mujeres inversoras
De izquierda a derecha: Rosa Jiménez, Raquel Valero, Eva Mayner y Gabriela Mayans. Las cuatro han participado en el coloquio 'Dozen Talks: Mujeres que invierten en sectores de futuro'.

Mujeres inversoras, la cuenta pendiente del ecosistema emprendedor español

En un país en el que tan solo el 18 % de las mujeres lideran startups, este escenario adquiere mayor complejidad. ¿Cuestión de machismo social? Más bien de educación

En España solo hay tres mujeres en lo más alto de las empresas del Ibex. Ana Botín, presidenta del Banco Santander; María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter; y Beatriz Corredor, presidenta de Red Eléctrica. Si bien la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) constató en su último informe un avance en la presencia de mujeres en los consejos de administración –15 de las 35 empresas del índice bursátil superan el 30 % en los consejos, como recomienda dicha Comisión–, el mismo informe lo considera insuficiente y ha fijado sus objetivos de cara a 2022 en un 40 % de presencia femenina en lo más alto de las empresas. En el ecosistema emprendedor, la brecha de género sigue presente, lo que plantea otro debate: cómo lograr que haya más mujeres inversoras.

En un país en el que tan solo el 18 % de las mujeres toma la decisión de liderar una startup, según datos del 'Mapa del Emprendimiento 2020' elaborado por Spain Startup, este escenario adquiere mayor complejidad. ¿Cuestión de machismo social? Más bien de educación, como han coincidido las cuatro mujeres inversoras –cada una en su respectivo sector– presentes en el coloquio 'Dozen Talks: Mujeres que invierten en sectores de futuro'.

"Hay un factor histórico en España. No es que las mujeres no trabajasen hace décadas o estuviesen en casa, sino que no tenían la opción de crear sus propios proyectos y, por tanto, no invertían en ello", explica Eva Mayner, inversora y mentora con una amplia carrera en la gestión de equipos. Una de sus recetas para que haya más mujeres inversoras es mejorar la educación financiera en los colegios. "Nos serviría para despertar el gusanillo en los niños, y especialmente en la niñas, por hacer negocios".

Datos del último informe de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

Casi la mitad de las mujeres en España cree que es objeto de algún tipo de exclusión a la hora de adentrarse dentro del mundo de la inversión, ya sea por falta de propuestas o acceso a información, según una encuesta realizada por la plataforma de inversión en multiactivos eToro. El 82% de las entrevistadas cree que la falta de educación financiera es una barrera para mejorar su nivel de vida y la de su familia. De hecho, el 75 % admitió que no está preparada para invertir directamente en los mercados o tiene conocimientos muy limitados para ello.

Pese a que la CNMV quiera ser más ambiciosa de cara al año que viene en materia de igualdad laboral, Mayner no se conforma y asegura que "seguir así es una realidad que no nos podemos permitir". Aspirar a alcanzar el 50 % de mujeres en consejos de administración es, por tanto, "lo mínimo a lo que debemos aspirar". Más tajante se muestra Rosa Jiménez: "Cuando puedas tener una mujer jefa incompetente podremos hablar de igualdad". La periodista, con más de diez años de experiencia en el sector del Venture Capital y startups, señala que para que aumente el número de mujeres inversoras primero son las propias mujeres quienes deben perder el miedo a invertir. "[Las mujeres] No tenemos por qué justificar permanentemente lo que hacemos. Hay que arriesgar y pensar en grande", recomienda.

Según Raquel Valero, CEO de Playfilm, el empoderamiento se basa precisamente en esto. "El acceso a recursos está muy ligado a la capacidad de poder decidir. Durante décadas se ha educado a las mujeres para gestionar un presupuesto doméstico, no para invertir". Valero, que lleva siendo emprendedora desde los 20 años, recuerda que fue su familia, especialmente su padre, quien siempre le animó a alcanzar sus metas. "Mi padre es uno de los pocos hombres feministas que conozco. Siempre me inculcó el ser una mujer independiente". Por ello, desde que comenzó en el mundo laboral desde muy joven, su filosofía ya era capitanear su propio negocio. "Lideré durante diez años una empresa de gestión cultural y nos fue bastante bien. Tras la crisis de 2008, decidí pivotar al mundo del marketing online y la industria digital y fundé PlayFilm".

El dinero, un tabú a superar

A la falta de educación financiera en España, a Gabriela Mayans, inversora y emprendedora del sector Horeca y marketing, le preocupa también el "poco de diálogo financiero entre las familias", el cual considera la base de que haya pocos inversores, y especialmente inversoras, en España. "El dinero parece que es un tabú. Ha movido siempre el mundo pero es un tema del que no gusta hablar", reflexiona.

Invertir en startups es para Mayans una "cuestión de convicciones", no solo de apostar por mercados punteros. "El dinero invertido en un proyecto debe ser un dinero que no necesitemos porque hasta dentro de dos o tres años es probable que no se recojan los frutos", apunta. A su juicio, la clave del éxito pasa por diversificar en diferentes empresas. "Como el futuro es incierto, hay que diversificar. No podemos jugarnos todo a un único sector, por muy bien que vaya", recomienda.

Según el informe de eToro citado anteriormente, entre los sectores preferidos de las mujeres inversoras destacan la tecnología, videojuegos y transformación digital, seguido del estilo de vida (moda, ocio, lujo y viajes) y las farmacéuticas y medicina. Para Mayans, en este 2021 es posible que se vea un repunte en proyectos relacionados con el sector sanitario y la última milla, dos ámbitos que durante la pandemia han ganado terreno. Pero ante todo tiene clara una recomendación: "Si un negocio no lo entiendes, evítalo; por muy atractivo que parezca".

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal