El automóvil y las nuevas tendencias

Ernst Young automoviles

Un reciente informe de Ernst & Young (EY) llama la atención sobre el efecto de la disrupción en el sector del automóvil y, especialmente en este caso, en la parte de ventas. Coincide con el término del mes de agosto de más éxito en la venta de vehículos, en parte provocado por cuestiones fiscales relacionadas, precisamente, con  nuevas tendencias, en ese caso sociales.

Todos conocemos lo que representa para la industria española y nuestra economía en general el sector del automóvil. Segundos productores de Europa; séptimos u octavos del mundo, según las fuentes que consultes, con más de 2,7 millones de vehículos fabricados; primer sector exportador español; más de 1,2 millones de vehículos matriculados en 2017; 10 % del empleo nacional y 10% del PIB, según los datos de ANFAC para 2017. Por resumir: es vital.

En este marco, deducir que tiene una importancia grande en la innovación en España es una cosa de lo más lógico, aunque también hay que reconocer que el hecho de que los fabricantes sean de otros países reduce el impacto del sector en este capítulo tan importante para el futuro. A pesar de esta circunstancia, su impacto en la innovación nacional es grande, sobre todo por lo que se hace en la industria auxiliar, que es mucho. Hay que tener en cuenta que empresas españolas de la industria auxiliar son multinacionales poderosas y empresas de prestigio en todo el mundo. Hay numerosas referencias en Innovaspain sobre el tema.

El informe al que hago referencia no habla de la producción, sino de las tendencias sociales y de las ventas, como ya he comentado. Para empezar, el sistema de movilidad ha empezado a cambiar. Incluso el papel de la propiedad y, en consecuencia, del uso. Son ya muchos, sobre todo entre la gente joven, que no hablan de comprarse coche: hablan de operaciones tipo renting, de alquiler incluso por horas, de carsharing, y rehúyen la compra.

[Le puede interesar: La transformación digital llega al sector del automóvil]

Y si hablan de ella, utilizan internet y no tanto concesionarios, que es la forma habitual utilizada por la gente que superamos los cincuenta para comprar un coche. De la muestra que ha servido de base para hacer el informe se deduce que el 27% todavía vemos como el concesionario y la persona que nos atiende tiene mucho que decir en nuestra decisión. Me incluyo aunque no haya participado en el informe porque me hubiera alineado con esta respuesta.

Sin embargo, solo el 9% de los encuestados con edades comprendidas entre los 30 y 49 años señalan al concesionario como figura importante en el año 2025, mientras los que pasamos de esa edad opinamos mayoritariamente (66%) que seguirán siendo importantes. El tema es importante porque se supone que los compradores potenciales de coches  comprendidos en el primer tramo de edad señalado, serán muchos más que los del segundo.

Pero, a pesar de que consideremos que el concesionario es muy importante el informe dice que ya el 80% busca en internet sobre el producto, capítulo en el que también me encuentro y a eso le dedicamos, aproximadamente, unas diez horas, un tiempo nada despreciable.

El informe valora estos cambios y se detiene en el perfil de los vendedores: cuanto más formado para manejar las herramientas digitales, mejor. Le valoramos más y están más cerca de vender un automóvil. El ya sabido tema de la formación nos toca a todos. O nos manejamos en estas artes digitales o estamos fuera de muchos puestos de trabajo. Son aspectos que no había considerado con atención a la hora de pensar en la innovación del sector, más centrado en la producción, el diseño y su aportación a nuevas fórmulas, etc. La experiencia de cliente de la que hablamos es para tener en cuenta en este sector y que tomen nota el resto de empresarios, sobre todo los pequeños.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here