Presentación del estudio realizado por Analistas Financieros Internacionales por encargo de la Red Estratégica en Matemáticas

Las matemáticas son ya directamente responsables de “más de un millón de ocupados”, lo que supone el 6 por ciento del empleo total, y de “más del 10 por ciento del PIB” español. Así lo refleja el estudio realizado por Analistas Financieros Internacionales (AFI) por encargo de la Red Estratégica en Matemáticas (REM).

Dicho informe refleja que las profesiones intensivas en matemáticas son las que más crecerán en los próximos años. Sin embargo, el tejido empresarial español se nutre de menos matemáticas que el de los países del entorno. Según Eurostat, en España alrededor del 30 % de las ocupaciones son intensivas en matemáticas, mientras que la media de la Unión Europea-15 está en el 40 %. Si esto no cambia, la economía española perderá competitividad

Y es que la economía a escala global se está matematizando cada vez más. Como señala el informe, titulado Impacto socio-económico de la investigación matemática y de la tecnología matemática en España, esta disciplina científica se han convertido en “un bien estratégico” que “acelera el crecimiento económico”.

Cifras en Andalucía

El primer estudio que mide la “intensidad matemática” de la economía en España, presentado la semana pasada en la Universidad de Sevilla, advierte de que las cifras andaluzas están por debajo de la media española.

“Del total de empleados con intensidad matemática en España, un 13 por ciento están en Andalucía”, ha dicho Diego Vizcaíno, de AFI. Atendiendo a su PIB, sin embargo, la andaluza es la tercera economía de España.

“En el mercado de trabajo andaluz el número de trabajadores que realiza un uso intensivo de las matemáticas es inferior a la media española”, ha añadido Vizcaíno. Esto se atribuye a la estructura del tejido productivo andaluz, donde priman los servicios y la agricultura, sectores en que la incorporación de las matemáticas aún es tenue.

Metodología

Nunca antes se ha cuantificado el peso de las matemáticas en la economía española y, de hecho, no existe una metodología estándar para hacerlo. Para llevar a cabo el estudio, los expertos de AFI se inspiraron en los escasos precedentes conocidos de trabajos similares en otros países, en concreto los realizados por Deloitte en Reino Unido (2012) y Países Bajos (2014), y por la consultora CMI en Francia (2015). 

AFI ha considerado no las matemáticas en sí, sino los beneficios que obtienen quienes poseen y aplican el conocimiento matemático. Así las matemáticas pasan a ser un bien cuantificable con las métricas al uso, puesto que los salarios y beneficios atribuibles a la matemática figuran en la información estadística de las instituciones públicas.

Expresado en términos no técnicos, se midió cuántas matemáticas usan los trabajadores españoles, y se combinaron esos datos con cuántas matemáticas encierran determinados productos. Se analizó para ello el mercado de trabajo español empleando los microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA) con el detalle de hasta 170 ocupaciones diferentes, y se moduló los resultados con opiniones recabadas en entrevistas personales a expertos en transferencia matemática.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here