BID brecha digital género

Esta columna fue escrita por Montserrat Bustelo y publicada originalmente en el blog ¿Y si hablamos de igualdad? del BID

Parafraseando a un gran colega, la crisis y las medidas de aislamiento han resaltado la relevancia de las ”teles”: tele-trabajo, tele-medicina, tele-enseñanza, tele-happy hours y tele-cumpleaños. Hoy más que nunca el acceso y uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC), como internet y telefonía móvil, son claves en asegurar que las personas puedan mantenerse informadas, productivas, seguras y conectadas con sus seres queridos y sus sistemas de apoyo. El debate sobre si el acceso y uso de las TIC es un lujo o una conexión esencial para la sociedad es cosa del pasado.

Pero, demos una mirada al panorama de América Latina y El Caribe antes de que se desatara la pandemia, ¿accedían hombres y mujeres por igual a estas tecnologías? Y una vez que tenían acceso, ¿de qué manera usaban estas tecnologías? Nuestro estudio reciente documenta las brechas de género existentes en el acceso y uso de las TIC, que sin duda, colaboran a magnificar las desigualdades que esta crisis ya está exacerbando. Contar con información sobre estas brechas es esencial para actuar, dirigiendo los esfuerzos de política en la dirección necesaria. Compartimos a continuación algunas consideraciones al respecto.

Ventaja de los hombres

Las brechas entre hombres y mujeres en el acceso a las TIC se encuentran a nivel mundial y son un reflejo de desigualdades de género ya existentes. En comparación con otras regiones en desarrollo, en América Latina y el Caribe, las brechas de género en el acceso a las TIC son pequeñas. Así, en el periodo comprendido entre 2017 y 2018, el porcentaje de acceso a internet en la región fue del 63 % para hombres y el 57 % para mujeres, mientras que el acceso y uso del teléfono móvil fue del 83 % para hombres y el 80 % para mujeres.

Sin embargo, cuando ponemos la lupa en el promedio de la región y se analizan estas brechas por país, encontramos grandes diferencias, en su mayoría a favor de los hombres, que varían desde 1 punto porcentual (en el caso de Chile) a 18 puntos porcentuales (en el caso de Perú).

Para entender más estas brechas, analizamos datos para seis países de la región (Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, Paraguay y Perú), a través de la encuesta After Access. Esta encuesta recopila información detallada acerca de las barreras de acceso y el tipo de uso que les otorgan hombres y mujeres a estas tecnologías. ¿Qué observamos?

'No sé cómo usarlo'. Una barrera de acceso

En cuanto a las barreras de acceso, si bien el costo de estas tecnologías es el obstáculo más relevante para mujeres y hombres, las mujeres reportan en mayor medida la falta de conocimiento sobre cómo usar un móvil o internet como una barrera adicional. Concretamente, un 35 % de mujeres frente a un 24 % de hombres reportaron no saber cómo usar un teléfono móvil inteligente y un 40 % de mujeres frente a un 33 % de los hombres reportaron no saber cómo utilizar internet.

El uso más limitado de las TIC en ellas

¿Qué pasa una vez que los hombres y las mujeres tienen acceso a estas tecnologías? Los datos de la encuesta también resaltan importantes diferencias en cuanto a cómo ellas y ellos utilizan los dispositivos digitales e internet. Las mujeres tienden a usarlos fundamentalmente para comunicarse; es decir, hacer o recibir llamadas y chatear. Por otra parte, se observa que los hombres además tienden a utilizar los teléfonos inteligentes para enviar correos electrónicos, acceder a los servicios de banca electrónica y buscar información sobre noticias, clima y transporte, así como para actividades de entretenimiento como escuchar música, ver videos y descargar juegos.

Asimismo, utilizan de forma más intensiva y variada las computadoras, tabletas y portátiles y hacen un mayor uso de internet para actividades de trabajo (revisar ofertas de empleo o poner el currículum en línea) y relacionadas con la administración (resolver trámites online o concertar citas).

Actuar ya con una mirada a futuro

La pandemia de coronavirus ha evidenciado la importancia de las tecnologías digitales para la continuidad del día a día de las personas, familias, sociedades, empresas y Estados. Las desigualdades que obstaculizan el acceso y uso equitativo a estas tecnologías afectan la capacidad de la región de hacer frente a la pandemia, lo que tiene implicaciones para el desarrollo significativas.

A medida que navegamos la crisis del COVID-19, es importante asegurarnos de no dejar a quienes están menos equipados digitalmente aún más atrás en un mundo posterior al coronavirus. Conocer las brechas de género existentes en la región y las barreras que enfrentan las mujeres para acceder y usar las tecnologías es un importante primer paso. Es esencial que los gobiernos y empresas tomen medidas específicas que mitiguen las dificultades que experimentan las poblaciones más vulnerables que aún siguen excluidas de estas tecnologías, en este caso, las mujeres.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here