cambio climático

Los ministros de salud del Mercosur y los estados asociados han firmado una declaración para situar la salud en el centro de los planes nacionales de adaptación al cambio climático, fenómeno que definen como “la mayor amenaza para la salud mundial del siglo XXI”.

El objetivo es garantizar que los sistemas de salud puedan ser resilientes al cambio climático, así como que la prevención y la promoción de la salud estén totalmente integradas con los servicios de información sobre temas climáticos, según las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La declaración se ha firmado como consecuencia de la XLIII reunión de ministros de Salud del Mercosur y estados asociados, que tuvo lugar a finales de noviembre en Montevideo (Uruguay). El acuerdo llega en un momento en el que líderes de todo el mundo se reúnen en la 24ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24) en Katowice (Polonia). Allí, los países discuten el plan de implementación para el Acuerdo de París 2015, cuyo objetivo es coordinar los esfuerzos de información para reducir el calentamiento global.

GRAN AMENAZA

El clima puede afectar la salud de diversas maneras, incluso a través de fenómenos meteorológicos extremos y desastres, olas de calor, contaminación de alimentos y agua, y un aumento de las enfermedades transmitidas por los vectores. También tiene efectos sobre los sistemas socioeconómicos que impactan a la salud pública, incluso a través de la inseguridad alimentaria y del agua, la escasez de recursos y los desplazamientos forzosos de las personas.

“El cambio climático se ha convertido cada vez más en una gran amenaza tanto para los sistemas de salud como para la salud pública en la región de las Américas”, ha señalado Marcos Espinal, director de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS. “Es vital que los países de la región se comprometan a integrar plenamente la salud en todos sus planes de adaptación al cambio climático. La declaración del Mercosur es un gran ejemplo de este compromiso”.

Los impactos del cambio climático en la salud ya se están sintiendo en las Américas. El aumento de las temperaturas puede provocar golpes de calor en las personas, especialmente en los ancianos, pero también puede incrementar la duración de las sequías y el riesgo de incendios forestales. Solo en los últimos dos años, más de 200,000 personas en las Américas fueron desplazadas como resultado de incendios forestales y millones de dólares se han debido gastar en reparar daños estructurales.

El aumento de las temperaturas también incrementa el número de tormentas tropicales intensas e inundaciones que afectan a la región, que se ha visto azotada por unos 335 desastres relacionados con el clima entre 2005 y 2014, lo que representa un 14 por ciento más con respecto a la década anterior. El cambio climático también puede afectar y ampliar la distribución geográfica de las enfermedades transmitidas por vectores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here