar sobre los personajes que les inspiren, y osar a entrar en las formaciones, empresas y proyectos que les llamen la atención. “Con el aumento de las vocaciones tecnológicas femeninas que se está produciendo, el porcentaje de mujeres en los entornos tecnológicos-científicos aumentará de forma natural. Hoy en día se reconoce el éxito de los equipos diversos y a las mujeres no les van a faltar oportunidades, sobre todo en las industrias en las que aún existe un desequilibrio”, concluye.

El accésit, también de una egresada ETSIAE

Además del Premio Embajada de Francia en España-UPM, se otorgó un accésit que en la edición de 2017 ha sido para otra egresada de la ETSI Aeronáutica y del Espacio que también obtuvo el doble diploma con ISAE-SUPAERO. María Covadonga Albareda es la autora del TFM: “Proyectos institucionales en ATR (Avions de Transport Régional)”, centrado en la realización de actividades de gestión de proyectos de investigación y tecnología y el desarrollo de útiles de gestión específicos de este tipo de proyectos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here