Prosegur startups
Un joven emprendedor junto a uno de sus drones de seguridad. (Imagen: Prosegur)

En las próximas semanas, millones de ciudadanos irán finalizando sus periodos de cuarentena y regresarán gradualmente a sus trabajos. La vuelta a lo que el Gobierno ha definido como 'nueva normalidad' deberá hacerse bajo estrictas medidas de seguridad para evitar la aparición de nuevos focos de infección. En este sentido, tanto para los gobiernos como para las empresas, la generación de espacios seguros libres de COVID-19, se ha convertido en una prioridad. Por ello, Prosegur ha lanzado un reto a las startups (sin importar su lugar de procedencia) para encontrar estas soluciones de seguridad.

"La situación actual es tan novedosa y singular que es difícil extraer conclusiones", reconoce Carolina García, responsable del programa Open Innovation de Prosegur. Sin embargo, como matiza, "es muy probable que muchas startups tengan que enfrentarse a situaciones muy complicadas si no son capaces de acceder a financiación en este contexto. En el otro lado de la balanza, García valora que "ya estamos viendo cómo algunas startups están reaccionando de manera muy ágil y empezando a ofrecer soluciones y propuestas novedosas. Para aquellas que muestren una alta capacidad de adaptación, esta situación puede convertirse en una oportunidad porque, sin duda, la colaboración entre grandes empresas y startups es ahora imprescindible".

[Pincha aquí para consultar nuestro Especial COVID-19]

El actual reto de Prosegur está enfocado en tres ámbitos prioritarios. El primero es el control de flujos de personas en los centros de trabajo. Esto abarca aspectos como nuevos límites de capacidad, detección de elementos de protección personal (mascarillas, guantes, etc.), control de cola (número, espacio entre usuarios, marco de tiempo, etc.) o detección de puntos calientes.

En segundo lugar, el control de accesos y los sistemas de validación de identidad que permitan realizar el control de acceso de forma automática y sin contacto para trabajadores y visitantes –todo con las máximas garantías de seguridad y evitando cualquier tipo de fraude–.

El último se centra en los sistemas de seguimiento de la salud mediante plataformas Command & Control. Para ello, se plantea la incorporación de plataformas de comunicación que proporcionen herramientas de autoevaluación y comunicación con médicos y servicios de emergencias, si fuera necesario. También el despliegue de dispositivos de seguimiento de la salud que permitan la monitorización remota de constantes vitales.

Carolina García, responsable del programa Open Innovation de Prosegur. (Imagen: Prosegur)

Más allá del coronavirus

Esta iniciativa se enmarca en el programa de innovación abierta Come In lanzado por Prosegur a principios de año. Además del reto referente al COVID-19, el programa plantea otros cinco desafíos en los que colaborar con las startups: en ciberseguridad (cómo reforzar la seguridad y la confianza en la red de IoT y sus dispositivos), en seguridad (cómo garantizar la seguridad en espacios o eventos concurridos con métodos no invasivos), en cash (cómo mejorar la eficiencia de la gestión del dinero en efectivo), en alarmas (cómo simplificar la compra y gestión de productos o servicios sin interacción) y en el ámbito corporativo (cómo proteger los datos y fuentes de información personal del ciudadano tanto en el ámbito público como privado).

"La iniciativa Come In se suma a todo el trabajo que venimos haciendo en los últimos años para transformar nuestras actividades a través de la innovación y la incorporación de la tecnología a los servicios. Era una apuesta de futuro que, sin embargo, hoy tiene muchísimo más valor", sostiene García. Por otro lado, la responsable destaca la importancia que a día de hoy sigue teniendo el fondo de Corporate Venture Prosegur Tech Ventures, "con el que realizamos inversiones en startups que puedan tener un impacto disruptivo en el negocio de la seguridad".

La convocatoria, que se ha lanzado a nivel nacional e internacional, estará abierta hasta hoy 4 de mayo. El proceso de selección y evaluación elegirá a 45 startups iniciales y contará con dos comités de selección. Posteriormente, los 15 proyectos finalistas presentarán sus propuestas piloto. Finalizado este proceso, los cinco ganadores firmarán un contrato de cuatro meses para trabajar en la mejora de su producto, en colaboración con las unidades de negocio de Prosegur y sus clientes. Los proyectos seleccionados tendrán la oportunidad de poner a prueba su potencial e incluso comercializarse a escala mundial.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here