La cultura de la innovación aprueba en la empresa española

Miguel Udaondo
Miguel Udaondo, presidente de la AEC, ayer durante su intervención

El Índice de Cultura de las Innovación (ICI) 2015 en la empresa española supera holgadamente el aprobado al alcanzar los 3,22 puntos sobre 5 y mejora el último baremo, aunque sigue manteniendo una clara ventaja lo emocional (3,28) sobre lo racional (3,16) y eso significa que, probablemente, nos juzguemos mejor de lo que somos en aquellas cuestiones que son más personales como los Valores, que obtiene la puntuación más alta (3,46 puntos) frente a los 3,07 de los Procesos, que podría definirse como la más “objetiva”.

Aun así, el ICI presentado este año es muy significativo porque el estudio se ha hecho sobre los datos y respuestas dados por 163 empresas con un volumen total de 236.275 empleados, una cifra ya muy respetable y que desde luego señalan a este proyecto como único en el mundo. El estudio, realizado por la Asociación Española para la Calidad (AEC), está realizado con metodología desarrollada por Babson College y la consultora española Dícere.

En el acto de presentación, una intensa jornada plenaria de la Comunidad de Innovación de la AEC, también se dio a conocer el sector más relevante que ha resultado ser el educativo. De los 17 centros que han querido valorarse ha resultado un coeficiente de 3,45, que hay que valorar porque es precisamente en ellos donde puede asegurarse el cambio que necesita España.

En la jornada también pudieron conocerse los primeros reconocimientos a las empresas participantes por su tamaño y titularidad. Este reconocimiento, que también está basado en un análisis específico realizado con metodología de Babson College, fue para la andaluza Veiasa como empresa pública y para CLH entre las grandes empresas. Con un modelo reconocido por el MIT como el más eficiente del mundo en materia de distribución de productos petrolíferos, CLH está demostrando que la innovación puede ser, además, una vía de negocio por sí misma. Desde luego no es fácil lograr que la red de distribución británica, que depende de las Fuerzas Armadas, esté gestionada por la empresa española. Todo un hito.

AEC Cumbre 2016

En el capítulo de medianas empresas ha destacado Famosa, la empresa juguetera, que tiene en la innovación una de las vías de crecimiento y como pequeña empresa resultó galardonada NEM Solutions, una atrevida apuesta que con nueve años de antigüedad y 43 personas en plantilla compite con éxito contra las grandes consultoras del mundo en los sectores de las energías renovables y el ferroviario en materia de control de activos complejos, que es a lo que se dedican. “Somos, dijo su CEO Alberto Conde, como los médicos de las máquinas. Hemos creado un lenguaje para entendernos con ellas”.

Pero NEM Solutions es algo más. Es una filosofía de vida, buen ejemplo para representar la emoción y pasión que rodea el mundo de la innovación. Todos los últimos viernes de mes la plantilla lo dedica a hacer cosas fuera de su rutina diaria, un día al año reciben a las familias en la empresa y sus niños le ayudan a barrer la oficina. “La innovación es consecuencia del estado de ánimo”, dijo Alberto Conde. No fue la única “perla” que dejó a la audiencia. Más repetida fue “que más vale un segundo de acción que una hora de dicción”. Para él y toda su plantilla todos los días son la travesía de un desierto. Y lo superan con éxito, que es lo grande del caso.

Repsol también fue protagonista de la jornada. Además de ser el anfitrión, su director de Innovación Pablo Hernando explicó como la empresa ha ido superando barreras para lograr una dinámica innovadora a la que se sume la plantilla. Los primeros pasos han dado como resultado un total de 5.000 personas comprometidas (el 20% de la plantilla), el funcionamiento de 120 grupos de trabajo con un primer resultado de 110 iniciativas con un potencial de resultado operativo de casi 300 millones de euros.

AEC Cumbre 2016

Pero para Hernando el gran logro ha sido implicar al comité de dirección. Todos le han dedicado horas y modificar sus agendas era un reto que apunta en la buena dirección porque, y eso es una regla general, sin el liderazgo del proceso innovador no se hace empezando por arriba es imposible que los procesos innovadores fluyan, como también destacó el presidente de la AEC Miguel Udaondo en una intervención en la que recordó que la Comunidad de Innovación de la Asociación ya participan 182 personas representando a 146 empresas. De diversos sectores, tamaños y actividades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here