Juan Losada: “Mayor financiación se traduce en independencia, y esto es clave para el desarrollo de proyectos únicos y creativos”

Ante la amenaza del cambio climático, el investigador del IHSM La Losada trabaja para lograr cultivos menos dependientes del agua de riego

Creció cerca de la naturaleza, en un pequeño pueblo gallego, lo que en buena medida le llevó a licenciarse en Biología y Tecnología de los Alimentos (Universidad de Vigo). Los investigadores a los que Juan Losada tuvo la oportunidad de conocer en Zaragoza durante la elaboración de su tesis doctoral en la Estación Experimental de Aula Dei (CSIC) multiplicaron su curiosidad. Antes de incorporarse al programa ComFuturo de Fundación General CSIC pasó seis años de estancia postdoctoral en Harvard, donde estudió a fondo la historia evolutiva de las plantas, una tarea que ha contribuido a que ahora tenga una visión más amplia de las complejidades de la biología.  

Actualmente dirige una investigación que pretende anticiparse a uno de los efectos del cambio climático: la falta de agua disponible para el riego. Lo hace en el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea de La Mayora (IHSM), un centro mixto del CISC y la Universidad de Málaga.“Sin ir más lejos, en la provincia de Málaga hay ríos que fueron navegables y hoy están secos. Investigamos cómo los árboles frutales reaccionan a diferentes tipos de riego sin disminuir su producción”, explica Losada sobre un trabajo que integra biología celular, fisiología e hidrodinámica. “Se trata de dar respuesta a cómo los incrementos en el número de cromosomas en un árbol influyen en el tamaño de sus venas –que transportan agua y nutrientes- y si esos cambios las hacen más o menos dependientes del agua del riego. Ello ayudará a desarrollar variedades con bajos requerimientos de riego”.

El IHSM es el lugar idóneo para llevar a cabo su propuesta ya que es pionero en poner a disposición de sus investigadores una nutrida colección de plantas tropicales. “En la Axarquía malagueña la temperatura es suave todo el año, lo que favorece el crecimiento de estos frutales. Es más, su cultivo ha implicado un auge económico en la zona, que se ha convertido en la mayor proveedora de frutas subtropicales –mango, aguacate, chirimoya- a España y resto de Europa”. Sin embargo, la investigación no será aplicable sólo a los cultivos tropicales, sino a muchos otros, tanto agrícolas como forestales. “Esperamos acelerar la transferencia de conocimiento y generar un beneficio directo sobre la salud financiera de las empresas del sector, tan importantes en España”, señala Losada.

Losada en el invernadero de altas prestaciones del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (CSIC) en Málaga, donde está realizando los experimentos de irrigación con árboles frutales de chirimoyo.

Reconoce que el apoyo de ComFuturo es clave para poder ejercer como investigador principal del proyecto durante los próximos tres años. “Es una investigación ambiciosa e innovadora desde la perspectiva de la biología de las plantas, que contribuirá a conocer algunos efectos del cambio climático en la producción vegetal”. Percibe al programa de Fundación General CSIC como una “excepción” en el apoyo económico a jóvenes investigadores, una tendencia “mucho más extendida” en otros países. “Mayor financiación se traduce en independencia, y esto es clave para el desarrollo de proyectos únicos y creativos, lo cual no entra en contradicción con pertenecer a un grupo amplio, sino que, al contrario, lo potencia”.

Entre las gratificaciones recientes, Juan Losada se queda con haber sido testigo de la repercusión directa de la investigación en el día a día de pequeños y grandes agricultores. “También me enorgullece que el lenguaje científico se normalice. Los productores con los que trabajamos hablan directamente de ‘cuajado de fruto’ o ‘potencial hídrico’, que son términos muy técnicos. Esto indica claramente que la transferencia del conocimiento funciona”.

Una vez concluya el apoyo de ComFuturo espera tener su pequeño grupo de investigación y mantener la red de colaboradores nacionales e internacionales con los que ha trabajado durante los últimos años. “Quiero continuar el diálogo directo con entidades privadas como las que actúan de mecenas en ComFuturo. Su apoyo a la ciencia española es fundamental”, apunta Losada, que además valora la creación del Ministerio de Ciencia como una “declaración de intenciones muy relevante”. “La ciencia es clave para el desarrollo tecnológico y por tanto social, y es una fuente inagotable de puestos de trabajo de calidad”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here