Con la colaboración de
Banco de Santander
manuel lencero aguacate bolulla valley agricultura regenerativa sostenibilidad ecología

Manuel Lencero (Bolulla Valley): "Si se mueren los pueblos, se muere el país"

El emprendedor buscar frenar la despoblación de la comarca alicantina de la Marina Baja gracias a la producción de aguacates de alta calidad bajo estándares sostenibles. “Dejaré de emprender cuando deje de soñar”

Poco después de llegar a Bolulla (Alicante), Manuel Lencero ya era uno más en el pueblo. “Cuando me voy unos días a Madrid, dicen que me echan de menos, que tenga cuidado… esas cosas”. Cestas de naranjas, higos o mandarinas le esperan en la puerta de casa muchas mañanas. “Aquí la gente te cuida y en mi barrio no sabía quién vivía en la puerta de al lado”.

El emprendedor en serie aterrizó en la localidad de 140 habitantes ubicada en la comarca de la Marina Baja en plena pandemia. “Mi idea era pasar aquí una breve temporada gracias al teletrabajo, pero me han conquistado con su cariño. La ciudad está cada vez más deshumanizada”, explica a Innovaspain.

Pasados los meses, la inquietud innata de Lencero le hizo llevar lejos su agradecimiento por lo recibido hasta el momento de parte de sus nuevos vecinos. “Empecé a darle vueltas a la manera de frenar en esta zona el drama de la España vaciada. Hemos olvidado que los pueblos están llenos de cultura y biodiversidad. Si no hacemos algo, están condenados al fracaso. Desaparecerán”.

El principio

Fue un agricultor de Bolulla, su actual socio, quien le dio la pista definitiva. “Él quería hacer algo nuevo. El cítrico no se paga como debería y los cultivos están siendo abandonados. Suena terrible, pero es así: convivo con la última generación de agricultores del pueblo. La propuesta era cultivar y comercializar aguacates de alta calidad, el nuevo oro verde. La comarca es la candidata perfecta por el clima subtropical, los acuíferos naturales…”. Lencero -con una dilatada experiencia previa acelerando proyectos de impacto social en UnLimited Spain- desarrolló el plan de negocio y se ocupó del diseño de una marca reconocible y sólida en valores a la que bautizaron como Bolulla Valley.

“Si queremos atraer y retener talento la única opción pasa por generar actividad económica”, asegura. “Por encima de todo, perseguimos que el pueblo recupere el pulso perdido. La escuela está casi vacía, solo tenemos un bar (que hace las veces de restaurante) y una tienda de ultramarinos, regentada por Lolita, de 90 años. Quiero que el pueblo sonría, y lo vamos a conseguir. Si se mueren los pueblos, se muere el país”.

Manuel Lencero busca consolidar un modelo de negocio con un modus operandi y una filosofía exportables a otras zonas de España donde el drama de la despoblación rural es aún más acusado. De momento, cuatro trabajadores de Bolulla Valley han llegado y se han asentado en la localidad.

Los mejores aguacates

La empresa persigue que su empuje cristalice en una Denominación de Origen de aguacate de La Marina con un órgano rector que vigile la calidad y las prácticas agrícolas. “Apostamos por la agricultura regenerativa en la que todo esté controlado bajo el prisma de la sostenibilidad: el consumo de agua, los nutrientes en tierra (cero químicos), las ventajas del pastoreo para devolverle la riqueza a un suelo empobrecido…”

Lencero afirma que el resultado es único. “El aguacate que cultivamos es mucho más rico que cualquiera que haya probado la mayoría de la gente”. El emprendedor hace una descripción que abre el apetito. “Es una ‘bola’ de crema libre de las incómodas fibras. Aquí los abrimos, añadimos un poco de limón y sal y nos los comemos con cuchara. Por desgracia nos acostumbramos a un aguacate que pasa un mes en un barco, que llega ultramaduro o insípido; demasiado grande o extraordinariamente pequeño. El de La Marina es espectacular. Empieza a estar muy cotizado en Europa. Creemos que el negocio va a prosperar porque la demanda existe”.

Buenas perspectivas

Entre 2023 y 2024, Lencero prevé que los cultivos de Bolulla Valley ascenderán hasta las 33 hectáreas y la producción será de un millón de kilos de aguacate. Para ello se extenderán a otras localidades del valle como Altea o Polop. “La idea es ampliar el negocio. Hemos mantenido las primeras reuniones con la administración para que nos apoye y divulgue el proyecto”.  

En paralelo, el aguacate ya les ha demostrado que es capaz de abrir otras muchas puertas. “Estamos estudiando la posibilidad de generar nuestro propio aceite de aguacate para uso cosmético y culinario. Las vides se olvidaron, pero aquí se elaboraba un vino fantástico, ¿por qué no retomarlo? Los olivos no se tocan más allá del autoconsumo, pero no descartamos producir un aceite muy sofisticado. Una marca de cerveza nos ha contactado y nos propone hacer una cerveza a la que el aguacate podría aportar una textura especial. Se han realizado pruebas en California y ya es todo un éxito”.  

Bolulla Valley es uno de los 10 proyectos finalistas de los Premios +50 Emprende, la iniciativa de emprendimiento para talento senior impulsada por Generación SAVIA, el proyecto de la Fundación Endesa, en colaboración con la Fundación Más Humano, y la productora 02:59 Films.

“El emprendimiento es una actitud de vida que no tiene nada que ver con la edad”, argumenta Manuel Lencero. “Mi primer negocio lo puse en macha con 20 años y nunca he trabajado por cuenta ajena. Veo gente de 30 que ya está “muerta” profesionalmente y otros con 50 no paran de lanzar proyectos. Supongo que dejaré de emprender cuando deje de soñar. Es un tema de “coco”; de mantener viva la curiosidad y las ganas de aportar”.

1 comentario en «Manuel Lencero (Bolulla Valley): "Si se mueren los pueblos, se muere el país"»

Deja un comentario

Recomendadas