La Universidad de Castilla-La Mancha y el uso agrícola de los drones

Rocío Ballesteros con dron campo

El uso de la tecnología que ofrecen los drones está en pleno auge en el sector agrícola, y cada vez es más habitual el interés de los propios agricultores por estas metodologías que ahorran tiempo y dinero. Sin embargo, esa situación de tecnología emergente se ve frenada por la falta de una regulación estable en la materia, tanto a nivel estatal como a nivel europeo. Rocío Ballesteros, investigadora del Centro Regional de Estudios del Agua (CREA) asociado a la Universidad de Castilla-La Mancha, participó en el SkyTech2016 Event en Londres para hablar de la utilidad y las posibles aplicaciones de los drones en los campos de cultivo y dar a conocer los métodos y las herramientas que desde CREA se están desarrollando.

A partir del uso de cámaras RGB convencionales o cámaras térmicas en drones, el equipo de investigación de CREA desarrolla un software que relaciona las imágenes aéreas con información agronómica, como puede ser el porcentaje de suelo cultivado o la detección de malas hiervas para focalizar el uso de herbicidas. Para transferir este tipo de información el sistema incorpora la aplicación denominada GIS Web Tool, herramienta con la que los agricultores disponen dela información recogida por el dron, “captamos las imágenes, las procesamos y en un día el agricultor tendría la imagen georreferenciada y el modelo digital del terreno, por lo que pueden seguir toda la caracterización del crecimiento y desarrollo del cultivo”, explica Ballesteros.

SkyTech2016 Event es uno de los encuentros B2B (empresa a empresa) más importantes de Reino Unido, cuyo principal objetivo es abordar los retos y oportunidades del empleo de vehículos aéreos no tripulados (VANTs o drones) en la agricultura, industria, medio ambiente y gestión de desastres naturales, considerando todos los agentes implicados: industria, investigación, empresa y marco institucional, entre otros. En la conferencia ofrecida por la investigadora también se presentaron el uso de cámaras térmicas para la detección de déficit hídrico en las conectividades de riego, la determinación de volumen y biomasa de cultivos, y proyectos en el ámbito forestal, “también presentamos trabajos en el ámbito forestal como la estimación de madera en los montes o la determinación de ecosistemas en los ríos, donde puede haber un tronco, donde hay más corriente, etc…”, añade la investigadora.

Según Rocio Ballesteros, el nivel de aceptación por parte de los agricultores es bastante alto, “tenemos un proyecto de investigación en el que están implicados varios agricultores para la obtención de resultados en tiempo real, donde se han conseguido mejoras en los diseños hidráulicos de regadío”. También comenta que en Reino Unido se encuentra al mismo nivel tecnológico que España en lo que a uso de drones se refiere, pero que a la hora de obtener un producto útil desde el punto de vista del agricultor todavía no han desarrollado nada, “en investigación vamos muy adelantados, pero la aplicación real a nivel comercial todavía está empezando”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here