La investigación en bioadhesivos de Aimplas e Inescop se dirige a los sectores del calzado, la construcción y el transporte.

Se parte de una resina a la que se le van añadiendo diferentes aditivos y cargas hasta conseguir formular un nuevo adhesivo con un particularidad importante: procede de fuentes renovables. Esa es la base del proyecto Ecoglue I que, con una duración de un año, desarrolla el Instituto Tecnológico del Plástico Aimplas, en colaboración con el Centro Tecnológico del Calzado Inescop.

“Se está trabajando e investigando mucho en el campo de las resinas, pero no hay nada comercial en cuanto adhesivos de carácter bio”, explica Nora Lardiés, investigadora del Departamento de Composites de Aimplas, en declaraciones a Innovaspain.

Se seguirán dos estrategias. La primera consiste en la síntesis de resinas de base epoxi a partir de aceites naturales (en este caso, de soja) y será desarrollada desde Aimplas. Y la segunda, correspondiente al Inescop, será la adquisición de resinas comerciales con base poliuretano y epoxi procedentes de fuentes renovables. En los dos casos se formulará el correspondiente bioadhesivo mediante el añadido de diferentes aditivos, cargas, catalizadores, etc.

La aplicación directa de los resultados se enfoca a los sectores de la construcción y el transporte, que, según afirma Lardiés, “es donde más se emplean los adhesivos de epoxi”. Además, la participación del Inescop hace que la investigación también se dirija a la industria del calzado. El todos los casos, el fin último es minimizar el uso de recursos petrolíferos sin afectar las prestaciones de los adhesivos.

El proyecto, que  cuenta con financiación del IVACE, contará con la ayuda del grupo de investigación Functional Inorganic Materials Team (FuniMAT) pertenecientes al Instituto de Ciencia Molecular (ICMol) y el departamento de Ingeniería Mecánica y de Materiales de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), y con la participación de diez empresas valencianas interesadas en los nuevos desarrollos. 

Hay que destacar que el uso de adhesivos está cada vez más extendido en muchos sectores industriales, ya sea como producto final o formando parte de sus procesos. Sin embargo, las materias primas que se emplean en sus formulaciones proceden de recursos fósiles no renovables, un problema que intenta solucionar el proyecto Ecoglue I.

Nora Lardiés, investigadora del Departamento de Composites de Aimplas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here