Ibermática se encarga de la seguridad electrónica de los gasoductos de la selva amazónica de Perú

El proyecto energético de transporte de hidrocarburos más importante del país

Los profesionales de Ibermática reciben formación en conducción de vehículos todoterreno en condiciones extremas
Los profesionales de Ibermática reciben formación en conducción de vehículos todoterreno en condiciones extremas

Ibermática se encargará del mantenimiento preventivo y correctivo de los sistemas de seguridad electrónica del Proyecto Camisea, la iniciativa energética de transporte de hidrocarburos más importante de Perú.

El ducto gestionado por la empresa TGP está formado por dos canalizaciones: una de gas natural seco (metano y etano) y otra de líquidos de gas natural. Con el gas natural transportado se genera cerca del 50 por ciento de la energía eléctrica de Perú, mientras que los líquidos de gas natural canalizados son la fuente de hasta el 80 por ciento de los Gases Licuados del Petróleo (GLP) que se utilizan en el país andino.

Ibermática se encargará del mantenimiento de los más de 300 sistemas de seguridad (cámaras de vídeovigilancia, sistemas de almacenamiento y monitorización de vídeo) y controles de acceso que están instalados en las 27 bases de operaciones que TGP tiene instaladas a lo largo de los 750 kilómetros de recorrido del ducto. Los hidrocarburos se transportan desde la selva de Cusco hasta la costa de Ica.

La firma española también se encarga del mantenimiento preventivo y correctivo de los sistemas de seguridad electrónica que TGP tiene instalados en sus cuatro bases administrativas, ubicadas en Lima y Ayacucho.

GARANTÍAS

“Nuestro compromiso de servicio es garantizar el correcto funcionamiento de todos los sistemas de seguridad patrimonial que TGP tiene instalados en sus bases operativas y administrativas”, afirma Antonio Carbajal, líder del equipo de campo de Ibermática que se encarga del proyecto.

“Y, dada la criticidad del sistema para el suministro energético del país, hemos de hacerlo garantizando estrictos marcadores de rendimiento como, entre otros, realizar el cien por cien de las actividades programadas y garantizar el, como mínimo, 98 por ciento de operatividad de los sistemas”, añade.

CONDICIONES EXTREMAS

Para dar este servicio, los profesionales de Ibermática cubren al año aproximadamente 10.000 kilómetros de selva amazónica, incluida la base de Malvinas, punto donde se inicia el recorrido del ducto y al que sólo es posible el acceso con helicóptero. Asimismo, se cubren más de 25.000 kilómetros anuales en zonas de cordillera y costa para dar cobertura a todas las bases.

Por este motivo, los técnicos del proyecto han de recibir formación complementaria altamente especializada en conducción de vehículos todoterreno en condiciones extremas, ya que la mayoría de los recorridos a cubrir transcurren por la cordillera de Los Andes y la Amazonia peruana, ambas consideradas de alto riesgo: carreteras incrustadas en las paredes de la montaña con caída al abismo por uno de sus márgenes, vías de doble sentido extremadamente estrechas y sin asfaltar que obligan a realizar continuas maniobras peligrosas, zonas selváticas, etc.

Otro factor de riesgo es que han de cubrirse extensas zonas que se encuentran por encima de los 4.500 metros sobre el nivel del mar, con la consiguiente disminución de la presión atmosférica, desencadenante habitual del denominado ‘mal de altura’ (debilidad, dolor de cabeza y náuseas). A esto hay que sumarle el hecho de que, al cubrir zonas de tan vasta extensión en tres regiones diferentes, los técnicos han de enfrentarse continuamente a grandes cambios climáticos, pasando en poco tiempo del calor al frío extremos.

Además, el recorrido pasa por zonas declaradas de ‘emergencia’ por el estado peruano debido a la presencia de grupos terroristas. Incluso son áreas en las que existe un alto riesgo de explosión, lo que obliga a contar con conocimientos en procedimientos especiales de trabajo además de equipamiento de medición de mezclas explosivas y equipos de protección especial.

Por otra parte, los trabajadores deben seguir un exhaustivo plan de vacunación, que incluye protección contra Tétanos, Hepatitis A y B, Fiebre amarilla, Fiebre tifoidea, Rabia y Gripe para el equipo que trabaja en las zonas de selva y de alta montaña, y Tétanos, Hepatitis A, Fiebre tifoidea, Rabia y Gripe para los profesionales de Ibermática que cubren las rutas ubicadas en zona de costa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here