Más de 170 startups se han presentado a la segunda convocatoria de TrenLab, el programa de acelaración de Renfe y Wayra. En esta ocasión, la iniciativa ha querido buscar a startups que, más que proponer mejoras en el sector ferroviario, fueran innovadoras y disruptivas en sus proyectos. Al final –y tras una preselección de 10 finalistas–, han sido cuatro las seleccionadas. Se ha tenido en cuenta, sobre todo, que tuvieran un gran potencial de escalabilidad, que se pudieran al negocio de la operadora y que tuvieran el mejor equipo y producto. Se llevarán 50.000 euros de premio y trabajarán y aprenderán durante seis meses en la sede de la aceleradora.

Para ser seleccionadas, las startups debían mostrar en sus proyectos tres retos propuestos por Renfe: en primer lugar, que apostara por la transformación digital de las operaciones ferroviarias; segundo, que fueran capaces de mejorar la comunicación de la compañía con el viajero y, en último lugar, que pudieran contribuir al posicionamiento de Renfe como operador integral de movilidad. Cabe destacar también el carácter globalizador de esta segunda convocatoria, en la que un 25 % de las startups han sido internacionales. 

Seleccionados para la segunda convocatoria de TrenLab

La primera de las startups seleccionadas se llama imotion Analytics. Llegados desde Barcelona, este equipo formado por expertos en ingeniería en desarrollo de software, análisis biométrico de personas y neuromarketing y especialistas en marketing han creado, en sus propias palabras, “el Google Analytics de los negocios físicos”. Su tecnología permite que gracias a la capacidad de reconocimiento de personas se pueda medir la afluencia de pasajeros, sus diferentes y variados perfiles –al igual que su estado emocional–, sus tiempos de espera o cualquier tipo de fraude. Y todo en tiempo real.

Por otro lado, la segunda elegida de esta convocatoria ha sido Ossicles, startup madrileña experta en sistemas de audio no convencionales. De hecho, cuentan con un sistema patentado de contaminación acústica mínima. “Esta crea burbujas de sonido autoinsonorizado, concentrando la experiencia en las personas, mientras que no se percibe por la gente de alrededor”, explican en su página. A TrenLab le han propuesto que los pasajeros “escuchen su pantalla individual sin auriculares ni perturbar al resto de pasajeros”. Su apuesta: “que el ruido y las vibraciones dentro de un coche lleguen a ser inferiores a 45dB”.  

La tercera, Obuu, también de Madrid, está orientada a la digitalización de operaciones. Se dedican, entre otras cosas a optimizar la transformación digital de sectores como el aeroespacial, el militar, el energético y, ahora, el ferroviario. Así, han desarrollado un software que “define en curvas maestras la eficiencia actual de una flota y muestra cuáles podrían ser las eficiencias máximas alcanzables para cada rango de inversión, solo con una estrategia de aprovisionamiento óptima”. 

Y la última de esta segunda convocatoria de TrenLab se llama Showleap, de Madrid. Esta startup desarrolla tecnologías innovadoras para facilitar la comunicación entre personas sordas y oyentes. Su último proyecto, un traductor de lengua de signos a voz que, según ellos, “revolucionará la comunicación”. “Es un traductor de lengua de signos basado en reconocimiento con cámara, inteligencia artificial, deep learning y redes neuronales. Incluye además un sistema de videollamada con intérpretes profesionales, que se aplicaría en los trenes para mejorar la comunicación con los pasajeros y su experiencia de usuario”, explican desde TrenLab. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here