¿Qué hace Renfe por la sostenibilidad?

Un reciente informe de la compañía confirma que el tren es uno de los transportes más ecológicos del momento

renfe sostenibilidad

Renfe ha presentado recientemente un estudio en el que informan con una serie de datos sobre todo el ahorro que supone la utilización de sus servicios. Así, según el organismo, este transporte supuso en 2017 un ahorro para la sociedad en términos de externalidades de 1.751 millones de euros “si se evalúa en términos económicos el impacto sobre el cambio climático, la contaminación y los accidentes viales que habría generado realizar ese transporte por medios alternativos”.

Todo ello teniendo en cuenta que, en el caso de que se hubieran utilizado otros transportes, se hubieran aumentado las emisiones de CO2 en casi dos millones de toneladas, además de un incremento en el consumo energético de más de 1,1 millón de toneladas equivalentes de petróleo –datos de Teps–. Por otro lado, si se habla puramente de ahorro, los servicios de Renfe han evitado unos costes evaluables en 858 millones de euros; de accidentes en 648 millones de euros; de congestión urbana, 193 millones (servicios de Cercanías); y al resto de componentes 52 millones de euros (“efectos urbanos, ruido, efectos sobre el paisaje y la naturaleza, ocupación y fragmentación del suelo y otros efectos inducidos”, especifican).

En el futuro, siempre respecto al ahorro por cambio climático, destacan que, a partir de 2019, la aportación de la empresa ferroviaria será muy superior a la actual ya que, a partir de enero de ese año,“toda” la energía eléctrica que mueva los trenes de Renfe “será renovable, y con certificados que garanticen su origen”. A partir del prózimo, la emisión de gases de efecto invernadero procedentes de la energía eléctrica consumida por Renfe será igual a cero, nula, y su aportación por ahorro de costes en este ámbito, como mínimo, se duplicará.

Según los cálculos –“muy conservadores”, subrayan”– cabe destacar que, por primera vez en la serie histórica de estos estudios, tanto en Madrid como en Barcelona, los ahorros derivados de la mínima emisión por parte de Renfe de emisiones locales nocivas han pasado a ocupar el segundo lugar del ranking de costes ahorrados por su origen, desplazando a los accidentes.

INICIATIVAS CONCRETAS POR LA SOSTENIBILIDAD

Renfe se encuentra dentro de EcoTransIT, la herramienta de información ambiental del transporte que compara el impacto de los distintos modos de transporte de mercancías en todo el mundo. Esta comprueba el consumo de energía, las gases efecto invernadero y los gases de combustión del transporte de mercancías por ferrocarril, camión, barco y avión. Asimismo, tiene en cuenta para realizar los cálculos varias cuestiones, como los servicios de transporte intermodal, las características de las mercancías y las especificaciones técnicas de los medios de locomoción.

Por otro lado, Renfe, Naturgy y Enagás se han unido para preparar la primera prueba piloto de tracción ferroviaria que se lleve a cabo mediante GNL (Gas Natural Licuado) en Europa. Esta colaboración, si llegase a buen puerto, haría que se verificase la viabilidad de una solución que lleva bastante tiempo en la mesa de las grandes compañías internacionales: viajar con múltiples ventajas económicas y sin tanta contaminación, ya que todavía se sigue utilizando el diésel.

Y, por último –entre otras–, más allá del negocio en sí también hay espacio para la sostenibilidad. Como las Vías Verdes, un programa de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles que ha adaptado trazados ferroviarios en desuso para actividades de cicloturismo y senderismo. Hay que tener en cuenta que, en España existían en 1993 más de 7.600 kilómetros de líneas que ya no tienen servicio de trenes, o que nunca llegaron a tenerlo por quedar inconclusas las obras de construcción. Este patrimonio, de gran valor histórico y cultural, está rescatándosw de su olvido y la desaparición total, dado que ofrece un gran potencial para desarrollar iniciativas de reutilización con fines ecoturísticos, acordes a las nuevas demandas sociales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here