Philip Morris IQOS 1
En la imagen, Enrique Jiménez, director general de Philip Morris en España y Portugal.

El mundo ya no es como antes. Cada vez es más difícil ver fumar a gente con la naturalidad de antaño; no digamos ya en un bar, en un restaurante o en el teatro. Desde los años 60, las instituciones sanitarias han ido avisando sobre los efectos nocivos del tabaquismo, algo que ya se hizo real en los noventa y a principios de siglo. Las empresas tabacaleras no han tenido más remedio que superponerse a los avisos de gobiernos o a los impuestos. Aun así, siguen siendo grandes multinacionales (países como India y Pakistán tienen, en parte, gran culpa sobre esto), aunque vivan bajo una lupa constante –Horizonte 2030 les ha excluido directamente de sus planes–.

Pero ser una gran multinacional no garantiza absolutamente nada. Por ello, ante el auge de otros dispositivos, Philip Morris ha decidido meterse de lleno en una transición tecnológica con la que pretenden, en 2025, llegar al 30% de ventas basadas en nuevos productos. Como el IQOS.

Philip Morris IQOS 2
Los nuevos productos de Philip Morris: el IQOS 3 y el IQOS 3 Multi.

“Esta nueva línea de IQOS que lanzamos en España no es un cigarrillo electrónico o un vapeador. Es un dispositivo innovador que elimina la combustión. Lo que calienta es tabaco. Esperamos que las sanidades vean esto como un complemento para fumadores, aunque no sea inocuo. Pasar a un producto que no tiene humo y que no tiene tantos elementos nocivos es un gran avance, aunque no está destinado a dejar de fumar. Al revés: tiene que ser visto en el contexto de usuarios que no van a dejar de fumar”, ha explicado el director general de Philip Morris para España y Portugal, Enrique Jiménez, en la presentación de esta nueva línea de productos. “Mi reto es acelerar el desarrollo de IQOS en España. Para ello es fundamental seguir innovando y acomodarnos a las exigencias del consumidor”. 

Según Jiménez, estos nuevos IQOS (el 3 – “una mejora sustancial”– y el 3 Multi –“10 usos, 576 combinaciones personalizables, mejora en el tiempo de carga”) tienen un “90% menos de elementos nocivos para el cuerpo”, algo que ocurre, sobre todo, al estar libre de humos. “Hemos invertido 15 años y 4.000 millones de euros en el desarrollo e investigación científica de productos innovadores que tengan el potencial de reducir el daño en comparación a seguir fumando. En definitiva, es una alternativa innovadora y menos peligrosa para los que no van a dejar de fumar”, subraya. Y ya son más de 175.000 dispositivos vendidos en nuestro país desde el 2016 –con la primera línea–. No ha sido fácil.

“Muchos de nosotros no teníamos ni idea de tecnología –ha asegurado Jiménez–. Hemos tenido que desaprender los métodos tradicionales para este cambio. Pasar de una multinacional al mundo de la innovación abierta. Hemos tenido que aprender cómo innovar con otras empresas. Sin duda, toda revolución en los métodos de trabajo”. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here