[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Los empleos del futuro: el fin de la abundancia del talento

El primero Foro de Indesia ha contado con cuatro expertos del mundo laboral para explicar qué necesitan las nuevas empresas en IA
ia talento
María José Sobrinos, directora de Recursos Humanos de Accenture. (Imagen: Indesia)

Es obvio que hay una carencia de perfiles en el mundo de la inteligencia artificial, big data o ciberseguridad. Partiendo de esta base, el primer foro de Indesiala asociación para la IA del sector industrial en España– ha organizado un debate donde se ha hablado de itinerarios informativos, que en tres años las empresas del sector van a demandar unos 90.000 perfiles en el mundo del dato o que las empresas necesitan recapacitar sobre dotar de nuevas capacidades a sus empleados para adaptarse a la nueva era de la economía digital.

Asunción Gómez-Pérez, vicerrectora de Investigación, Innovación y Doctorado de la Universidad Politécnica de Madrid, ha explicado que en su centro hay tres tipos de formaciones: el grado, el máster –el grado más el máster es lo que hacen ingenieros– y los doctores. “Evidentemente, desde los primeros planes de estudios la IA ha estado presente. En grado se explica lo básico, en máster todo aquello a la aplicación directa en industria y en doctorado se explica avances punteros”.

Pero también están los usuarios, que tienen nuevas titulaciones para ver cómo se puede aplicar a otras titulaciones: salud, biología computacional, fintech. Todo estos másteres tienen créditos orientados hacia la innovación tecnológica y la transferencia al mercado. En titulaciones de 120 grados salen con 20 de innovación. “La Politécnica está haciendo un esfuerzo constante y permanente de introducir IA en nuevas titulaciones y en otras ingenierías para que salgan con esta formación”, asegura. Pero ¿es suficiente?

“Las empresas saben lo que quieren”

Para Javier Rodriguez Zapatero, presidente de ISDI, no lo es: “Soy hijo de catedrático, marido de titular y creo que la universidad, excepto en que los alumnos van a estar colocados, está fatal y lo digo así de claro. De eso me beneficio yo, porque estoy en un mundo en el que todo nuestro entorno está cambiando. Y yo tengo que cambiar mis programas formativos en un 40% o 50% de contenido cada año. Imaginad oficializar la formación todos los años: sería imposible”.

Según él, España necesita elevar su nivel de industrialización y tiene que jugar un papel más relevante. Indesia “es un buen comienzo. Tengo la sensación de haber vivido siempre en un entorno cambiante: he trabajado en Google, Yahoo, inmigrante digital, nací estresado. Siempre tenemos la sensación de estar construyendo un avión mientras estamos volando. Por lo tanto, tenemos cierta ventaja con el sistema universitario tradicional”. 

Además, ha asegurado que las empresas españolas “saben lo que quieren”. “Hoy, solo en Madrid, solo en plataforma Linkedin, hay 300 trabajos disponibles relacionados con IA. En mis conversaciones con las compañías cada vez lo saben más y a mí me sirve para saber cuál será mi modelo formativo”.

El desarrollo del talento

Por su parte, Ángel Sáenz de Cenzano, Country Manager Spain & Portugal de LinkedIn, se ha apoyado en el reciente informe sobre tendencias de talento globales que han publicado. "En las ultimas se hablaban sobre el proceso de empatía entre empleador y trabajador, de utilización de datos para gestión de talentos, de convivencia intergeneracional de talento –problema latente que tenemos–…”, ha indicado.

Así, ahora se ha derivado hacia una necesidad de reinvención cultural de las empresas. “Suena fuerte y a veces genera un poco de rechazo, pero creo que no hay que tenerle miedo a los procesos y a los cambios y la cultura de una compañía es la forma en la que hace las cosas, no la visión o los valores, sino cómo se opera diariamente. Y eso ha cambiado”.

A nivel empleado, se está dando mucha importancia a la flexibilidad laboral y al bienestar personal. Según él, estamos moviéndonos de un mundo en el que las empresas insisten en invertir en talento y analítica de personas, apoyándose en tecnología para todos los procesos formativos, de talento. "Hay que desarrollar también el talento interno, una de las claves que nos va a permitir competir en un entorno donde los perfiles tecnológicos, especialmente cerca de la IA, son absolutamente escasos. En otros informes que vemos, y no varían mucho, entre la veintena de trabajos más demandados, el 80% son técnicos”. 

¿Con experiencia o sin experiencia?

Y de ese tanto por ciento que se pide, ¿debe tener experiencia o no? María José Sobrinos, directora de Recursos Humanos de Accenture, lo explica: “Somos una compañía de 15.000 personas en España y contratamos del orden de 3.000 al año. Son, más o menos, la mitad sin experiencia laboral y la otra mitad son con experiencia. Prácticamente todo el perfil está relacionado con la tecnología. Utilizo relacionado porque un gran porcentaje son expertos en nuevas tecnologías, pero el resto, que son expertos funcionales, tienen que tener un baño tecnológico, porque deben ser perfiles que nos ayuden a transformar a las compañías mediante la utilización de nuevas tecnologías y obtener un resultado y un impacto de negocio, que es para lo que estamos. Eso es lo que buscamos”. 

Lo que se encuentra ahora, para Sobrinos, es "el fin de la abundancia del talento. Nos hemos pasado mucho tiempo diciendo que hay que ser capaces de atraer y de retener. Tenemos que ser capaces de crearlo”. Los clientes no quieren que tengan un curso y vayan sin experiencia, quieren expertos reales. Por eso se habla tanto de reskilling, algo que hay que empezar ya, porque “mañana será tarde”. “Se trabaja mucho con internos, pero también hay que potenciar la FP dual, que practiquen, y es una inversión que todas las empresas tienen que hacer”.

Recomendadas