conocimiento ciéntifico

Conocimiento científico al alcance de todos

[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Startquake: la empresa asturiana que une biología e IA para un seguimiento personalizado y de por vida de nuestra salud

Marcos Ladreda, CEO y cofundador: “La medicina preventiva puede evitar el colapso del sistema sanitario”
startquake marcos ladreda biologia biotecnologia envejecimiento saludable habitos alimenticios
Marcos Ladreda, CEO y cofundador de Startquake.

La probabilidad de contraer enfermedades crónicas degenerativas depende en más de un 50 % de nuestros hábitos. Pero no hay dos seres humanos iguales. Por ello, la startup asturiana Startquake ha desarrollado un sistema personalizado de medición de la velocidad del envejecimiento basado en el poder predictivo de la Inteligencia Artificial y alimentado por datos biológicos. El biólogo Marcos Ladreda, CEO y cofundador de la empresa, había emprendido previamente en el sector, una garantía adicional para que el proyecto haya arrancado con una base sólida.

La ardua tarea de dar con moléculas con las que definir nuevos marcadores de enfermedades, llevó a Marcos Ladreda, experto en desarrollos biotecnológicos, a triunfar en la Universidad de Cambridge. Allí fundó POCKiT Diagnostics, que resultó preseleccionada para los premios que otorga el Cambridge Judge Entrepreneurship Center. Se trata de un test diagnóstico de un tipo de ictus que podría llegar a implementarse en ambulancias.

Hacer equipo

En 2019, Ladreda mantuvo una conversación con Alessandro Scandurra, doctor en biología molecular. “Llegamos a la conclusión de que había una oportunidad en la capacidad de mejora de los sistemas de prevención de enfermedades. En concreto, optamos por una comprensión más rigurosa del envejecimiento mediante la monitorización de la salud y el seguimiento permanente de las personas”, detalla Ladreda. Así nace Startquake.

Completan el equipo Antonio Campoamor, estudiante de doctorado en inteligencia artificial y Diego Mendoza, encargado del apartado de gestión y finanzas. La empresa ultima la salida al mercado de su sistema de medición del envejecimiento. En una tira reactiva, el usuario deposita una muestra de orina que la compañía analiza con la periodicidad elegida. “Cuando estemos en el mercado, recomendamos que los análisis se hagan cada semana o cada mes, pero ofreceremos distintos paquetes por si el usuario prefiere alargar más los plazos”. El suministro de datos se completa con un reloj inteligente y la cámara de nuestro teléfono móvil.

De este modo, Startquake obtiene información valiosa diaria gracias a la integración en su sistema de muchas tipologías de datos que dan como resultado un análisis personalizado sobre el estado de salud del usuario. “Todos nuestros comportamientos tienen un efecto sobre la salud, positivo o negativo. Lo que queremos es entender cómo varían estas consecuencias en cada caso. Por poner un ejemplo vinculado a la alimentación: quizá comerme un cachopo o una fabada desencadena en mí unos efectos que en ti no tienen lugar. Queremos ir muy al detalle y maximizar la personalización”.

Vivir mejor

Gracias a la recopilación constante de datos, la empresa ayudará a los usuarios a tomar decisiones informadas en tiempo real basadas en su propia biologia. “La genética influye hasta cierto punto, y tenemos en nuestras manos mejorar nuestra salud incorporando o modificando hábitos”. Startquake ejercerá de guía para facilitar y pautar los cambios convenientes en actividad física, alimentación o calidad del sueño. “Nuestra idea es acompañar a las personas durante toda su vida. En un principio ofreceremos información de carácter más general del estado de salud y, poco a poco, incorporaremos pautas de prevención personalizadas respecto a enfermedades concretas”, afirma Marcos Ladreda.

El equipo de Startquake quiere que su iniciativa ayude no a vivir más –“eso ya lo ha logrado nuestra sanidad”-, sino a vivir mejor, sobre todo en las etapas más avanzadas de nuestra vida. Su apuesta por la prevención y por un envejecimiento saludable tiene una consecuencia clara sobre las personas, pero también sobre los sistemas sanitario. “En 2050, el 50 % de los recursos sanitarios serán consumidos por mayores de 55 años, que por entonces se habrán duplicado. No tenemos capacidad para soportar esa demanda”, asevera Ladreda. “La mejora de los sistemas de triaje en medicina preventiva los convertirá en una herramienta al alcance de los clínicos para una atención primaria más eficaz. El COVID-19 nos dio un aviso sobre nuestra capacidad de anticipación”.

Un 2023 prometedor

Para que la empresa sea una realidad, se han producido dos evoluciones paralelas. Por un lado, la de los test rápidos. “Conocemos los de embarazo y COVID, pero es un campo con mucho futuro. Ya se han utilizado en patologías como la fibrosis quística, la EPOC o el (ya mencionado) ictus”. De otra parte, la Inteligencia Artificial ha llegado a la biología para cambiar muchos paradigmas. “El factor fundamental es la mejora de la biotecnología. Ahora es posible ‘destripar’ una muestra con un nivel de detalle increíble. Hace no tanto buscábamos moléculas leyendo publicaciones científicas”.

Startquake ha llevado a cabo un amplio estudio en la zona de Oviedo entre la población con edad comprendida entre los 20 y los 90 años. Los resultados, que pronto serán publicados, les ayudarán a validar el test de moléculas. A través de la app de la compañía -LOVE ASTURIAS- todos los participantes recibirán en su móvil un informe detallado sobre la progresión de su estado de salud y observaciones sobre los factores que más han influido en su envejecimiento saludable. “Si todo marcha bien, nuestra idea es salir al mercado en 2023”, adelanta Marcos Ladreda.

La empresa resultó ganadora en la quinta edición de Venture on the Road Asturias,celebrada en Gijón. El evento fue organizado por CEEI Asturias junto a SeedRocket, BStartup de Banco Sabadell, y Wayra, el hub de innovación abierta de Telefónica, a los que se sumó como colaborador Google for Startups.

Recomendadas

Deja un comentario