Mireia Badia

A los 23 años, Mireia Badia trabajaba en la banca. La relativa comodidad de tener un trabajo fijo no le quitó las ganas de emprender. "Siempre he dicho que para emprender hay que ser un poco inconsciente", confiesa con humor al otro lado del teléfono. Su inconsciencia se tradujo en Grow.ly, la plataforma de crowlending que fundó en 2014 que conecta pymes que necesitan un préstamo con multitud de inversores.

"En España las empresas tienen demasiada dependencia de la banca, por eso decidimos apostar por un modelo nuevo: juntar a las pymes que necesitan financiación y a los inversores que quieren sacar mayor rentabilidad a sus ahorros", explica Badia. Sus palabras resumen de manera sencilla el concepto de crowlending: poner en contacto de forma online a consumidores que necesitan financiación con personas que, a cambio de prestar dinero, obtienen una rentabilidad.

Aunque el COVID-19 ha ralentizado el crecimiento de esta empresa nacida junto a Barrabes Internet, la fundadora, nombrada recientemente 'Forbes 30Under30', confía plenamente en su modelo de negocio. "Antes tardábamos 18 meses en financiar un millón de euros. Ahora tardamos mes y medio".

En este tiempo Grow.ly ha financiado más de 24 millones de euros entre más de 500 préstamos, unas cifras que han convertido a Mireia Badia en una de las voces de referencia en el campo de la financiación alternativa. De hecho, la emprendedora es la actual vicepresidenta de ACLE, la Asociación de Crowlending de España.

Funcionamiento y transparencia

Para Badia, el valor más relevante de Grow.ly es la transparencia. "Solicitamos la información necesaria para conocer la situación de las pymes y la mostramos en nuestra plataforma. Trabajamos con empresas previamente seleccionadas y con experiencia contrastada en su actividad", sostiene.

Toda empresa que aparece en Grow.ly tiene un rating indicativo asignado por una agencia externa. Este rating es de 1 a 10 aunque, por criterios de calidad, la plataforma exige unos mínimos. Los inversores eligen la empresa y el proyecto al que quieren prestar. El préstamo en su totalidad se financia entre varios inversores que realizan diferentes ofertas. Finalmente, tras concluir el periodo de subasta y habiéndose alcanzado el importe solicitado, se seleccionan las ofertas de menor a mayor tipo de interés. "Proporcionamos un sistema muy ágil en el que las dos partes obtienen una respuesta en menos de 48 horas con tipos de interés nominales sin costes adicionales", añade Badia.

Aunque la fundadora reconoce que la banca "seguirá siendo el principal financiador de proyectos", asegura que en los últimos años se nota un cambio de tendencia en España. "Cada vez hay menos bancos. Se han producido muchas fusiones, y las que están por venir... Aun así, es necesario que la financiación alternativa siga cogiendo peso".

* Esta entrevista tuvo lugar durante el festival Sondersland

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here