Con la colaboración de
Institución Educativa Sek
Javier Arroyo, cofundador de Smartick, durante su ponencia en el Foro de Innovación educativa del LAB-ME.
Javier Arroyo, cofundador de Smartick, durante su ponencia en el Foro de Innovación educativa del LAB-ME.

Innovación educativa: un viaje de ida por el que apuestan las startups ibéricas

Varias iniciativas reunidas en el Foro Magallanes-Elcano apuestan por más personalización y acercamiento a las ramas STEAM
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hace 502 años, la expedición liderada por Fernando de Magallanes comenzó una travesía innovadora que fue culminada por Juan Sebastián Elcano y que supuso la primera circunnavegación del mundo. Hoy, la internacionalización lograda en aquella hazaña es cosa de niños… para las startups EdTech. En ellos están depositadas las esperanzas de una transformación de la sociedad que promueve el Foro de Innovación Social Magallanes-Elcano.

Entre sus actividades, este miércoles organizó un Foro de Innovación educativa que reunió a ocho startups de España y Portugal. Las empresas centradas en el sector educativo han experimentado un auge sin precedentes a raíz de la pandemia de la Covid-19. Las nuevas tecnologías, base de sus negocios, se han convertido en esenciales para permitir la enseñanza.

Y hoy, esa labor parte de los propios estudiantes y de sus profesores. Por lo que, desde startups como Smartick o Escuelab se incide en el acercamiento del conocimiento científico y matemático. Las carreras STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas) ya generan en España más de 3 millones de puestos de trabajo. Pero no se ve refrendado por un impulso desde los centros educativos. Donde, aprecian, falta formación por parte de docentes para que sus alumnos aprendan a utilizar estas herramientas.

En opinión de Javier Arroyo, cofundador de Smartick, “debemos personalizar la educación, y esto no es posible si no es con tecnología”. La herramienta, basada en Inteligencia Artificial, se asienta sobre una metodología de sesiones de 15 minutos al día. Recopila información del alumno y le diseña su propio plan de estudios. “Con contenidos que van más allá del colegio, trabajando la lógica, el razonamiento. Porque es importante que los niños entiendan por qué se hacen esas cosas”, continúa. El resultado es que el trabajo en la startup se ha duplicando en meses respecto al volumen de los diez años anteriores.

Con iniciativas que fomentan la democratización en el acceso a los contenidos, proyectos como Escuelab ponen al docente como actor principal. “Nuestros profesores de Primaria no están los suficientemente formados en las carreras científicas. Por eso no se empuja a los niños a formarse en esta rama”, lamenta Cristina Balbás, cofundadora y presidenta de Escuelab. La plataforma ha desarrollado una solución para este escollo. Permite, a su vez, que puedan enseñar Ciencias de manera “práctica e interactiva”. Así, cree Balbás, “se despertarán las vocaciones investigadoras de los niños”.

Del cole a la sociedad

Si una idea estuvo presente durante todo el Foro fue la de que transformar a los pequeños sirva para transformar la sociedad. A través de ideas como las que llevó Ubbu y que su directora de Desarrollo de Negocio Internacional, Mónica Gandarez, situó en el “ahora”. “Nuestra iniciativa permite a alumnos de Primaria, de 6 a 12 años, iniciarse en el pensamiento computacional, preparando a los niños para el futuro que, para mí, es hoy”.

Un método asentado en la enseñanza de valores y skills que exigen las empresas cada vez más. Y en dar oportunidades a todos, sea cual sea su condición. Para Genially, radica en democratizar la creación de contenidos que se compartan en una comunidad con casi 14 millones de usuarios de más de 190 países. Margarita González del Hierro, responsable de formación en Genially, reconoció que trabajan para la mejora de la “calidad de las aulas y los centros educativos”. Es posible gracias a las herramientas que ofrece la plataforma. A ello se suma Genially Academy: “cubre una necesidad que era necesaria en nuestra comunidad y en la sociedad. Aprender a comunicar, diseñar y aprender de forma diferente”.

Aitor Lizartza, responsable del Grado LEINN (Liderazgo, Emprendimiento, Innovación) de Mondragón Unibertsitatea, acercó a los espectadores unos estudios universitarios pioneros en su concepción. En este Grado “la empresa no es el fin en sí mismo, sino el medio para desarrollar proyectos reales con clientes reales”. Y donde se pone en valor más los indicadores de aprendizaje en equipo que los individuales. De entre los 500 graduados desde la creación de este Grado, se han montado más de 40 startups, señaló.

Ideas que nacen en aulas y se plasman en sociedades. En el otro extremo están proyectos como DreamShaper, Speak o U.Dream. La primera promueve una educación “más relevante, motivadora y colaborativa”, en palabras de Marta Herruzo, Directora de Operaciones en España.

En la parte activa, a través de campañas de sensibilización en escuelas “a los niños y profesores, padres y madres”, nace U.Dream. Esta startup completa un centenar de proyectos de impacto social cada año, expuso Ana Mouta, especialista en evaluación de impacto de U.Dream.

Por su parte, la herramienta de referencia para la integración de migrantes en la sociedad portuguesa es Speak. “Conectamos migrantes y refugiados, con ciudadanos portugueses que viven en la misma ciudad a través del intercambio de idiomas y de culturas, derribando los prejuicios contra la migración”, sentenció Rita Capela Carvalho, Directora de Estrategia y Partenariado de Speak.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal