[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Culpass: la humanización de la cultura gracias a la economía colaborativa

Los hermanos Ignacio y Andreas Kleinman han creado una plataforma que conecta a creadores y espacios con el público para facilitar todo el proceso de creación y búsqueda de experiencias culturales únicas. Actualmente, desarrollan su proyecto en el programa Citizen Bootcamp de Deusto Business School
culpass
Andreas e Ignacio Kleinman, creadores de Culpass.

Los padres de Ignacio y Andreas Kleinman fueron emprendedores probablemente en una época en la que el concepto de emprendedor no estaba tan de moda como ahora. "Nuestro padre vino a España en los 80 y comenzó poco después una de las primeras empresas de instalación de paneles fotovoltaicos en España: Esak. Y nuestra madre ha sido artista independiente toda su vida y además ha trabajado junto con su tía en la industria del cine como localizadoras de espacios", explican a Innovaspain los fundadores de Culpass.

Desde pequeños siempre tuvieron el sueño de tener su propia empresa. "Hermanos Kleinman", confiesan entre risas. Culpass es el culmen de este sueño. Se trata de una plataforma que conecta a creadores y espacios con el público para facilitar todo el proceso de creación y búsqueda de experiencias culturales únicas. Los emprendedores consideran que la creación artística y sobre todo de experiencias culturales es un proceso complicado, no estandarizado y muy intermediarizado.

"La industria cultural en general está completamente obsoleta. Además, se ha visto como en los últimos años las relaciones humanas se han ido deteriorando y enfriando cada vez más, principalmente debido a la tecnología y las nuevas formas de comunicación, así como por la pandemia. El resultado es la deshumanización de la sociedad y falta de empatía entre las personas, agravado esto por la desconexión cultural existente".

Con Culpass los creadores pueden reservar espacios para alojar sus eventos, conectar con nuevos creadores para colaborar y llevar a cabo toda la promoción y venta de entradas, todo desde un mismo lugar. "Lo que realmente diferencia nos diferencia de todos nuestros competidores es la estandarización de toso el proceso de creación de eventos. Es decir, nosotros vamos más allá porque a través de Culpass cualquier creador puede conformar y organizar su evento en cinco sencillos pasos", explican.

Pese a que la acogida del proyecto está siendo buena, los hermanos Kleinman reconocen que "cualquier emprendedor se enfrenta a una serie de puntos en común: miedo a fracasar, falta de guías o mentorizajes, grandes costes, montaña rusa de emociones…". A lo que aspiran con Culpass es a "generar una plataforma que crezca de forma homogénea en sus tres vertientes, es decir, creadores que ofrezcan contenido, espacios que ofrezcan un sitio para alojar eventos, y por último, participantes que consuman el contenido único".

Actualmente la startup forma parte del programa Citizen Bootcamp de Deusto Business School y está destinando casi todos sus recursos a lanzar una versión más automatizada, donde los creadores puedan crear sus eventos de forma independiente a través de Culpass. "El programa de Citizen Bootcamp nos ha aportado hasta la fecha una red profesional de contactos, y sobre todo de mentores, lo cual es muy esencial para nosotros. Además, las sesiones semanales teóricas han ido cubriendo la gran mayoría de temas que un emprendedor necesita controlar en su emprendimiento, de una forma muy profesional y profunda", valoran.

Recomendadas