El Museo Nacional de Ciencias Naturales vuelve a sus orígenes

Juan F. Calero

En ‘Arte y ciencia del siglo XXI’, 77 obras de artistas que trabajan en España dialogan con las investigaciones del CSIC. Hablamos con el investigador del David Vieites, uno de los comisarios de la exposición

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
mncn arte y ciencia david vieites csic

En 2021, el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) cumple 250 años. Como parte de la agenda prevista para conmemorar la efeméride, la institución ha puesto en marcha la exposición ‘Arte y Ciencia del Siglo XXI’, donde pintura y escultura contemporáneas se unen a la investigación llevada a cabo en el CSIC. “Desde una perspectiva actual, queremos volver a nuestros orígenes como Real Gabinete de Historia Natural, en el que no solo se representaba la naturaleza, sino también el arte”, explica Santiago Merino, director del MNCN-CSIC.

¿Qué tiene que ver una pintura hiperrealista de una yema de huevo con los alimentos funcionales que previenen enfermedades? ¿Y la representación onírica de un patio que se inunda con el calentamiento global? ¿O un cocodrilo construido con neumáticos reciclados con la investigación en nuevos materiales? Son algunas de las preguntas que la exposición -abierta hasta el próximo 30 de agosto- plantea a los visitantes. 

Organizada en colaboración con la Fundación Arcilla, la muestra está compuesta por 66 cuadros y 11 esculturas figurativas firmadas por 35 artistas que trabajan en España, como Eduardo Naranjo, Carmen Mansilla o Amador Braojos. Por medio de textos elaborados por científicos y científicas del CSIC, las obras se han puesto a dialogar con la investigación que el organismo lleva a cabo en ámbitos tan dispares como la alimentación, el cambio global, la evolución humana, la inteligencia artificial, el envejecimiento o las migraciones.

Recuperar el vínculo perdido

“La idea de la exposición surge de las conversaciones filosóficas informales que mantuve con el artista Modesto Trigo sobre la necesidad de recuperar las interacciones históricas entre arte y ciencia que, poco a poco, se han ido perdiendo”, explica a Innovaspain David Vieites, uno de los comisarios de la muestra. El científico ha sido el encargado de establecer estos vínculos en colaboración con una treintena de profesionales del CSIC. La física especializada en óptica Susana Marcos, el paleontólogo Antonio Rosas o la filósofa Astrid Wagner son algunos de los nombres que han aportado a la muestra textos sobre sus distintas especialidades.

Doce de las piezas se expondrán al público por primera vez y diez se han elaborado ex profeso para ‘Arte y Ciencia del siglo XXI’. “Desde el punto de vista artístico, los autores se seleccionaron en base a su calidad y a la temática de las obras. Proceder así nos permite tratar diferentes áreas representadas en la actividad investigadora de científicos del CSIC”, apunta Vieites.

mncn arte y ciencia david vieites csic
A la izquierda, ‘Egg IV’, de Pedro Campos. Derecha: ‘Patio’, de Santos Hu. (Imágenes: MNCN-CSIC).

Junto a la revisión de la obra de grandes autores del arte español figurativo del momento, el comisario analizó la ciencia realizada en los 120 centros del CSIC. “El resultado es una exposición con una gran variedad de temas y cabida para la filosofía, la medicina, el cambio climático, la construcción o el programa polar español”, asegura Vieites.

En este proceso, “visto en perspectiva”, David Vieites opina que el principal obstáculo en el camino tuvo que ver con lidiar con la pandemia, ya que tanto artistas como científicos se prestaron a colaborar sin problema. “Sufrimos un retraso debido al confinamiento, durante el cual algunos cuadros fueron vendidos. Nos vimos obligados a reescribir textos y a pensar en obras alternativas”.

Una aproximación creciente

El comisario de la muestra reconoce que estamos lejos de figuras renacentistas, como Leonardo da Vinci, en las que confluían arte y ciencia de manera prodigiosa. “Sin embargo, tengo la impresión de que los científicos miran cada vez más hacia el arte e incorporan esa visión a sus obras. En paralelo, los artistas emplean el saber científico en su trabajo. Es algo palpable en los motivos que les inspiran, pero también en las técnicas o los materiales utilizados”.

Un paso más allá, David Vieites cree que el actual es un buen momento para incentivar estas relaciones y, “por qué no”, replantearse el currículum formativo de los jóvenes. “Mientras siga vigente la distinción ciencias-letras, tenemos mucho que hacer para llegar a una educación más holística y completa”.

El investigador avanza que en el MNCN-CSIC ya están pensando en una futura muestra en la que de nuevo ‘sienten’ juntos a científicos y artistas. “Pretendemos dialogar sobre aquellos territorios de la ciencia que no están representados en el arte. Como resultado esperamos que surjan nuevas obras”.

Por el momento, los visitantes pueden disfrutar de ‘Arte y Ciencia del siglo XXI’. Los paneles explicativos invitan a reflexionar sobre conexiones desde nuevos puntos de vista, aunque también hay espacio para el humor, “sobre todo con determinadas esculturas, como el funcionario mitad perro, mitad humano, todo un éxito en las redes sociales”, concluye David Vieites. 

Anuario de la Innovación en España 2020