Perdiz
La coloración roja de las perdices predice su longevidad y capacidad reproductiva (Foto de Rafael Palomo)

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), ambas entidades dependientes del CSIC, han descubierto que la coloración roja de las perdices revela la calidad de las aves en función de su longevidad y número de descendientes.

Los resultados obtenidos confirman que los machos con el pico y anillos oculares más rojos en su primer año de vida viven luego más años y dejan más descendientes. Ambos factores son los indicadores de la calidad de un individuo más objetivos que existen.

La coloración roja de muchos animales, incluida la perdiz roja (Alectoris rufa), está producida por pigmentos llamados carotenoides, que se obtienen con la dieta. La teoría más aceptada sugiere que la evolución de estas coloraciones es consecuencia de la selección sexual: los animales más coloreados son escogidos preferentemente por sus parejas porque dicha coloración indica que son ejemplares de mayor calidad.

“Los carotenoides, además de colorear, tienen funciones antioxidantes, preservando la salud de los animales”, explica el investigador del MNCN y director del proyecto, Carlos Alonso-Álvarez. “Aparearse y criar con animales con colores intensos supondría un beneficio para la pareja, que obtendría más descendencia. Esto sería así porque el animal coloreado transmitiría genes que favorecen la salud de sus descendientes y porque, por encontrarse en mejor estado físico, colaborarían más en la crianza”.

Vidas monitorizadas

“Desde el punto de vista de la evolución, un animal de alta calidad debería ser capaz de vivir mucho tiempo dejando muchos descendientes”, añade Alejandro Cantarero primer autor del trabajo. El problema es que “estudiar esto con animales salvajes es muy complejo ya que no conocemos la historia completa de cada individuo”.

Para intentar resolver esto el equipo de investigadores estudió la relación entre la coloración roja de machos de perdiz roja mantenidos en cautividad, su longevidad y su capacidad de producir descendientes. “Hemos monitorizado la vida de ejemplares que han llegado a vivir hasta 7 años y, efectivamente, las aves más rojas eran más longevas y dejaban más descendientes, tal y como se había predicho”, apunta Alonso-Álvarez.

La coloración roja de las perdices depende inicialmente de carotenoides amarillos ingeridos con la comida que luego son transformados en rojos por el organismo. Esto ocurre mediante reacciones de oxidación que se producen dentro de las células del animal y recientemente se ha sugerido que los colores rojos indican la capacidad de cada individuo para realizar estas oxidaciones, acción que se asocia con el envejecimiento.

“El hecho de que los machos más rojos vivan más tiempo sugiere que estos mismos animales están más capacitados para realizar las oxidaciones y evitar, al mismo tiempo, el estrés oxidativo", comenta Cantarero.

Mucha testosterona

Además, a algunos machos se les manipuló el nivel y actividad de la testosterona, hormona sexual que también influye en la producción de coloraciones de muchas especies. La relación entre color rojo y calidad del animal desapareció con estos tratamientos, ya que su éxito reproductor o longevidad cambiaba al soportar niveles experimentales de hormona.

Por ello, en estos casos, la señal de calidad se volvía poco fiable. Por ejemplo, las aves con mucha testosterona podrían producir mucha coloración, pero luego vivir muy poco. “A pesar de ser un escenario artificial, el resultado sugiere que los animales deben evolucionar mecanismos que controlen en su justo punto la actividad de la testosterona para permitir que la coloración roja sea fiable como indicadora de calidad, y así evolucione como señal sexual”, concluye Cantarero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here