[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

KPMG y Sherpa.ai cierran un acuerdo que permitirá usar IA como variable de negocio

La startup vasca anuncia además que lanzará “muy pronto” la primera plataforma comercial en el campo de la inteligencia artificial
De izquierda a derecha: Luis Buzzi, socio responsable de KPMG Innovate; Juanjo Cano, presidente de KPMG en España y Xabi Uribe-Etxebarria, CEO y fundador de Sherpa.ai.
De izquierda a derecha: Luis Buzzi, socio responsable de KPMG Innovate; Juanjo Cano, presidente de KPMG en España y Xabi Uribe-Etxebarria, CEO y fundador de Sherpa.ai.

Sherpa.ai da un paso de gigante. Este miércoles anunció su acuerdo con la multinacional KPMG, el cual permite a la firma (una de las Big4) hacer uso del algoritmo de la startup vasca para ofrecer a sus clientes datos hasta ahora inalcanzables. La razón estaba en la normativa europea de privacidad. Era imposible, hasta ayer para la multinacional, obtener datos con Inteligencia Artificial sin violar la privacidad.

Ese escollo lo ha conseguido solucionar Sherpa.ai, que ya ofrece dicho algoritmo con respeto a la regulación europea actual (y a la futura). De lo que ya es una realidad y lo que está por llegar hablaron en una rueda de prensa virtual Xabi Uribe-Etxebarria, CEO y fundador de Sherpa.ai, y Luis Buzzi, socio responsable de KPMG Innovate.

“Esta alianza nos permite escalar”, reconoce Uribe-Etxebarria. Para Buzzi, esta colaboración permitirá por fin “utilizar la IA como variable en el desarrollo de los negocios”. En especial, reconoció el portavoz de KPMG, le llamó la atención que Sherpa.ai no solo construye algoritmos, sino que los “entrena y lo hace respetando la normativa de protección de datos”.

Con una inmensa cartera de clientes, a su vez la startup podrá dar el paso definitivo hacia su metamorfosis como negocio. Lo reconoce su fundador: “nos queda pasar de ser una promesa algorítmica a ser un negocio escalable y exponencial”. Y de la mano de la firma, podrán acceder a nuevos clientes que por su condición de startup “se fían más de KPMG para cerrar un acuerdo”.

Una de las cuatro empresas más importantes a nivel mundial también necesita de alianzas. “Hace años descubrimos que no todo lo que es innovador lo podemos desarrollar desde dentro, y que tenemos que hacerlo de la mano de compañías focalizadas a soluciones disruptivas. Es entonces cuando descubrimos Sherpa.ai”, explicó Buzzi.

“Queremos ser la primera plataforma comercial de IA”

El acuerdo conlleva también el impulso a la distribución de la que quiere ser la primera plataforma comercial de IA ‘privacy-preserving’. Esta, premiada el pasada junio en Londres por Cogx como mejor contribución para la regulación de la privacidad, saldrá “muy pronto”, avisó Uribe-Etxebarria.

A diferencia de los algoritmos que ya circulan de manera open source desarrollados por gigantes como Google, el de Sherpa.ai tiene un objetivo claro: mejorar los resultados de negocio de las empresas.

Esta innovadora plataforma permite entrenar modelos de IA tanto con bases de datos externas como con datos propios de la empresa. Incluyendo aquellos internos que son públicos pero también los que no pueden utilizarse por motivos de privacidad. El resultado es una mejora notable en la exactitud de las predicciones y a su vez en los KPI (Key Performance Indicators o indicadores clave) de la empresa, como el aumento de ventas o la reducción de costes.

Buzzi analizó cómo desde KPMG Innovate, con un área interna con más de cien Data Scientists, les era imposible saber cómo entrenar a los algoritmos y además cumplir la normativa vigente en Europa en cuanto a privacidad.

Aunque no es solo la multinacional la que está interesada en la IA de Sherpa.ai. “A partir de hoy empezaréis a escuchar acuerdos cerrados con compañías del IBEX, y sobre todo banca, salud y seguros”, anticipó su CEO.

El presidente de KPMG en España, Juanjo Cano, calificó a Sherpa.ai como “un gran complemento para nuestro equipo de Lighthouse”. Este ya desarrolla proyectos avanzados de data & analitics e inteligencia artificial en grandes clientes. “Gracias a esta alianza conseguiremos dar un paso más y construir soluciones de inteligencia de negocio que requieran plataformas federadas y faciliten modelos de colaboración win-win entre distintos clientes”.

Cómo funciona el algoritmo de Sherpa.ai

Esa es la gran cuestión. Y por eso, Uribe-Etxebarria ilustró con algún ejemplo durante la rueda de prensa. En el sector salud, arrancó, “no es posible hoy realizar diagnósticos y prevención de enfermedades sin entrar en cuestiones de privacidad debido a los datos”.

Por eso el algoritmo de la startup vasca salvaguarda esos datos y, a su vez, puede realizar predicciones precisas “de alrededor del 90%” para diagnosticar, por ejemplo, cáncer de pulmón. A través de un agregador central se coloca “un pedacito” de software o código en los datos centrales. Así, si accede a cien imágenes de un hospital, podrá predecir que si hay una mancha amarilla en alguna, será cáncer de pulmón. E, insiste el fundador de Sherpa.ai: “sin utilizar información sensible de los pacientes”.

Pues bien, este modelo es extrapolable “a cualquier sector donde queramos hacer que la IA trabaje”. Desde banca, a seguros, al sector del retail, son algunos de los que mencionó.

Algo que Buzzi extrapoló al punto de vista del acuerdo de KPMG y Sherpa.ai. De los tres preceptos fundamentales de la IA, el que da más valor son los datos. “De dónde sacar esos datos para que los algoritmos puedan entrenarse y que puedan basar su trabajo en base a estos conocimientos”. Es donde Sherpa, en palabras del socio responsable de Innovate, “ha abierto la puerta a un mundo totalmente nuevo, donde podemos utilizar datos de nuestros clientes u otros clientes en entornos colaborativos”.

Una vez entrenado, este algoritmo permitirá obtener beneficios para los clientes de la multinacional. Es decir, garantizar una IA que funciona de forma “privada y permanente en el tiempo”.

Con el acuerdo alcanzado, la Big4 podrá ofrecer un marco a sus clientes en el que la IA cubra las necesidades específicas de cada uno; que tenga las variables concretas para el desarrollo del modelo de negocio y que genere datos que aporten valor al cliente.

“Eso no lo podía hacer KPMG y me atrevo a decir que casi ninguna compañía en el mundo… sin saltarse la normativa”, concluyó Buzzi.

Recomendadas