Tratamiento del agua

El papel de la tecnología en el tratamiento del agua

Si nos ponemos a pensar, más de 3.600 millones de personas en todo el mundo ya poseen un smartphone, mientras que unos 2.200 millones aún no tienen acceso a agua potable en sus hogares.

Paradójico ¿verdad? No obstante, a pesar de esta paradoja, la tecnología de vanguardia y un recurso tan básico como el agua no están hoy tan alejados.

Es más, la primera está logrando aportar soluciones novedosas para que la segunda pueda ser más accesible en muchos lugares del mundo donde aún no es posible abrir un grifo y beber.

Actualmente existen numerosas propuestas tecnológicas para expandir el acceso al agua potable, pero a menudo son caras o demasiado complejas para un uso sencillo sobre el terreno.

No obstante, el desarrollo de la Humanidad siempre ha estado ligado a la capacidad de ingeniar y utilizar tecnologías vinculadas al agua.

Con la población mundial superando los siete mil millones y la demanda de agua en niveles sin precedentes, las nuevas tecnologías están ayudando a hacer un uso más inteligente de este bien esencial para la vida.

Pero, para que el agua sea apta para el consumo humano requiere de una serie de tratamientos de aguas que se establecen acordes a su calidad inicial.

La fuente de abastecimiento y las circunstancias en el sitio en particular son lo que definirán la calidad del agua de dicha fuente, las dificultades que tendrán que enfrentarse para hacerla potable y las complejidades de los tratamientos que se deberán aplicar para convertirla en inocua (una de las características principales que debe cumplir el agua para ser considerada apta para consumo humano).

Es posible que el agua contenga metales, materia orgánica disuelta o particulada, color, sabor y olor desagradables, bacterias, virus, parásitos y otros microorganismos, grandes cantidades de calcio y magnesio, hierro y manganeso, carbonatos, bicarbonatos, cloruros o sulfatos en exceso, sustancias orgánicas de toxicidad elevada, etc.

Por eso, existen tratamientos físicos, químicos, biológicos y combinaciones de ellos para la potabilización. Todos los tratamientos tienen limitaciones y tanto sus ventajas como sus limitaciones son los que definen sus campos de aplicación.

Tratamientos para hacer el agua potable

A continuación, aprovechamos para darte a conocer algunos de esos tratamientos que se realizan gracias a la introducción de las nuevas tecnologías:

1. Filtración convencional

Los procesos convencionales de filtración están precedidos por coagulación, floculación y sedimentación. Sin embargo, puede ser que el agua se someta a filtración directamente después de la coagulación y floculación y que los flóculos sean removidos directamente por los filtros. Es una combinación de procesos químicos y físicos.

Existen diversos sistemas de filtración, como, por ejemplo: filtros lentos de arena, filtros de tierras diatomáceas, filtros directos, filtros empacados, filtros de membrana y filtros de cartuchos.

2. Desinfección

Debido a que la presencia de microorganismos patógenos en el agua puede generar problemas agudos, se da mucho énfasis en la desinfección del agua, una vez que ésta es químicamente apta para el consumo humano.

La desinfección mata o inactiva organismos causantes de enfermedades.

Como sustancias viables para la desinfección existen el cloro (por medio de cloro gas, hipoclorito de sodio o hipoclorito de calcio), cloramina y ozono; también se usa la irradiación con luz ultravioleta de baja longitud de onda

3. Filtración por membranas

Una alternativa a la filtración convencional la ofrecen los filtros de membrana que consisten en materiales finos capaces de separar sustancias cuando una presión es aplicada a través de ellos.

La exigencia mundial de disponer de agua de mayor calidad ha favorecido el desarrollo de la tecnología de membranas, dado que estos procesos tienen una capacidad excelente de separación de sustancias disueltas y se han desarrollado productos que corresponden a ultra-, nano- y micro- filtración.

Como ves, las nuevas tecnologías no solo sirven para llevar el agua a los países pobres en agua, sino también a limpiarla y filtrar el agua para que sea potable.