susana carillo ayuntamiento de malaga innovacion
Susana Carillo. (Imagen: Ayuntamiento de Málaga).

Doctora Ingeniera Industrial por la UMA, Susana Carillo es concejala delegada de Innovación y Digitalización Urbana del Ayuntamiento de Málaga. La que fuera responsable del Smartcity Málaga pasó a formar parte de la corporación que encabeza Francisco de la Torre hace apenas un año. Compagina su cargo en materia de I+D con el de primera Teniente Alcalde de la ciudad. Ambos cargos la han situado en la primera línea de gestión de la emergencia trasversal derivada del COVID-19.

Hoy Málaga es una de las diez ciudades españolas incluidas en el ranking internacional ‘Innovation Cities’. En 2014, fue designada como una de las más innovadoras de la Unión Europea en el ‘European iCapital Innovation Award’. Y en 2020, Málaga ostenta la capitalidad europea de turismo inteligente, en un año sin igual para uno de los sectores más golpeados por la pandemia.

“Somos una ciudad inteligente y seguiremos invirtiendo en innovación”, asegura Carillo. “Haremos de Málaga una ciudad atractiva para que las empresas innovadoras se instalen aquí. Pretendemos que nos sigan considerando una referencia en Europa para la implantación de proyectos piloto ligados, por ejemplo, a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ver especial) con los que estamos especialmente comprometidos”.  

Con estos argumentos, Carillo confirma que la innovación es uno de los pilares de la planificación estratégica de Málaga. “Impregna las políticas del Ayuntamiento desde el inicio de la pasada década”. Y ahora, con la llegada de una nueva crisis, considera que se ha demostrado que es “imprescindible; tanto la ligada a la ciencia y la tecnología, como la innovación social”.

La emergencia y la innovación

La irrupción del nuevo coronavirus ha pillado a la capital de la Costa del Sol con el terreno de la I+D+i bien abonado. Málaga aloja infraestructuras de primera línea como el Parque Tecnológico de Andalucía y el Polo Nacional de Contenidos Digitales. “Contamos con una base sólida innovadora que nos posicionan en un buen lugar para seguir avanzando en esta línea”.

Aun así, la responsable pública alude a la complejidad que entraña ofrecer respuestas innovadoras a nuevos desafíos de los que hay pocos o ningún precedente “y que requieren de la creatividad para afrontarlos”. Con esta mentalidad encara Málaga la emergencia derivada del COVID-19.  

Algunas de las acciones más disruptivas puestas en marcha en las últimas semanas han servido para luchar contra la pandemia. Susana Carillo cree que ha sido de especial relevancia la llegada a Málaga de los OT-2Pipetting Robot. “Son estaciones robotizadas que permiten realizar pruebas PCR masivas en el marco del proyecto COVIDROBOTS”.  

Este y otros movimientos forman parte de un plan de largo recorrido y ambicioso -contempla cerca de 200 actuaciones- que concluirá al cierre de 2022. Carillo detalla que las líneas previstas se mantendrán estables, pese a los envites a los que nos someta el SARS-CoV-2.

“Tenemos el foco en las energías renovables, la movilidad sostenible y la transformación de la trama urbana a favor del peatón”, explica la concejala, que añade entre las prioridades marcadas la importancia de la innovación social y las actuaciones encaminadas a la transparencia y la eficiencia en la gestión municipal.

Carillo Malaga 2
Aerogeneradores. (Imagen: Málaga Smart / Ayuntamiento de Málaga).

La suma de inteligencias

Otro pilar que ha ganado enteros en los últimos tiempos ha sido el de la colaboración. La concejala de Innovación y Digitalización Urbana recuerda que fueron pioneros en establecer una relación fluida administración-empresa, articulada en torno al proyecto SmartCity Málaga. El consorcio de 11 empresas nació en 2010 y “se convirtió en la mayor iniciativa europea de ciudad ecoeficiente”, apunta Carillo.

Málaga ejerció como centro de pruebas de soluciones sostenibles; eficientes en lo energético. “El éxito residió en que la iniciativa pública y privada sumamos fuerzas”. En esa línea, hoy la ciudad, junto a Endesa, está inmersa en un proyecto basado en tecnología blockchain que estará operativo dentro de unos meses. “Permitirá a los servicios sociales municipales detectar en tiempo real a los consumidores en situación de vulnerabilidad. Podrán así gestionar ayudas antes de llegar al corte del suministro eléctrico”.

De mano de la compañía energética y de la empresa Alstom dieron forma al proyecto PALOMA para la carga rápida de autobuses eléctricos en la propia parada y sin necesidad de catenaria. De hecho, una de las intenciones del actual equipo de gobierno es que, en los próximos años, el 100 % de la flota municipal esté integrada por vehículos limpios (híbridos o eléctricos). Por otro lado, incentivos fiscales y una nutrida red de puntos de recarga son los alicientes que ofrecen a los usuarios particulares.

“Trabajamos con Telefónica para que a finales de este año podamos incorporar la iniciativa Escuela 42”, avanza Susana Carillo. Se trata de un proyecto educativo dirigido a jóvenes, con un innovador método de enseñanza encaminado a dotarles de competencias en programación, una de las habilidades de mayor utilidad en un entorno cambiante.

Veteranos en sostenibilidad

La ciudad ha pasado 25 años (1994—2019) transformando su trama urbana en una operación encaminada a que el peatón conquistara nuevos espacios. “La renovación del centro histórico nos ha dejado más de 11 hectáreas peatonales sumadas a las ya existentes”.

Carillo admite que uno de los proyectos más ambiciosos en los que trabaja el consistorio es el de la nueva articulación de la movilidad metropolitana. “En concreto, hablamos del soterramiento del tráfico en el eje litoral y de la creación de infraestructuras que fomenten la intermodalidad y el uso del transporte público”.  

El coronavirus les ha llevado a tomar medidas rápidas en esta dirección. “Hemos otorgado a bicicletas y Vehículos de Movilidad Personal (VMP) preferencia en casi 70 km de vías que no disponen de carril bici. Cerramos al tráfico los paseos marítimos durante los fines de semana a raíz de las sucesivas órdenes ministeriales para permitir paseos y práctica deportiva durante el confinamiento. Algunas de estas soluciones tienen vocación de continuidad en el tiempo”.

Carillo Malaga 3
Sistema de gestión energética del Edificio de Usos Múltiples. (Imagen: Málaga Smart / Ayuntamiento de Málaga).

Recuperación verde

Susana Carillo asegura que la economía verde, la sostenibilidad y la defensa del medioambiente son elementos indiscutibles en el camino a seguir. “Así lo refleja Alicia, nuestro Plan del Clima 2050. Después de dos años de trabajo, tenemos lista una primera versión que debe ser aprobada por el Pleno antes de convertirse en la guía para avanzar en una Málaga sostenible”.

Entre las medidas concretas llevadas a cabo, Carillo destaca la instalación en la ciudad de nuevas cubiertas fotovoltaicas “para realizar una gestión flexible de la energía y pagarla a un precio inferior al del mercado. Así cubrimos el máximo de nuestro consumo y cumplimos con el Pacto de Alcaldes”. Carillo añade que mantienen su apuesta por el LED y por las instalaciones de autoconsumo. “Bonificamos fiscalmente a aquellas viviendas que sin estar obligadas a instalar fotovoltaica lo hagan”.

Emprendedores y futuro

Cierran el círculo de fortalezas los emprendedores locales. “En las incubadoras municipales y en el Polo Nacional de Contenidos Digitales nos preocupamos y ocupamos de ellos”, detalla Susana Carillo. La concejala aporta algunas cifras. En casi tres años de andadura, el Polo ha prestado apoyo a más de 160 startups. En 2019, los proyectos iniciados en este espacio municipal crecieron en un 18,5 % respecto al año anterior y 101 continúan activos.

El Ayuntamiento de Málaga presta su apoyo a otro perfil de emprendedor, no necesariamente ligado a la innovación. “Lo hacemos a través del IMFE y de Promálaga. Autónomos y pymes de la ciudad reciben subvenciones, algunas de ellas a fondo perdido. Ofrecemos también formación y asesoramiento, además de promover iniciativas de captación de capital inversor”, explica Carillo.  

La responsable pública es optimista con lo que está por llegar. “Estoy convencida de que Málaga seguirá siendo un referente en materia de innovación y sostenibilidad. Avanzaremos gracias a un trabajo muy ligado a los ODS. En definitiva, creo que Málaga es una ciudad idónea para vivir, trabajar o invertir”, concluye Susana Carillo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here