El teatro que mide la emoción, la convierte en energía y se la regala a los que más la necesitan

EDP y el Teatro Gran Vía de Madrid “estrenan” acuerdo e innovaciones con el musical “El Jovencito Frankenstein”

De izqda. a dcha. Enrique Salaberría, María Fernández-Miranda (conductora del evento), Jordi Vidal y Víctor Ullate (El Jovencito Frankenstein), Vera Pinto Pereira y Fabián Doñaque

La energía que generen las risas y los aplausos del musical “El Jovencito Frankenstein” podrá medirse, “traducirse” en kilovatios y ayudar a los más vulnerables… El espectáculo, inspirado en la comedia de Mel Brooks inaugura el acuerdo con carácter de innovación social entre EDP y el grupo Smedia, propietario del Teatro Gran Vía de Madrid, que cambia su nombre desde ayer a Teatro EDP Gran Vía. La energética patrocinará el espacio cultural durante los próximos tres años.

¿Cómo lo harán? Fabián Doñaque, CEO de Fabs Robotics, empresa encargada del desarrollo técnico de la iniciativa,  explica que varios micrófonos instalados en la sala recogerán el sonido como si todo el público estuviera congregado en el centro de la sala. Estos dispositivos descartarán el sonido que provenga del escenario. Una consola será el núcleo del sistema y recibirá y registrará en tiempo real las ondas acústicas de cada función. “Después entran en juego las matemáticas para convertir la energía acústica en energía eléctrica en forma de kilovatios hora gracias a un algoritmo que se encarga de unificar y hacer comparables los espectáculos que generan cantidades muy elevadas de energía (un musical) con lo que generan las más bajas (un ballet)”. Los resultados de cada espectáculo estarán disponibles a través de las redes sociales del teatro.

Exterior del teatro con su nueva imagen.

Según Vera Pinto, consejera del área comercial del grupo EDP, con este proyecto hacen más que nunca tangible su lema “la energía de las personas”, y la que generen los espectadores del teatro madrileño irá destinada (bien en forma de kilovatios si son clientes de EDP, o en dinero si tienen contratado otro proveedor) a la entidad social sin ánimo de lucro que determinen los integrantes de la compañía encargada de cada representación.  

El Teatro EDP Gran Vía cuenta con capacidad para 950 personas que podrán seguir en una de las pantalla del teatro los kWh generados tras cada función y los espectáculos que más energía han generado. “Amamos nuestra sociedad, sus manifestaciones culturales y hemos decidido crear junto  a EDP una nueva energía, la energía de las artes escénicas, plásticas, sociedad y, solidaridad, la energía de las emociones”, apuntaba Enrique Salaberría, presidente del grupo Smedia.

En 1991, Plácido Domingo recibió una ovación de 80 minutos en la Ópera Estatal de Viena. La mayor potencia producida por un aplauso lo tiene Alastair Galpin con 113 dB. Ambos son record Guinnes. Quizá saber que nuestras reacciones en la butaca ahora tienen premio haga que pronto sean superados…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here