transformación digital

La transformación digital es clave para una recuperación sostenible

Por Luis Losada, Regional Sales Manager Public Sector, Dell Technologies

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La sociedad actual se encuentra en un momento crítico debido a la crisis climática. Uno de los caminos a seguir se encuentra en la tecnología, que puede desempeñar un papel fundamental para abordar esta crisis y apostar por una economía global más sostenible. El año 2020 supuso una pausa y una oportunidad para pensar de manera diferente y cambiar de rumbo. Más de un año después del inicio de la pandemia, la digitalización ha demostrado ser una de las claves para la supervivencia de algunos de nuestros sectores más vitales. Ahora tenemos la oportunidad de construir un futuro mejor, que se base en la sostenibilidad y la tecnología para trabajar por el bienestar social.

La población mundial alcanzará un total de 8.500 millones en 2030, según el último informe sobre población mundial de Naciones Unidas. El aumento de la población traerá consigo una demanda creciente de productos y servicios, que ejercerá aún más presión sobre los recursos naturales. Ante esta situación, tanto el sector público y privado como las organizaciones sin ánimo de lucro deben colaborar para adoptar la sostenibilidad y el concepto de economía circular.

Cambio de modelo económico

Uno de los pilares del desarrollo sostenible reside en cambiar el actual modelo económico lineal (donde extraemos, producimos y desechamos) a otro circular, en el que los productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, se reduzca al mínimo la generación de residuos y se aprovechen con el mayor alcance posible los que no se puedan evitar.

Algunos gobiernos están dando pasos hacia delante para impulsar un nuevo modelo de producción y consumo En nuestro país, la Estrategia Española de Economía Circular, España Circular 2030, ha fijado como objetivos para los próximos diez años reducir la emisión de gases de efecto invernadero por debajo de los 10 millones de toneladas de CO2 equivalente, disminuir en un 30% el consumo de materias primas y recortar un 15% la generación de desechos

La tecnología como motor de impulso de la economía circular

Las energías renovables, la recuperación de materiales, la refabricación y el reciclaje pueden abordar algunos de los problemas más críticos de la actualidad con ayuda de la tecnología, que puede proporcionar la infraestructura necesaria para todos estos procesos vitales.Por ejemplo, las videollamadas y las comunicaciones instantáneas pueden ayudar a reducir las emisiones al disminuir la necesidad de desplazamientos, ya que el transporte representa el 21% de las emisiones globales y el 73% proviene de trayectos cortos.

En el caso de las emisiones de carbono, las tecnologías digitales podrían ayudar a reducirlas hasta en un 15% (casi un tercio de la reducción del 50% requerida para 2030) a través de soluciones en las áreas de energía, agricultura y uso de la tierra, edificios y servicios.

Más allá de las nuevas tecnologías, los sectores público y privado deben impulsar una recuperación económica circular asegurándose de devolver la tecnología fuera de uso a la cadena de suministro. En las oficinas de todo el mundo, la tecnología se está actualizando, dejando a sus predecesores sin usar. Si esa tecnología aún es viable, es importante que se ponga en uso y, si ha llegado al final de su vida útil, es fundamental que los materiales se reciclen y se vuelvan a colocar en la cadena de suministro para fabricar nuevos productos.

En este contexto, el sector público tiene la responsabilidad de impulsar ecosistemas sostenibles a largo plazo mediante la creación de políticas y servicios alineados con la sostenibilidad. Por ejemplo, puede fomentar más operaciones sin papel para reducir el desperdicio y el uso de agua. Y puede ir más allá consolidando los centros de datos y la infraestructura de TI utilizada en sus aplicaciones departamentales para reducir el impacto en los requisitos de energía. Además, los gobiernos deben ayudar al sector privado para que invierta en políticas de sostenibilidad e innovación.

Automatización y big data para promover la sostenibilidad

La transformación digital centrada en la automatización y el big data también tendrá un papel fundamental. Las aplicaciones avanzadas de inteligencia artificial nos ayudarán a acercarnos a modelos de negocio circulares con una gestión optimizada del inventario y los flujos de trabajo. Además, el uso de inteligencia artificial permitirá mejorar la infraestructura de logística necesaria para desmontar y reciclar productos.

La computación en la nube, la automatización industrial de primera generación y las redes móviles 3G y 4G, entre otras, ya nos sirven como base para grandes ganancias de eficiencia. Ahora viene la red 5G, la IA, la innovación de datos y los drones, que dependen de la conectividad y abren oportunidades completamente nuevas. Con unas políticas reguladoras adecuadas, estas tecnologías serán fundamentales para hacer avanzar a la sociedad hacia una economía circular, basada tanto en aumentar el valor del servicio como en la reducción de residuos y contaminación.

Reducir los desechos y las emisiones relacionadas con la fabricación y el uso de productos es solo una parte de la ecuación. Hace falta una nueva visión que se extienda a todas las prácticas de nuestra vida y aprovechar la innovación para que las tecnologías emergentes resuelvan algunos de los mayores desafíos a los que se enfrenta la sociedad. Esto requiere una estrategia integral basada en prácticas de negocio responsables que involucren a las partes interesadas en múltiples niveles.

En definitiva, la tecnología es un gran aliado para impulsar la sostenibilidad y la economía circular. Pero la transformación realmente se producirá cuando haya un cambio de mentalidad, con la colaboración entre gobiernos, empresas y personas para poner a trabajar a la tecnología al servicio de un futuro sostenible.

Más T-EX

Anuario de la Innovación en España 2020